NOS TRANSFORMAMOS

Estamos por terminar el año educacional para los profesores en el sur de Latino América, cumpliendo un ciclo, ciclo que retomaremos en Marzo, no es que nos vayamos de vacaciones, los familiares y amigos cercanos saben que cuando terminamos las clases como profesores nos transformamos en alumnos;  por lo que, en esta época,  comenzamos el ciclo de tocar bases, retomar la capacitación y volver al aula para adecuarnos a los nuevos estándares, contenidos, modelos y aplicaciones.

En mi caso, me transformo en tutora de colegas, traspasando experiencias por todo el país. Esta primavera ya tengo agendadas charlas y capacitaciones tan distantes como las que distan 3000 kilómetros entre sí, entre cada «extremo»,  esto me encanta y me motiva.

El rol de la capacitación no implica solo volver a la base a para renovar objetivos, para planificar mejor los recursos o para renovar conocimientos, hoy más que nunca contempla esos necesarios momentos para «inyectarnos» motivación, investigación y creatividad.

ALFABETIZACIÓN DIGITAL

Vivimos la década del «win to win situation» que, traducido al español, sería algo así como que estamos en «una situación de ganar o ganar». Los cambios tecnológicos, sociales, comunicacionales, nos han traído hasta esta situación, todo lo que hacemos se multiplica y los alumnos esperan nuestro apoyo para canalizar sus habilidades y nacientes competencias.

Hace un año, planificando mi agenda para el 2018, visualicé un año lleno de cambios y no me equivocaba, pero debo reconocer que no dimensioné como debía lo importancia que fue para muchos colegios un programa que propuse a colegas e instituciones, la importancia de la Alfabetización Digital.

TODO VALE

Nuestros alumnos, usuarios digitales, en una gran proporción vienen de una cadena asociativa de analfabetos digitales, a nosotros al igual que nuestros alumnos nadie nos explicó que significaban terminos como total conectividad, base de datos, las aplicaciones, los deberes y derechos en que esta conectividad nos «enredó»…

Han pasado los años, han nacido nuestros hijos y hemos entregado la posta de la enseñanza a los profesores, por ende, hemos traspasado el analfabetismo digital, y ¿qué es lo que nos pide la conectividad?… Nos pide normas, códigos de comportamiento y responsabilidades, nada  distintos a lo que nos pide el raciocinio en la vida, contemplado en nuestras constituciones o códigos legales . Pero no, muchos creen que Internet es tierra de nadie y que ahí  ‘todo vale’.

Cuando un padre trae a su hijo al jardín de infantes entrega un alumno y delega responsabilidades, compartimos el rol de la enseñanza y, con la tecnología, esto se ha tornado cada vez más notorio. Hoy reconocemos notoriamente al infante dependiente, la dependencia tecnológica,  los límites que no se han dado en el núcleo parental y los desconocimientos acerca de etapas de crecimiento, o acerca del desarrollo cognitivo de cada niño.

LA MAYORÍA NO SABE

Cuando el niño  es entregado a sus tutores educacionales, algunos ya llegan con el celular, no saben ni leer y escribir, pero tienen un dedo mágico que se desplaza mágicamente por una pantalla que los obnubila, logran jugar, buscar sus fotos y vídeos, como también llenar el medio ambiente del jardín de infantes hasta  perturbar el trabajo de la profesora. A esa edad, se están saltado etapas de desarrollo importante pero no visualizan lo problemática que será esta falencia fundamental.

He preguntado a padres, alumnos y profesores en conferencias cuál es la edad mínima permitida por los operadores de Apps para ingresar a las  redes sociales, la respuesta recibida a esta altura ya no me sorprende, la mayoría no sabe.

No los voy a aburrir con catarsis personales, pero sí necesito enfatizar que como docentes debemos incorporar el alfabetismo digital en el aula, no es posible comenzar una educación moderna, o la incorporación a la tecnología si tanto alumnos como sus padres desconocen que es una «@», cuáles son los requisitos para conectarse al mundo con un e-mail  y cuáles son las repercusiones de un manejo irresponsable de la interconectividad. Algunos lo llaman los Deberes y Derechos de la Ciudadanía Digital.

La importancia que está tomando este tema es tan grande que las solicitudes de charlas y seminarios no solo vienen de la direcciones de establecimientos educacionales, sino que también los hacen de canales de televisión, radios, revistas, juntas de vecinos, círculos o  asociaciones de apoderados y otros.  La sociedad  se dio cuenta que no nos podemos permitir el avance del bulling, el sexting o el grooming, y otros tipos de vicios comunicacionales; tenemos que prepararnos y evitar estas distorsiones  sociales y trabajar tempranamente en el entorno  familiar  y en la educación.

Compartir
POST ANTERIOR#CEREBROSCENCIA, BREVES APORTES NEUROCIENTÍFICOS PARA ENTENDER LA ADOLESCENCIA
SIGUIENTE POSTRESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO-31
Profesora de IB e Historia y Geografía, licenciada y Pedagoga en Educación de la Pontificia Universidad Católica – Chile. Ha cursado diversas capacitaciones en Chile como también en Argentina y la Universidad de Cambridge, UK. Se ha especializado en Educación 2.0 con énfasis en manejo de recursos digitales en la educación. Con 20 años de experiencia como maestra aula, lleva 5 años como conferencista y consultora en Educación 2.0 dando charlas, capacitaciones y seminarios en colegios públicos y privados, universidades e institutos profesionales de enseñanza técnica profesional. Marcela escribió el libro “Huérfano Digital” en venta a través de Amazon. Autora del libro “Educando a futuros líderes”, autora del libro digital para docentes para el uso de TIC's utilizando el Descubrimiento de América como desarrollo tutorial de profesores y editando su próximo libro “La Revolución del Aula” pronto a ser publicado.