«Los ingratos». Por Pedro Simón

/

“Los ingratos” de Pedro Simón es una novela emocionante, desarrollada en los años setenta, que cuenta la relación de un niño de ocho años con su cuidadora y las peripecias de una familia que debe sufrir cada dos años los destinos rurales de su madre maestra hasta que consigue plaza en la capital.

Las vivencias en el pueblo del niño y el amor desinteresado de su cuidadora, viuda y sorda, nos hacen pasar momentos inolvidables que en muchos casos invitan a dar las gracias a todas esas personas que han hecho posible que experimentemos esas vivencias apasionantes en el ambiente rural.

“Una emocionante crónica familiar y sentimental. El retrato de un país que miraba al futuro y se olvidó de dar las gracias a la generación que lo hizo posible”.

los ingratos

Sinopsis de Los ingratos

En los años setenta destinan a una maestra a un pueblo de esos que empiezan a vaciarse. Llega con su familia, dos niñas y un niño. El padre trabajaba en Madrid y solo iba los fines de semana.

La vida del niño consiste en ir a la era, desollarse las rodillas, asomarse a un pozo sin brocal y viajar cerrando los ojos en el ultramarinos. Debido a las travesuras del niño, David, y a las abundantes tareas que la madre tenía como maestra y como madre de tres niños, deciden meter en casa a una señora que la ayude, Emérita, y esto va a hacer que sus vidas cambien para siempre.

Emérita recuperará la ilusión en la vida, después de haber perdido a su marido y a su único hijo, y David aprenderá mucho de esta señora que, aunque sorda, sabía cómo tratar a los niños.  

“Los ingratos» es una emocionante novela sobre una generación que vivió en aquella España donde se viajaba sin cinturones de seguridad en un Simca y la comida no se tiraba porque no hacía tanto que se había pasado hambre. Un homenaje, entre la ternura y la culpa, a quienes nos acompañaron hasta aquí sin pedir nada a cambio”.

(Espasa, 2021)

Pedro Simón, autor

Es periodista y escritor (Madrid, 1971). Actualmente trabaja en el diario El Mundo. Como periodista ha ganado el Ortega y Gasset de 2015 y el Premio al Mejor Periodista del Año de la APM en 2016. En 2020, fue finalista de los premios de la Fundación Gabo. Entre sus libros destacan dos antologías de reportajes (Siniestro total y Crónicas bárbaras) y su novela Peligro de derrumbe. Con esta novela, “Los ingratos” ganó el Premio Primavera de Novela 2021, convocado por Espasa y Ámbito Cultural. 

portrait of poor mature woman indoors at home pov 2021 09 01 02 03 58 utc 1

Reseña

Simón hace un homenaje a las mujeres, a aquellas mujeres de los pueblos que desinteresadamente han ayudado a sus vecinas, a sus familias, a niños y niñas a los que les faltaba la compañía de sus madres por estar en otros menesteres.

En este libro creo que también se hace un homenaje a las maestras, esas madres que cada dos años levantaban la casa para cumplir con su obligación de incorporarse a sus destinos. Curiosamente el padre permanecía en su trabajo, sin inmutarse y eran ellas, las maestras, las que cargaban con los niños y abrían un nuevo hogar donde el destino la hubiese acompañado.

“Veníamos de un pueblo y a un pueblo íbamos, en ese juego de la oca que se traía mi madre desde que sacó su plaza de maestra. Un tablero en el que la casilla de salida era la aldea castellana de los cuatro abuelos agricultores y la casilla de llegada era Madrid”.

 

los ingratos

Simón hace un canto a la “buena educación” en primer lugar por darle toda la relevancia al personaje de esa mujer sorda, Emérita, que cuida de los niños y especialmente del niño, David, transmitiendo su sabiduría popular y todo su cariño, respetando la diversidad y la inclusión de personas con dificultades. También hace un reconocimiento a la diversidad haciendo visible la homosexualidad de una de las hermanas y a un niño “mongólico” que tenía entre sus amigos.

La señora Emérita es sorda pero eso no es ningún obstáculo para comunicarse, para desenvolverse en la familia, para inspirar confianza en la maestra que le deja a cargo de su casa y de sus niños porque ella estaba muy atareada.

“Mamá estaba tan liada entonces con preparar las clases, rematar la casa, contemplar a mis hermanas, arreglar la calefacción de la escuela, reclamar el material escolar que faltaba, peinar la melena del perro y sellar las goteras, que yo podía ausentarme semidesnudo como Tarzán y volver llenos de barro a la noche casi sin ser visto a una edad en la que, en la ciudad, me contaban mis primos, permanecían bajo libertad vigilada”.


También puede ser de tu interés:

Enseñar pensamiento crítico. (La educación como epicentro de la libertad. Derribar los muros de nuestra imaginación porque lo que no podemos imaginar, no puede llegar a ser). Por bell hooks.


En algún momento se hace visible el malestar de los hijos de los maestros cuando están en el mismo colegio ya que los demás compañeros piensan que se les da favoritismo y si, por casualidad, están en la misma clase que la madre, eso ya es muy difícil de trasladar. Incluso pierdes tu nombre y pasas a ser “el hijo de la maestra”.

Esa experiencia la he vivido con mis dos hijos y me parece muy injusta por parte de los otros niños. Cuando, en la mayoría de los casos, hasta eres más exigente con ellos, precisamente, para que no te tachen de lo contrario.

los ingratos 1

Con la señora Emérita pasaron muy buenos momentos, la enseñaron a escribir y leer, con ella se crearon unos lazos de cariño similares a los de las madres porque a la maestra, la señorita Mercedes, no le daba tiempo para estar con sus hijos fuera de la escuela. Era como si la señora Emérita hubiese llegado a recomponer el equilibrio del hogar.

Especialmente entrañable el relato que va escribiendo Emérita sobre la casa, los niños, sus sentimientos, sus pensamientos…

El libro refleja una época en la que la enseñanza era pura instrucción pero las vivencias en los pueblos podían complementar las experiencias que no se daban en la escuela.

Simón hace hincapié en el poco agradecimiento que se ha dado a ese tipo de mujeres que se desvivían por ayudar y cuidar a los hijos de otras, abuelas, tías, vecinas…

Escrita con sentimiento, llena de anécdotas, con la soltura de una persona que ha vivido parte de las experiencias que va narrando… La novela “Los ingratos” es recomendable para avivar sentimientos de una época en que las emociones estaban casi ocultas pero que bullían en las vivencias de las personas. 

Pedro Simón nos presenta su obra en los siguientes vídeos:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 8 Promedio: 5)