OPORTUNIDADES DEL SISTEMA EDUCATIVO

Desde hace unas semanas estoy intentando reflexionar y hacer un análisis (más en clave personal que estadística –de eso ya se encargan en otros espacios–) de las oportunidades del sistema educativo español. He de confesar que no me ha resultado fácil.

Me baso para este análisis en la estructura DAFO, con la idea de que nos ayudará a organizar las reflexiones gracias a la matriz cuadrada  por excelencia. Aquí prescindo del grafismo, pero no del sentido de su esquema como organizador, que relaciona  las características propias internas (Debilidades y Fortalezas) de una organización y las que le vienen dadas por elementos externos a ella misma (Amenazas y Oportunidades).

En una entrada anterior expuse el listado de algunas de las debilidades, que a mi juicio, tiene el Sistema Educativo español. Hoy intentaré centrarme en el extremo paralelo.

DAFO

Tomando el esquema DAFO, me referiré como oportunidades a aquellos elementos, que procediendo del exterior del sistema educativo, (del entorno social, del contexto laboral, del momento político, del tiempo histórico…) le proporcionan al sistema oportunidades para la mejora.

¿Existen?

¿Dónde están esas oportunidades?

Fue Parsons quien definió los subsistemas sociales interrelacionados de los que forma parte la educación: socio-cultural,  económico, y político. La relación entre ellos es, como es conocido por todos los que vivimos la educación, compleja en ambas direcciones.

Ahora bien, defender que existe un relación activa entre entre la educación y estos subsistemas no implica dar por hecho que la educación no posea una autonomía que le capacite para filtrar y hacerse resistente a buena parte de esas influencias externas. Sólo pensando así, como postulaba Durkheim, podremos considerar la educación como uno de los pilares fundamentales para promover el cambio social.

Sólo desde una transformación educativa, podremos aspirar a cierta transformación social.

«La Educación no cambia el mundo,

cambia a las personas que van a cambiar el mundo» 

Paulo Freire

Utilizamos la palabra transformación, con la intencionalidad de verla más allá de un simple cambio, un restyle o lavado de cara. Los cambios son temporales y superficiales. Las transformaciones son permanentes porque no admiten la vuelta atrás.

Los sistemas educativos, como dice Margaret Archer, aparecen y evolucionan porque existen grupos sociales que están interesados en ello. Hay un término anglosajón  -¿cómo no?- lobbies, que los define. Esto, lejos de ser un aspecto negativo, podemos tomarlo como una oportunidad.

¿Y si fuéramos la propia sociedad en su conjunto nuestros propios lobbies? ¿Y si buscáramos dirigir nuestra propio destino? ¿Es posible una especie de “lobbie” horizontal? DAFO nos da la respuesta: hay oportunidades.

BÚSQUEDA Y OPORTUNIDAD 

Oportunidades del sistema educativo

La educación ofrece una posibilidad sobre todos los demás subsistemas sociales: es «autoconstructiva». Es decir, es capaz de educar para aprender a aprender. Así, hacemos este análisis desde una perspectiva positivista de la  evolución, indagadora de oportunidades para el bien común, visualizadora de  paradigmas que hagan efectiva la idea de educar empoderando. 

Existen oportunidades en la educación para:

Mostrar un mundo más allá de las creencias limitantes embebidas a través de los tiempos.

Liberar la mente de su programación basada en algoritmos fijos y dejar que fluyan algoritmos libres y novedosos por sus neuronas.

Provocar un salto cuántico en ella misma que desafíe la intuición, que no tenga miedo de perder continuidad y que se decida hacia la ruptura responsable.

Recentrarnos en el aprendizaje de lo esencial, que no es otra cosa que ser persona.

Buscamos…

Que cada alumno como fuente social de conocimiento; el conocimiento como creación colectiva; el aula, como espacio de danza conjunta; el aprendizaje como parte de una maravillosa aventura donde siempre se puede avanzar, donde el miedo al fracaso  se sustituye por amor al aprendizaje y donde  el tropiezo no sea considerado  el camino al fracaso, sino el camino al éxito. 

…y encontramos a Carlos Gonzalez: La danza de la vida

…Los Nuevos Paradigmas del Conocimiento, que eliminan la fuerza de la gravedad de los juicios, permitiéndonos vivir en los soñados mundos del inmortal poeta: «los mundos ingrávidos y gentiles como pompas de jabón». 

