Desde hace varios años siento y sueño que «tenemos encima» un nuevo periodo. Una nueva época de cambio y de transformación está llegando; y solamente algunas personas se están dando cuenta de ello. Un periodo en el que  la tecnología está acelerando este proceso de cambio.

Es el renacimiento del siglo XXI,

¿lo sientes?

RENACIMIENTO-INED21

Como si de una brisa de aire fresco se tratara, el Renacimiento del siglo XXI está empezando a calar en el mundo.

Un pensamiento puede cambiar y materializar

lo que no existe

Carl Jung

Ese pensamiento o filosofía puede cambiar y mejorar la vida de las personas: es el Renacimiento del siglo XXI.

Las cosas y el mundo se pueden mejorar, se pueden transformar y cambiar, pero la base del cambio la tenemos que «hacer» sobre nosotros mismos.

Podemos construir un mundo mejor; eso sí, NO nos va salir gratis.

Vivimos en un periodo donde tenemos que convivir con el cambio constante y prepararnos para ver oportunidades, cuando otros ven problemas. Es el renacimiento del siglo XXI.

La clave para impulsar y consolidar este periodo renacentista es generar y poner en valor a las personas, poner en valor la capacidad de las personas para innovar y emprender.

RENACIMIENTO-02-INED21

POLYMATH

Estas personas se llaman Polymath. Pero, ¿qué es un Polymath? Polymath proviene del griego, de los términos: poly, ‘muchos’ y math, ‘disciplina’. Se trata del pensamiento, o mejor dicho, de la sabiduría multidisciplinar, de la ‘sabiduría sobre campos diversos’.

Así, un polymath o polímata, es alguien ‘que conoce, comprende o sabe de muchos campos’; sería un individuo ‘que destaca en diversas ramas del saber’. El término se refiere a personas cuyos conocimientos no están restringidos a un área concreta, sino que dominan diferentes disciplinas – generalmente, artes y ciencias–.

Esta figura ya fue muy importante en el mundo, en los siglos XV y XVI y, especialmente, fue desarrollado durante el Renacimiento italiano por uno de sus máximos representantes, el arquitecto Leon Battista Alberti (1404-1472), que afirmó: «(…) el artista en este contexto social no debe ser un simple artesano, sino un intelectual preparado en todas las disciplinas y en todos los terrenos».

Leonardo Da Vinci es un perfecto ejemplo de Polymath: de artista, científico, filósofo, inventor, etc. Es lo que yo llamo:

InnovArte

Lo más importante de esta figura es el pensamiento, la mente y el espíritu del hombre renacentista, un tipo de persona que afronta los problemas desde diferentes perspectivas y puede verlos desde ángulos diferentes.

Frente al pensamiento especializado, fruto de la era industrial, pasamos al mundo del talento y a una nueva era del conocimiento, entendimiento e invención.

Los «Leonardos Da Vinci» del siglo XXI son los

líderes de la época digital

RENACIMIENTO-03-INED21

Necesitamos una nueva escuela para impulsar el renacimiento y los Polymath.

Para impulsar este renacimiento y, sobre todo, para poner en valor a estas personas renacentistas (Polymath) necesitamos construir una nueva Escuela del tAlento y la creatividad.

Se trata de una nueva escuela, más tecnológica para el siglo XXI, para desarrollar y aplicar nuevas competencias y habilidades que van a ser muy necesarias en esta nueva era para muchas personas.

Una escuela para un momento de cambio social y económico, más allá de la era del conocimiento y centrado en el tAlento. Muchas de las creencias que tenemos ya no nos sirven ante un futuro cada vez más incierto y para el que no nos queda más remedio que innovar o morir.

Por eso, es fundamental innovar en la educación para crear las Escuelas del siglo XXI, para activar la creatividad y el tAlento. Una escuela para motivar, con las herramientas y modelos de aprendizaje adaptados a la sociedad del siglo XXI.

