Robert Swartz,

una mente inspiradora para todo docente

En INED21 estamos desarrollando los IX principios básicos para «enseñar a pensar» guiados por Robert Swartz. Hoy presentamos la entrega nº VIII, acércandonos así a completar la totalidad de sus orientaciones. Hemos visualizado los patrones desafortunados del pensamiento; reflexionado sobre la importancia de los organizadores del pensamiento para conseguir un pensamiento eficaz; aconsejado infusionar el trabajo de enseñar a pensar con el currículum académico; hemos concretado el arte de enseñar a pensar y visualizado la importancia de ser explícitos a la hora de aplicar procesos de enseñanza; y hablado sobre lo fundamental que es  dedicar tiempo tanto a los procesos metacognitivos como a una éxplicita transferencia del aprendizaje. Hoy continuaremos  disfrutando y aprendiendo a contruir un programa infusionado. Pasemos a  la acción!

INED21


Construir un

programa infusionado1

 DAVID PERKINS – ROBERT SWARTZ

Una de las principales dificultades en el desarrollo de programas específicos para enseñar a pensar es que los esfuerzos que realizamos los docentes para infundir la enseñanza del pensamiento durante el aprendizaje de las materias curriculares son esporádicos y aislados. Algo que es comprensible, pues la labor de los maestros ya está sobrecargada de estándares, currículum y desarrollo de competencias; de necesidades educativas diversas y complejas; de evaluaciones y de trabajo burocrático.

Algunas investigaciones realizadas -y el sentido común también- nos advierten que un enfoque de mínimos en la infusión del pensamiento durante la enseñanza de los temas del curriculo no logrará resultados suficientes. Probablemente incluso los resultados obtenidos sean nulos, en cuanto al objetivo que nos guía: enseñar a pensar.

Si las actividades de «aprendizaje basado en el pensamiento» o #TBL ocupan apenas una sesión por semana o quincena, y durante un espacio de tiempo breve, es muy probable que NO se logre el impacto deseado a largo plazo, aún a pesar de que los resultados durante el desarrollo de la actividad nos parezcan satisfactorios.

Frecuencia y diversidad de oportunidades para la transferencia del aprendizaje, son dos aspectos muy importantes a la hora de afianzar el aprendizaje que nos permita desarrollar las habilidades y destrezas de los procesos de pensamiento de nuestros alumnos y lograr resultados permanentes a largo plazo.

FRECUENCIA

Los profesores debemos trabajar aplicando estas estrategias todos los días, aunque sea brevemente, para que la iniciativa valga la pena. En nuestra opinión, no es necesario centrarse en un proceso clave -como por ejemplo una actividad completa sobre el proceso de explicación causal-, con lecciones estructuradas que cubran todo el proceso de razonamiento. Dos o tres lecciones de este tipo (siguiendo el proceso paso a paso) son suficientes para trabajar cada una de las habilidades específicas, siempre que durante el resto del tiempo académico se les ofrezca un refuerzo regular a través de ejemplos de transferencia.

Por ejemplo

Pedimos  a los estudiantes que piensen sobre otras cuestiones que requieran un proceso de razonamiento sobre la explicación causal  de un hecho.

Les solicitamos que lo hagan de un modo auto-guiado.

Comenzamos pidiendo a los estudiantes que recuerden la estrategia de pensamiento que usaron anteriormente durante la lección de pensamiento realizada.

Intervendremos para guiar a los alumnos sólo cuando sea necesario. Es importante sustituir la orientación externa de los profesores por la guía interna de los estudiantes basada en su experiencia y aprendizajes previos.

DIVERSIDAD

Las mismas habilidades y procesos de pensamiento deben ser introducidas y aplicadas a través de áreas temáticas diversas, desarrolladas y reforzadas por todos los educadores del centro desde los mismos marcos de pensamiento a través del currículo, de los distintos cursos y etapas educativas. Cuando la enseñanza del pensamiento infusionada con el aprendizaje de los temas curriculares es ofrecida al estudiante a lo largo de toda su experiencia académica es cueando en verdad esatamos proporcionamos una práctica repetida y diversificada  que fomenta la transferencia de este aprendizaje a otros contextos y situaciones.