OPORTUNIDADES

I 

Movimiento social y cambio

Seguramente es atrevida esta mirada sociológica, sin la formación necesaria, pero observo —y coincido con mis círculos cercanos— que estamos viviendo una situación de cambio social. Un cambio que en España es visible en una paradoja:

Tenemos la población joven más formada y más preparada tecnológicamente de la historia, pero, curiosamente, con menos posibilidades de desarrollar su propio proyecto vital de forma independiente.

Un contraste sin explicación, un problema, una dificultad …es una oportunidad. Es así cómo el sistema social ofrece al sistema educativo la oportunidad de ser disruptivo con lo clásico.

Si lo clásico ha sido un sistema vertical, transmisivo y directivo en la educación, podría ser el momento de transitar hacia modelos participativos, comunitarios y asamblearios, donde la información se comparta y el conocimiento se construye de manera colectiva dirigido siempre al bien común.

Una educación centrada en las necesidades de las personas y no las personas acopladas a una educación que adoctrine en intereses ajenos y, a veces, espurios. ¿Habrá mayor ilegitimidad que la educación pública forme a profesionales que diseñen leyes y normas tan inhumanas como las que regulan los desahucios?

II

La revolución tecnológica

Dice Castell que la gran transformación de nuestro tiempo es la emergencia de una cultura digital y de un sistema tecnológico basado en el procesamiento microelectrónico de la comunicación y la información… que cambia todo.

El cambio hacia un sistema tecnológico es una oportunidad para el sistema educativo para repensar su relación con la tecnología. La utilización masiva de la tecnología sin cambio cultural es empobrecedor. Sin embargo , el boom tecnológico que estamos viviendo  es una oportunidad para el sistema educativo de abanderarla, tomarla como uno de sus ejes esenciales para propiciar un cambio cultural que revolucione la mente y transforme la sociedad.

La oportunidad es adoptar un sistema que promueva, no tanto enseñar tecnología, sino aprender CON tecnología. Parece preciso y urgente diseñar un sistema educativo, que sí o sí, sea atento al desarrollo de  las habilidades tecnológicas de los ciudadanos.

Un educación que ayude a los ciudadanos a conocer y utilizar  las  Tecnologías de la Información de manera inteligente y desde una visión inequívoca de humanismo digital. Lo virtual y físico no es más que un continuo que forma lo real. Eliminar alguno de ellos es cercenar las oportunidades de desarrollo de las personas.  TIC y educación unidas intrínsecamente  desde parámetros de sostenibilidad social y de escalabilidad tecnológica. Es decir, la tecnología como elemento de mejora social continua, de empoderamiento personal  y de eliminación de brechas sociales, tecnológicas y económicas.

III

La crisis económica y el cambio de perspectiva

Una crisis económica, como fase más depresiva de la evolución de un proceso económico recesivo, conforma un modo de actuar social y económico diferente. (¿Qué nos van a contar?) La crisis económica supone una oportunidad para el sistema educativo para recentrarnos en la persona.

La disrupción educativa vendrá marcada por la promoción de tres bloques educativos básicos: 1) La creatividad personal y social, 2) la formación en técnicas de resolución de problemas y de resiliencia ante la adversidad y 3) la adquisición de competencias de cooperación como modelo de empoderamiento.

«El trabajo entre todos siempre es mejor,

y más expansivo, que el de sus parte por separado»

El desarrollo de miradas y estrategias que directamente velen por una economía sostenible, inclusiva y equitativa para todos los ciudadanos, basada en fundamentos humanistas.

La promoción de la preservación de medio ambiente, de la sostenibilidad de los recursos naturales y el diálogo entre lo social y lo natural como elemento de equilibrio y supervivencia de la humanidad.

La mirada atenta a la inteligencia emocional, disparador  individual para manejar las dificultades, las crisis y los problemas individuales y colectivos.

La educación tiene la oportunidad de apropiarse de todos estos valores y llevarlos a la escuela mediante metodologías que doten a las personas de actitudes y aptitudes competenciales hacia el bien común como equilibrio  y fundamento de una convivencia pacífica de los ciudadanos y los pueblos.