La escuela que tenemos proviene de los modelos que han surgido en la Era Industrial (siglo XIX); y, en algunos casos, de la Ilustración (s. XVIII); modelos que reproducen  una jerarquía y una separación de disciplinas, a saber: las ciencias, las letras/artes y –ahora– la tecnología.

Necesitamos una escuela en la que se integre «lo intelectual» con «lo emocional», donde se ponga en valor lengua, matemáticas, ciencias y tecnología; pero, también, otras disciplinas más artísticas, donde se fomente la creatividad y el arte, donde se cree un entorno adecuado para el aprendizaje emocional.

Si el cerebro está estructurado en «parte intelectual» y «parte emocional» tenemos que apostar por una escuela que genere nuevos polymath y esté enfocada a activar el tAlento, que conecte con la pasión y la emoción de las personas.

Una escuela más digital basada en la excelencia, no jerarquizada, donde los títulos y los certificados ya no es lo más importante. Donde además se conecta el mundo laboral y el mundo académico para trabajar por competencias y demostrar que tenemos habilidades y valores para la vida, en lugar de solamente conocimientos.

Una escuela donde se potencie verdaderamente el espíritu emprendedor, la creatividad, la innovación, la crítica y la búsqueda de la verdad.

Y es que se puede ser feliz aprendiendo y jugando en una escuela del siglo XXI donde el valor de la educación está basado en la experiencia en el camino y no tanto en la meta, una escuela que fomente la alegría de nuestros hijos.

Una escuela para frenar la alta tasa de abandono escolar que tenemos en España y que apueste por el tAlento.

Necesitamos nuevos Polymath para impulsar tAlento, emprendedores y el modelo de liderazgo del siglo XXI.

Hace ya un año, he podido descubrir la existencia de personas en el mundo capaces de acometer la ardua labor del aprendizaje en los campos de la ciencia, la tecnología y el arte. Personas con las que me identifico y que se revelan necesarias para dar un sentido más humano a la vida; conforman una red de personas para el cambio social en el mundo; un cambio trascendente, para construir: un mundo mejor, más auténtico, más humano, más conectado y más solidario.

Es, además, un movimiento social –y moral–: el Renacimiento del siglo XXI en el mundo que, a buen seguro, dará abundantes frutos.

Buscamos personas capaces de poner pasión a los que hacen, amor a la vida y además hacer e inspirar a otras personas a utilizar la tecnología en beneficio del ser humano. Personas con valores, que creen en la justicia, el amor, la solidaridad, la colaboración y que están dispuestas a innovar y reinventarse para construir un mundo mejor, ser felices y hacer felices a las personas que les rodean.

Buscamos personas para hacer un gran equipo e inspirar a otras.

Para terminar, quiero decir que la época del Renacimiento del siglo XXI está avanzando con fuerza y nos está «llamando a la puerta».

Nos encontramos en el inicio de un nuevo periodo en el que las ciencias, la tecnología y el arte se unen. Un periodo de personas con un pensamiento más amplio, más humanista, multidisciplinares, capaces de liderar el tAlento y el cambio.

Ha llegado la era del tAlento y de las inteligencias múltiples.

Nuevos trabajos y nuevas competencias bajo una nueva filosofía y cultura más espiritual, humanista, social solidaria, colaborativa basada en el desarrollo integral de la persona.

El amor, el Arte, la tecnología y la belleza

se unen

Compartir
POST ANTERIORMITO 13. TODOS TENEMOS TALENTO. SÍ, PERO…
SIGUIENTE POSTLA IMPORTANCIA DE ABRAZARNOS
Emprendedor. Fundador y CEO de Solunova (http://www.solunova.net). Experto en innovación y desarrollo de talento. Educación emprendedora. Me apasiona crear y poner en marcha programas y soluciones para innovar y transformar la vida de las personas desde el corazón, especialmente con proyectos educativos para impulsar y activar el talento de las personas.Apuesto por una nueva educación más humanista y con valores, que despierte, desarrolle y entrene las habilidades y competencias emprendedoras de nuestros alumnos y profesores.