1

La primera sería incrementar la individualización, la adaptación a las necesidades de cada alumno en cada momento de su desarrollo. Es la escuela la debe adaptarse al alumno y no el alumno a la escuela, como ocurre en tantísimas ocasiones.

2

Una escuela adaptativa tiene en cuenta la persona, no los grupos, por ello una escuela para el cambio que España necesita, precisa de una modificación estructural que la haga permeable, menos graduada. Se trata de pensar en las competencias que los alumnos deben razonablemente adquirir en las diversas etapas educativas, permitiendo que éstos se muevan por el currículo en función de su capacidad de aprendizaje demostrado, no de su edad, no de la velocidad que esté dispuesto a imprimir a la enseñanza el profesor. Es importante entender que lo decisivo de la escuela es el aprendizaje y no la enseñanza, y es éste el que debe marcar el ritmo para cada alumno.

3

Permitir que los alumnos se muevan por el currículo, en función de su capacidad y dominio de las competencias requeridas, supone un cambio muy profundo que, permitiendo la misma organización por edad, la pone en segundo plano, para aceptar lo obvio, que las capacidades de los alumnos, su motivación, su capacidad de trabajo e implicación en la tarea de adquirir un sólido aprendizaje, es diferente de unos a otros. Y si estas diferencias no se respetan, la escuela caerá en un igualitarismo de funestas consecuencias.

4

Para que esto pueda darse es imprescindible determinar con precisión qué entendemos que los alumnos deben saber y saber hacer en cada edad y materia escolar. Es decir, establecer los estándares de rendimiento oportunos, como existen en otros países. Ya hubo intentos de llevar esto a la práctica en Navarra. El primero cuando se procuró establecer el currículo de secundaria en varios niveles de dificultad. El segundo, que tuve el honor de dirigir, cuando se establecieron los estándares de educación Primaria en varias materias, dentro del plan Atlante.

5

Una escuela orientada al aprendizaje, es decir, una escuela que exige del alumno una implicación y una motivación hacia la tarea plena de esfuerzo y autoexigencia personales, precisa que se establezcan expectativas de rendimiento en varios niveles: básico, avanzado y de excelencia, para que cada uno pueda adaptar el nivel de reto a su capacidad e implicación en la construcción de su propio aprendizaje. Así se podrá hablar de centros de excelencia u orientados a la excelencia.

6

Si establecemos los puntos de llegada o resultados esperables, con una amplitud grande de niveles de profundidad y dificultad, será preciso establecer también un sistema de evaluación que permita “monitorizar” el sistema (más allá de las meras evaluaciones de “mínimos”), para orientar la toma de decisiones de acuerdo a los resultados. Es comúnmente aceptado que una evaluación sin consecuencias es una evaluación inútil.

7

Una escuela orientada a estándares y con un adecuado mecanismo de evaluación, es una escuela que se orienta hacia la excelencia de cada escolar dispuesto a asumir el reto. Que tendrá grados, pero que permitirá que cada alumno se desarrolle de modo óptimo de acuerdo con sus condiciones personales. Así, el que tenga una capacidad modesta la desarrollará óptimamente, el que la tenga excepcional hay que permitir que también lo haga. Son éstos, precisamente, los que liderarán el progreso en las ciencias, las humanidades, la tecnología, etc. Todos somos necesarios, como en una carrera ciclista el equipo, pero solo uno (o unos pocos) tienen capacidad para llegar los primeros a la cima, los demás debemos ayudarles a que lo consigan. Pretender que todos logren resultados excepcionales es una quimera, evitar o no facilitar que algunos lo hagan es una tragedia.

8

Para que la individualización sea una realidad que permita a cada alumno un progreso más personalizado por el currículo, y para que la evaluación se convierta en el mecanismo necesario que oriente este progreso, es imprescindible recurrir a la integración de las nuevas tecnologías (TIC).

9

Parece importante aprovechar el potencial de las TIC como herramientas que pueden ser eficazmente utilizadas para promover un aprendizaje de calidad. Es preciso establecer un programa de desarrollo de un currículo digital de la máxima calidad. Actualmente existen numerosos ejemplos dignos de consideración.

