Diamantes escondidos (11 historias de jóvenes y adultos con altas capacidades). Por Esther Secanilla.

/

Diamantes escondidos, el libro de Esther Secanilla nos cuenta armoniosamente las historias de 11 personas con altas capacidades, jóvenes y adultos, que han ido transitando por la vida con esta etiqueta que en la mayoría de los casos no le ha hecho ningún beneficio.

diamantes escondidos

Sinopsis de Diamantes escondidos

A través de estas historias narradas en primera persona podemos ver la ingente problemática que existe en torno a las altas capacidades, desde el diagnóstico hasta la vida adulta en la que escasas veces se entiende el sentir y la forma de pensar tanto de niños y niñas como de adultos.

El objetivo es hacer visibles a estas personas que se salen del ámbito “normal” y ayudar a reconocer que sus capacidades pueden ayudar a otras personas y al conjunto de la sociedad en el entorno en que se desarrollen.

Es como si fueran diamantes por descubrir que pueden aportar riqueza al bienestar común, individual y colectivo. Cualidades que bien aprovechadas pueden engrandecer a las personas que les rodean.

Esta obra es el resultado de una investigación llevada a cabo por la autora durante más de dos años y en la que se recogen las dificultades, las inquietudes y las aspiraciones más frecuentes entre las personas con altas capacidades.

Esther Secanilla acompaña cada testimonio con un apartado para conocer y comprender más a fondo algunas de las problemáticas más comunes, y una sección de consejos para familias, terapeutas, psicólogos, orientadores, profesores, pediatras y todo aquel que quiera saber cómo es el mundo interior de estas personas y cómo puede ayudarlas.

diamantes escondidos

Esther Secanilla

Es doctora en psicología. Licenciada en psicopedagogía. Maestra de educación infantil y primaria. Postgrado en terapia familiar y de pareja. Postgrado en psicomotricidad.

Profesora asociada del Departamento de Pedagogía sistemática y social de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UAB. Consultora de estudios de psicología y educación y tutora de psicopedagogía de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Consultora; Asesoramiento, formación, orientación e intervención a centros educativos, a profesionales, a niños y a sus familias y sobre el trabajo en red.  Colabora con diversas editoriales.

Ha trabajado en EAIA (equipos de atención a la infancia y la adolescencia en riesgo social) , en centros educativos, en centros residenciales y de acogida y en centros de educación especial. Miembro de IARS (Grupo de investigación en infancia y adolescencia en riesgo social)


También puede ser de tu interés:

La realidad invisible de las altas capacidades.

Manifiesto por la lectura. Por Irene Vallejo.

Tecnología en la educación: avances, desafíos y proyecciones.


Reseña

Una de las característica que se resalta en estas personas de altas capacidades es la generosidad, no tratan de esconder lo que saben, tratan de ayudar a los que puedan beneficiarse de sus saberes, así lo han demostrado en las entrevistas y en sus actuaciones.

Lo que sí podemos  ver en casi todas las historias es que al final tienen problemas, acoso, fracaso escolar, adicciones… En la mayoría son incomprendidos, incluso rechazados por sus propias familias. No es fácil estar dotado y no ser comprendidos, cuando tu mente va a muchas revoluciones y la propia sociedad va parando el ritmo y no quiere comprenderlo.

El educador desempeña un papel importante en la vida de este tipo de alumnado, primero por su reconocimiento y después por el acompañamiento que debe hacerle, proporcionándole los caminos necesarios para su desarrollo. Hay parte del profesorado que debe formarse para este tratamiento y para que abran puertas y ventanas donde puedan desarrollar todo su potencial.

Las personas con altas capacidades, en su mayoría, aman la música,  sean niños, sean jóvenes o sean adultos. Tienen alta sensibilidad y suelen conectar con algún instrumento, tanto en los momentos buenos como en los más difíciles de su vida. la música influye en las propias emociones y además permite expresarte y comunicarte.

Al final de cada capítulo, Secanilla realiza un análisis sobre los diferentes aspectos que han ido surgiendo en las entrevistas. Explica algunos conceptos y también analiza las emociones que han ido surgiendo, algo fundamental para la comprensión de las personas.

Dice la autora:

“Me ha interesado ahondar en los sentimientos, las inquietudes y las necesidades que han ido manifestando con total confianza los testimonios que han participado”

Podemos ver en el libro el problema de los adultos con altas capacidades y la falta de atención de la que disponen, incluso entre los profesionales que trabajan con las altas capacidades hay poca atención en la vida adulta. Esto genera frustraciones, problemas en el trabajo, adicciones…

El libro me ha resultado muy interesante y me ha empezado a descubrir un mundo del que poco he leído. Resulta muy emocionante ver cómo cada vida de estas personas llega a desarrollarse por unos derroteros dependiendo mucho de la atención que hayan tenido desde pequeños.

Me he sentido identificada como docente porque reconozco que cuando hemos tenido un niño o una niña con altas capacidades no le hemos prestado toda la atención que se merecían y han sido las familias las que se han tenido que buscar sus propias alternativas para que el niño o la niña no fracasara.

Me ha hecho pensar si en esos casos que etiquetamos de malos estudiantes no habrá algún “diamante sin tallar”, hay que pensárselo mucho porque todo tiene su explicación, por eso el alumnado disruptivo hay que estudiarlo muy bien, no vaya que nos estemos equivocando en su diagnóstico.

Un libro muy recomendable para docentes y educadores porque con él vamos a reconocer situaciones escolares con las que nos encontramos y no sabemos darle solución.

“Un libro necesario que toca las cuerdas más profundas del alma”.

En el siguiente vídeo puedes disfrutrar de la presentación de Diamantes escondidos por la propia Doctora Esther Secanilla, todo un lujo:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)