La evolución de las tecnologías y, muy especialmente, de Internet, ha dinamitado los «privilegios» de quienes antaño podían acceder a la Educación. El imperio de los «listos» y el de los «adinerados» ha caído. De modo que, hoy por hoy, cualquiera puede llegar a ser «listo»; y el valor del dinero ya no es la «referencia fractal» que determina quién se educa y quién no.

Ante este panorama, el aprendizaje continuo es un requisito previo para hacer frente a la generación de bienes basados en el conocimiento. Esto hace que los enfoques, los métodos y las herramientas para apoyar las soluciones de trabajo y al trabajador del conocimiento siempre estén orientadas hacia la promoción del aprendizaje informal en el lugar de trabajo.

Pero, por supuesto, también se aprende de manera informal en muchos otros lugares:

  • Con la familia.
  • Practicando actividades de ocio.
  • Durante esas fases de la vida que acontecen antes y después del periodo de empleo.

Vivimos la red. Por tanto, nuestro «mundo vivo» se convierte en un lugar de aprendizaje y exige nuevos enfoques, métodos y herramientas que –nos guste o no–, dan forma al aprendizaje.

De hecho, la lista de métodos e instrumentos hemos de concebirla como un listado abierto –nunca cerrado– que, por definición, no puede presentar un alto grado de exhaustividad. En efecto, va a crecer con el tiempo; y los editores de este sitio estarán más que satisfechos de recibir nuevas sugerencias sobre enfoques, métodos e instrumentos novedosos o alternativos que habrán de ser contemplados.

1. PREÁMBULO

Con respecto a la cuestión de la «EDUCACIÓN», se produce un debate que arranca de la centuria anterior (s. XX) y entronca con el desarrollo de nuevas perspectivas sobre la «educación de adultos» –que adquieren carta de naturaleza en los años cincuenta del siglo pasado–, a saber:

  • Debate:

Educación Informal.

Educación de Personas Adultas.

Estos términos se retoman, con posterioridad, para ser aplicados a nuevos contextos relativos a EDUCACIÓN. Así ocurre en las organizaciones internacionales como UNESCO, UNICEF, o el BANCO MUNDIAL; que los utilizan –en los años setenta y ochenta– sólo para «entrar en materia» y dar inicio a los primeros debates científicos.

COMISIÓN FAURE ǀ UNESCO

«El aprendizaje informal abarca aproximadamente el 70% de los procesos de aprendizaje humanos.»

La Comisión solicita que se tenga presente la importancia de este tipo de aprendizaje y la creación de condiciones que hagan más fácil su implementación (Faure, 1972).

COMISIÓN DELORS ǀ UNESCO

Hasta mediados de los años noventa, el marbete «Aprendizaje Informal» se limita, principalmente, a los países de habla inglesa, como EE.UU., Canadá, Inglaterra y Australia. Aunque es recuperado en Alemania en el contexto de los discursos de desarrollo inspirados en la educación y en las relaciones Norte-Sur; pero esto no se ha traducido en una percepción más amplia.

PEKKA HIMANEN

El aprendizaje informal es algo que relaciona con la manera en que trabaja un hacker (‘persona con conocimientos informáticos’ –distinto de aquel que intenta sabotear algo–), donde el conocimiento se basa en la exploración y el compartir la información.

MARÍA VICTORIA MINETTI

2. SIMULADORES

the-truman-show-Magazine-INED21

El show de Truman (una vida en directo)

Se entiende por simulador la representación de un escenario que imita a la realidad haciendo posible la reproducción de lo cotidiano. Hay experiencias de la vida real que serían muy costosas de llevar a la práctica. Los simuladores virtuales de aprendizaje favorecen la adquisición del SABER HACER, que es lo más difícil de adquirir en el mundo real.

Es decir, que la posibilidad de recrear la situación supone que quien está participando de la actividad desarrolla ciertas competencias, por lo que la formación con simulador puede ser muy apropiada para llevar a cabo un entrenamiento donde además se evitan situaciones complejas. No es tan oneroso para una empresa realizar este tipo de capacitación, ni humanamente perjudicial. Además, los docentes pueden plantear situaciones variadas y crear distintas estrategias que supongan un ciclo de acción-reacción.

En lo que respecta al estudiante, puede captar inmediatamente las consecuencias de su acción, y también se pueden emplear distintas dinámicas de grupo, de manera síncrona y asíncrona, e incentivar el sentimiento de pertenencia de sus integrantes. Por otro lado, equivocarse no supone una pérdida de dinero, o del puesto laboral o de prestigio, sino que el alumno es incentivado para que continúe intentando progresar.