Pero hay otra razón también muy importante para involucrar a todo el centro en la enseñanza del pensamiento. Como ya recordamos en el principo IV, parte del objetivo en la enseñanza debe ser modificar las disposiciones o actitudes de los estudiantes para que aprecien el valor de un pensamiento más acertado y hagan el esfuerzo de utilizar las estrategias aprendidas cada vez que tengan oportunidad, alejándose de los vicios habituales de un pensamiento vago, apresurado, desorganizado y estrecho de miras. Mostrar que lo valoramos lo suficiente como para darle un papel prominente en todo el plan de estudios apoya el desarrollo de estas disposiciones.

 En resumen

Principio Básico 8

La atención al desarrollo de habilidades y procesos de pensamiento a través de la enseñanza del contenido curricular, tiene que ser suficientemente frecuente y diversa para (a) construir y afianzar estas destrezas y conocimientos en los estudiantes y (b) profundizar sistemáticamente en la comprensión del contenido.


Este artículo es una adaptación para INED21 del artículo de David Perkins y Robert Swartz, titulado: The Nine Basics of Teaching Thinking (1992) Editado por Artur L. Costa, James Bellanca, Robin Fogarty en Si la mente importa. Un preámbulo del futuro, Volumen 2.

Traducción y adaptación realizada por Paulina Bánfalvi Kam @aacclarebelion3 y José Blas García Pérez @jblasgarcia.

Compartir
POST ANTERIORVALORES HUMANOS, ¿UTILIZAMOS EL SENTIDO COMÚN?
SIGUIENTE POSTLA OPCIÓN DE USAR (O NO) LAS BIBLIOTECAS ESCOLARES

Robert Swartz  es filósofo. Doctor y profesor emérito de la Universidad de Massachusetts, en Boston, lleva más de treinta años investigando,  en una estrecha colaboración con un gran número de docentes e investigadores internacionales, sobre cómo enseñar a pensar a los alumnos , habiendo publicado numerosos libros sobre este tema. Ideólogo  del método Thinking Based Learning (TBL)  y es considerado uno de las personalidades más influyentes en el ámbito de la educación mundial.  

También es director del Centro para la Enseñanza del Pensamiento (The Center for Teaching Thinking, CTT),  organización educativa que ofrece talleres, programas de desarrollo profesional y recursos didácticos para escuelas y universidades interesadas en introducir el pensamiento crítico y creativo en su currículo, con sede permanente en España.

  • Jose Blas

    Copio un comentario interesantísimo del propio Bob en facebook, que deseo permanezca en esta entrada. Robert Swartz siempre un inspirador para los docentes:

    “Principle VIII is not an uncommon one. A star football player doesn’t become a star by trying to kick the ball to a specific spot on the field a few times. We all know that it takes deliberate, dedicated, and continued practice doing this, often guided by a good coach. This must also include practicing in varied circumstances, until in subsequent games this football player picks up cues from the activity of the game and responds with skill using just the right force of his kick and the right angle of his foot to make the ball land in a spot that no one was in a moment ago but now one of his team mates has run to just as the ball lands. And he does this without thinking consciously and deliberately. But remember, as he practiced to try to get it right, he had to guide his body in certain ways quite deliberately. And to practice these variations until he sees cues in the midst of a game that call for these variations and he does these naturally and well also. The analogy to thinking and learning should be obvious. Deliberate practice guided by the teacher in various curricular circumstances but then guided by the students themselves will have the same effect. And there has to be enough of it in as varied circumstances as possible for good thinking to become internalized and used as needed. ALL students can become good thinkers and through TBL good learners as well. But it is the job of the teacher to find out how to bring this about — and for this reason I have tried to build a team of good TBL trainers and coaches to guide teachers in accomplishing this”.