«A cada crisis socioeconómica le corresponde una crisis de política educativa y a cada crisis educativa, una propuesta de revolución»

IV

Los multiformatos de aprendices

Cada uno aprendemos de manera diferente. Es de perogrullo repetirlo, pero debemos insistir en ello: un único modelo no sirve  para todos. La evidencia de que cada uno somos diferentes, y formamos por ello una sociedad diversa, es una oportunidad para soñarnos en modo inclusión; una modelo que se viva y aprenda en la escuela.

Diseñar un sistema educativo inclusivo, equitativo y eliminador de barreras para la promoción de todos  es una oportunidad que la la sociedad no puede desaprovechar, que ofrece al término educación coherencia y sentido completo. No sólo coherencia, también justicia.

«La educación, o es inclusiva o no es educación»

Multiformatos que tendrán que ser reflejados también en otros aspectos que conforman el sistema educativo:

La configuración de los espacios educativos: espacios educativos más informales, con vuelta al taller, a lo hacedor, a lo maker, a valorar la idea de aprender con las manos (que se aprende dos veces) , donde lo académico esté al servicio de los aprendizaje para la vida, y no la vida al servicio de aprendizaje académicos.

Espacios favorecedores del diálogo, la comunicación y la interacción como elementos base de aprendizajes  que den cabida en la escuela a los deseos, aspiraciones, anhelos…retos individuales, y a valores compartidos.

Multiformatos metodológicos desde el concepto de inteRmetodología. En sociedades cambiantes y complejas como la que vivimos, los alumnos necesitan recursos y herramientas para gestionar el saber y el conocimiento. La escuela tiene la oportunidad de desarrollar  y renovar métodos útiles para aprender los contenidos curriculares. Varias de las maneras ‘informales’ de aprendizaje, tales como el aprendizaje situado, el aprendizaje basado en la experiencia, la participación guiada, …se han incorporado a las aulas contemporáneas. El sistema educativo tiene la oportunidad de acogerlos en su seno. Desde la práctica lo tenemos claro: han venido para quedarse.

En un post anterior decíamos que cada revolución educativa es recurrente poner en tela de juicio la capacidad de la enseñanza formal para satisfacer las necesidades que tocan a la sociedad de ese momento. De nuevo la oportunidad de que el aprendizaje informal nos sirva como elemento que mejora la educación formal en la escuela se hace más patente que nunca.

Oportunidades hay todos los días. Existe un buen ramillete de oportunidades para la mejora de nuestro sistema educativo. Aquí, unas pocas. En estos tiempos de diseños para un nuevo marco educativo en la legislación española, es momento de aportar.

Esta ha sido la mía ¿Te animas con la tuya?

El tiempo político nos dice que es momento de aportar…y debe decirles que también es momento de escuchar. Esperamos tus comentarios.

Sólo con opiniones diversas lograremos

un sistema educativo estable, de todos y para todos

  • Isidro García Getino

    Ante un planteamiento de cambios, muy bien expuesto, por cierto, encuentro que falla lo mismo que a todos los que lo plantean y a la comisión parlamentaria creada: empezar por el principio.
    Me explico. Hasta los 6 años es periodo educativo y no escolar. Hay que sentar bases antes de el aprendizaje convencional que es el escolar. En la llamada Educ. Infantil se estropea casi todo (y conste que hay excelentes profesionales) porque se mezcla todo y no se asienta nada. Van a Primaria muchos leyendo y más, pero sin cimientos, sin “fundamentos humanistas”, sin “diálogo entre el niño y la naturaleza”, “sin inteligencia emocional” como base de la memoria y la atención; lo decís vosotros y es así. Y decís también, “tenemos la población màs formada (topicazo, pero matizáis) “tecnológicamente”…con menos posibilidades de desarrollar SU PROPIO PROYECTO VITAL. Porque se les impide desde los tres años que es cuando se ponen los cimientos, las bases; que no son leer y escribir, sino VIVIR LA NIÑEZ aprendiendo libremente y jugando a ser niños que es como más y mejor aprenden, no en escuela.
    Tengo mucho escrito sobre ésto pero nadie quiere oírlo, es peligroso…

    • Jose Blas

      Hola isidro. Tu punto de vista es muy interesante, y mucho más compartido por muchos maestros de lo que te puede parecer. Me encantaría escuchar tus reflexiones, investigaciones y/o expereincias, y que las pudiéramos compartir en este u otros foros. Puedes ponerte en contacto conmigo a través de cualquiera de mis contactos por redes y publicaremso en esta magazine. Recibe un gran saludo y gracias por comentar, que es la única forma de enriquecer.