En la nota publicada en la web de LEARNING REVIEW titulada «La capacitación en su máxima potencia», se establece al respecto que:

«Las personas aprenden experimentando en entornos simulados el funcionamiento de los sistemas que manejan en la realidad. Elaboran decisiones y las aplican, observan e interpretan los resultados, prevén la ocurrencia de situaciones nuevas, enfrentan imprevistos, detectan problemas y deciden acciones para resolverlos. Así, adquieren una valiosísima e irremplazable experiencia que les permite dominar los sistemas y procesos con los que trabajan».

María Victoria Minetti

Si tenemos claro que el LEARNING IS THE WORK es la única salida, tanto para la educación, como para el trabajo, puesto que comenzamos a gestionarlos de manera diferente; resulta evidente que nuestra meta apunta hacia la sostenibilidad. De este modo, la fusión entre enseñanza-aprendizaje y trabajo provoca que, en lugar de producirse una escisión entre «trabajadores» y «parados», el istmo desaparezca a causa del valor añadido que ofrece la adopción de nuevos planteamientos.

De esta nueva concepción de enseñanza-aprendizaje, emergen una serie de herramientas de apoyo laboral. Todo ello permitirá al «aprendiente en el trabajo» (Learner at the work) que en lugar de almacenar su conocimiento solo en la memoria, pueda utilizar herramientas de rendimiento para completar tareas en su trabajo. De suerte que, cuando necesite mejorar, dispondrá de la retroalimentación adecuada, al momento.

Además de servir para el aprendizaje, estas herramientas de simulación, realidad virtual y rastreo de datos y metadatos también se pueden configurar para la aplicación práctica (en el ámbito del trabajo). En concreto, para proporcionar un flujo de METACOGNICIÓN; esto es, información dirigida a aprendientes y trabajadores. Esta retroalimentación es importante, ya que proporciona datos sobre qué cosas se están haciendo bien, y dirige la atención hacia información clave que normalmente podría pasarse por alto.

3. METACONECTIVIDAD

Muchos de estos factores pueden no ser evidentes para todo estudiante; sin embargo, son fundamentales para su éxito. Además, estos dispositivos pueden apoyar el aprendizaje al proporcionar información adicional acerca de su contenido.

Una aplicación útil de esta función es la de utilizar los objetos animados en 3D para que puedan ser manipulados por los estudiantes, como entrenamiento de aprendizaje y entrenamiento en la práctica de su trabajo.

Otra aplicación consiste en simular eventos para la participación e interactividad de los aprendientes. Esta información adicional puede proporcionar la repetición y la práctica cuyo contenido se debe aprender.

Todo ello favorece la sinergia que resulta de la conexión permanente de un grupo, lo que permitirá a sus miembros concentrar esfuerzos y pensamientos en un objetivo. Esta «mente-colmena» procesa, distribuye y recibe órdenes a tiempo real. Como las conexiones de red y los perfiles de datos continúan creciendo, los «aprendientes en el trabajo» (todavía no tenemos un nombre específico) obtendrán una fuerte potenciación de habilidades. Así, mediante el uso del contexto (qué han completado, qué están haciendo, qué están programados para hacer) pueden aportarse –«push/pull»– medidas para proporcionar contenido relevante a sus entornos inmediatos.

En el futuro del Aprendizaje en el trabajo, las resistencias a cambiar, a opinar, a contradecir, a aportar… no constituirán un handicap, sino una necesidad (de mejora). Como es obvio, el intercambio de ideas no precisará de tiempos largos, sino que sobrevendrá al instante. Del mismo modo, los programas inteligentes acusarán esta transformación ofreciendo información simultánea al proceso que la genera. APARECERÁN ALARMAS, tanto para aprendientes y trabajadores, como para expertos.

4. PREVENCIÓN DE RIESGOS

La sociedad moderna tiene como uno de sus principales intereses el enfrentamiento a los riesgos  que afectan a su seguridad. De esta manera, es importante la búsqueda de alternativas que permitan el tratamiento de estos riesgos de manera consciente y  razonada. De aquí que una de las técnicas más utilizadas hoy, en gran parte del mundo, sea la adopción de planes que posibiliten detectar, evaluar y abordar los riesgos de pérdida a los que se enfrenta la empresa moderna.

Para cumplir ese objetivo el analista de riesgos despliega acciones propias de dirección y gestión. Como parte fundamental de esa labor directiva, debe procurar la máxima coordinación con todas las áreas operativas de la empresa. (REDARQUÍA.)

