Somos más emocionales de lo que creemos

MUNDO EMOCIONAL

Durante muchos años, NO se ha concedido importancia al mundo emocional, pero la realidad nos va demostrando que  la tiene. Nos lo muestran multitud de estudios científicos de primer nivel y expertos internacionales que trabajan en este ámbito, que han demostrado no solo la importancia de gestionar las emociones, sino que éstas son IMPRESCINDIBLES en el proceso de aprendizaje.

La neurociencia ha demostrado que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción. Si no hay emoción, no hay atención y, consecuentemente, no hay aprendizaje.

Solo se aprende

aquello que se ama

Francisco Mora

sin-emocion-no-hay-memoria-06-ined21

Francisco Mora –Doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford y Catedrático de Fisiología– nos ayuda, desde su trabajo, a comprender cómo se producen los procesos de aprendizaje desde los mecanismos cerebrales. El Dr. Mora, tras muchos años de investigación, es muy claro:

Los maestros deben entender

que nada que no pase por la emoción

nos sirve en nuestro aprendizaje

El Dr. Mora explica que:

“La neurociencia cognitiva nos indica, a través del estudio de la actividad de las distintas áreas del cerebro y sus funciones, que solo puede ser verdaderamente aprendido aquello que te dice algo, aquello que te  llama la atención y genera emoción”.

En el aprendizaje,  la atención juega un papel fundamental, y la atención

“Nace de algo que puede significar recompensa (placer) o castigo (peligro) y, por tanto, que tiene que ver con nuestra propia vida”.

Para él, conocer cómo funciona el cerebro en los procesos de aprendizaje es un modo de revitalizar la enseñanza.

APRENDER Y MEMORIZAR

Aprender y memorizar

modela nuestro cerebro

Las investigaciones han demostrado que la educación produce cambios moleculares y neuronales en el interior del cerebro, tal y como se ha reflejado en artículos publicados en diversas revistas científicas como Science. El cerebro es plástico y cambia de forma en el sentido original etimológico de la palabra. El hecho de a prender y memorizar modela constantemente el cerebro, creando sinapsis nuevas, los receptores de neurotransmisores pueden aumentar o desaparecer y se produce una larga lista de procesos neurobiológicos. Y el proceso de aprendizaje y memorización necesita de las emociones.

Son afirmaciones que pueden parecer sorprendentes. ¿Cómo pueden afirmar este tipo de frases?

LA IMAGEN DEL PENSAMIENTO

Los científicos pueden confirmarlo porque existen técnicas avanzadas de neurorradiología que permiten ver el cerebro mientras trabaja. La resonancia magnética funcional y la tomografía por emisión de positrones permiten ver el cerebro mientras está funcionando. Es posible ver por pantalla que áreas del cerebro se activan con cada una de las distintas actividades que realiza.

sin-emocion-no-hay-memoria-ined21

La tecnología ha permitido dar pasos de gigante en las investigaciones sobre neuroeducación.

¿SE PUEDE MODIFICAR EL CEREBRO?

El Dr. Karl Deisseroth  –neurólogo, psiquiatra y experto en la mente humana– explica cómo podemos llegar a ver cómo la palabra actúa sobre el cerebro y lo modifica.

El trabajo que está desarrollando en la actualidad consiste en dar un paso más: si ahora existen técnicas que permiten ver el cerebro, el siguiente paso es actuar sobre él.

El Dr. Deisseroth señala que, hoy por hoy, la forma más precisa para actuar sobre el cerebro humano siguen siendo las palabras, pero confía en que se pueda llegar a intervenir sobre el cerebro a través de “una proteína del gen de una alga unicelular fotosensible” que actúa como interruptor cuando se introduce en las células del cerebro de un mamífero.

Su investigación pretende llevar sus progresos al ámbito de las terapias y la farmacología. Un equipo italiano de investigadores ya ha logrado desconectar los circuitos de adicción a la heroína en ratones aplicando estímulos. El método consiste en detectar dónde está la conexión que causa un determinado efecto y actuar sobre ella. Se trata de un método realmente curioso, porque actúan sobre el cerebro del ratón con disparos de luz que realizan a través de un cable insertado en su cerebro, porque las neuronas son sensibles a la electricidad.

SÍ IMPORTAN

sin-emocion-no-hay-memoria-01-ined21

Sin duda, toda una revolución en neurociencia.

La forma más precisa para actuar sobre el cerebro humano

siguen siendo las palabras

Nuestro cerebro continúa siendo todavía un gran misterio, pero las investigaciones van avanzando en conocer su funcionamiento. Y, en lo relativo a aprendizaje, sabemos que éste va unido a las emociones. No nos han enseñado a reconocer y gestionar nuestras emociones, pero esto va tener que cambiar, porque Las emociones SÍ importan en educación.  

“No somos máquinas pensantes que sentimos,

 somos máquinas sentimentales que pensamos”

Antonio Damasio

Compartir
POST ANTERIORLA ACELERACIÓN COMO ESTRATEGIA EDUCATIVA-13
SIGUIENTE POSTEL VALOR DE UN “TE QUIERO”
Investigadora y divulgadora en Educación e Iniciativa Emprendedora. Compagina la actividad docente en ESADE como colaboradora académica y tutora en asignaturas de Entrepreneurship con su trabajo de investigación de Doctorado sobre Educación e Iniciativa Emprendedora. Ello le permite investigar y adquirir conocimientos en estos ámbitos para colaborar con personas e instituciones a potenciar el espíritu emprendedor a través de cursos, conferencias, artículos y publicaciones Es licenciada en Administración y Dirección de Empresas y MBA por ESADE. Máster en Auditoría y Control de Gestión por la UdL. Máster en Gestión Ambiental por la Universidad de Barcelona. Doctoranda en Economía de la Educación. Convencida de la importancia de promover la iniciativa emprendedora… porque el futuro lo construimos hoy.