Una de las actuaciones de análisis  y supervisión de riesgos más efectiva está constituida por la realización de Auditorías, herramientas fundamentales para la comprobación del cumplimiento de los planes de seguridad, y base de la mejora permanente de los mismos, refiriéndonos con ello a una gestión inmediata (asíncrona) y muy visual y transparente de todas las acciones de aprendizaje, laborales… que se estén llevando a cabo.

La auditoría es una herramienta fundamental en el tratamiento de los riesgos,  ya que es una función independiente, ubicada dentro de cualquier organigrama, formal y/o informal, con la finalidad de verificar si las actividades se están realizando de acuerdo con las normas y procedimientos establecidos por los niveles de dirección y si responden a los mejores métodos de operación y control.

Este proceso de acción-reacción inmediatas nos dará una mayor responsabilidad y, por tanto, un más que notable compromiso en nuestras acciones.

5. RETROALIMENTACIÓN INCLUSIVA

En lugar de trabajar en diferentes partes de un mismo proyecto, los aprendientes que acometen cada paso del proceso de innovación en conjunto, aprovechan sus diferencias, como si de una especie de motor creativo se tratase:

«El proceso de pensamiento de diseño se convierte en un pegamento que mantiene juntos los equipos».

Esto permite a los estudiantes dar rienda suelta a sus ideas, avanzar a base de «saltos intuitivos», adoptar nociones de pensamiento lateral, e incorporar nuevas maneras de «mirar» viejos problemas –i.e.: ‘inclusividad’–.

De manera tradicional, las sociedades e individuos han adoptado un patrón de aprendizaje cuya vigencia ha sido perpetuada y mantenida, a excepción de ciertas interrupciones provocadas por ciertos períodos de innovación –que no parecen haber supuesto una estímulo de cambio– auspiciados, en gran medida, por el impacto de eventos externos. Incluso, hasta el momento presente, la humanidad sigue esperando acontecimientos y crisis que catalicen o impongan este aprendizaje primitivo por shock (disruptivo).

Todo ello nos hace ver –de una manera más clara– la crisis de la educación convencional: acción centrada, principalmente, en el aprendizaje de mantenimiento, que:

  • Bloquea la aparición de aprendizaje innovador.
  • Hace a la humanidad más vulnerable a los «golpes».
  • No acierta a ofrecer las claves necesarias para combatir la incertidumbre global.

La condición humana ha cambiado radicalmente en los últimos 100 años y las instituciones educativas, formales e informales, no; lo que dificulta:

  • La extensión de su tiempo de vida (necesidad de existencia)
  • La necesidad de re-educación (en términos de innovación)

EPILOGO---Magazine-INED21

La educación es un pilar básico que puede generar una transformación social, pero no como «educación» en sí misma, sino como un proceso mental y efectivo de las personas que se sienten:

  • Innovadoras.
  • Disruptivas.
  • Capacitadas para establecer mecanismos de mejoras en cualquier momento y situación –adaptadas a cada persona y contexto–.

La educación no debe favorecer modelos de segregación. Más bien, debería impulsar el desarrollo de paradigmas constructivos que aboguen por integrar la diversidad de pensamiento. La  educación no está para defender a nadie ni a nada, sino para construir puentes. Nadie puede pretender lo contrario.

No se puede aspirar a construir identidades de poder; ni –a los que se sienten inferiores– escudos protectores que les parapeten en el inmovilismo. Eso no es educación. Por tanto, debemos permanecer siempre alerta y preparados para cualquier posible eventualidad; y, al tiempo, talentosos y seductores.

  • Josep Maria Turuguet Salgado

    “la fusión entre enseñanza-aprendizaje y trabajo provoca que, en lugar de producirse una escisión entre «trabajadores» y «parados», el istmo desaparezca a causa del valor añadido que ofrece la adopción de nuevos planteamientos”. No sé si me ha impresionado porque no lo he entendido, o hay un futuro impresionante que no logro ver. Creo que merece más explicación.

  • Josep Maria Turuguet Salgado

    “la fusión entre enseñanza-aprendizaje y trabajo provoca que, en lugar de producirse una escisión entre «trabajadores» y «parados», el istmo desaparezca a causa del valor añadido que ofrece la adopción de nuevos planteamientos.” No sé si me ha impresionado porque lo he entendido mal o hay un futuro posible que no logro ver. Istmo no es lo mismo que brecha. ¿Qué desaparece? Creo que merecería más explicación, el tema lo vale.

  • Pingback: ¿ES TECNÓFOBA LA EDUCACIÓN FÍSICA? - INED21()

  • Pingback: APRENDIZAJES INVISIBLES - INED21 | Re-Ingenier&...()