10

Las TIC utilizadas con un diseño adecuado pueden suplir muchas carencias de los profesores, al tiempo que pueden mejorar la adquisición del conocimiento, por su misma naturaleza digital: multimedia e interactiva.

11

Finalmente, sería bueno crear un programa que invitase a las escuelas a adherirse al mismo y que podría llamarse:“Escuelas por la excelencia” o “Plan de Excelencia en las escuelas”. Es obvio que la tensión hacia la excelencia exige un esfuerzo considerable, pero no lo es menos que sin esa tensión corremos el riesgo de seguir en una escuela de mínimos, cuyas consecuencias son bastante obvias.

Compartir
POST ANTERIORINTERMETODOLOGÍA ¿QUÉ ES ESO?
SIGUIENTE POST¿SABEMOS RELACIONARNOS CON LAS DEMÁS PERSONAS?
Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja-UNIR desde septiembre de 2015, soy Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación y Doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas. Past-President del European Council for High Ability (2000-2004) y miembro del National Advisory Board del Center for Talented Youth (CTY) de la Universidad Johns Hopkins (2003-2011). Fundé y dirigí el centro para la atención educativa de alumnos de alta capacidad CTY España, International Charter Member del CTY de la Universidad Johns Hopkins (2001-2011). He sido profesor de la Universidad de Navarra durante 36 años (1979-2015). Mi carrera investigadora en el desarrollo del talento académico en jóvenes de alta capacidad me ha llevado a ser Consultant Editor de algunas de las revistas extranjeras más prestigiosas de este ámbito entre las que destacan: High Ability Studies, Education Today, Talent Development and Excellence, Sobredotaçao, Gifted and Talented International, Abilities and giftedness; así como de algunas de las españolas más reconocidas como la Revista Española de Pedagogía, Estudios sobre Educación, RELIEVE, Bordón, Educación XXI o Revista de Educación. Soy miembro de Sociedades Científicas como: International Association for Talent Development and Excellence European Council for High Ability World Council for Gifted and Talented Children National Association for Gifted Children (EE.UU) Sociedad Española de Pedagogía He publicado más de 150 trabajos de investigación en revistas españolas y extranjeras y soy autor y coautor de 30 libros y capítulos de libros, varios de ellos dedicados a la alta capacidad y el desarrollo del talento, así como a la evaluación de Sistemas Educativos.
  • ginesva

    El año 70 del siglo pasado
    ya oí esta misma música en el colegio de San Estanislao de Cosca de la calle Arturo
    Soria 111, Fue una innovación que introdujo El Catedrático García de Oz de la
    Complutense. Desde entonces muchos se aprendieron el librito y lo utilizaron
    para no tener que sufrir la guerra de las aulas, muchos de ellos consiguieron
    la inspección

    Se imaginan un club atendiendo por separado a cada uno de los
    jugadores

    Con la llegada de la
    democracia se pusieron en marcha todas
    estas innovaciones y hasta aquí hemos llegado

    Cuando el alumno este
    preparado llegara el maestro dicen los místicos

    Mi intelecto no entiende lo
    que quiere decir la 4, pero si se refiere a lo que deben saber los alumnos, ya
    estamos estableciendo peldaños para ver capacidades diseñadas por alguien ajeno
    al maestro y al alumno. Para ello es mejor volver a la s revalidas, aquel
    sistema por lo menos ponía de manifiesto quien quería ser maestro y quien quería
    ser alumno

    Como siempre, hay que
    definir qué entendemos por aprendizaje, a mi me gusta más la palabra formación
    o ayudar al alumno a sacar a relucir sus
    talentos. Para esto el mejor medio es la matemática, las leguas y la historia científica

    La evaluación siempre tiene consecuencias,
    y sino que se lo pregunten a los padres que les fastidian las vacaciones los
    suspenso de los hijos

    No me vale la clasificación en
    capacidades de los alumnos, es una manera de producir la división, la Torre de
    Babel. No hay más que una capacidad, se quiere o no se quiere tanto para el
    alumno como para el profesor, y el que no quiera que se aparte del sistema
    educativo, se ha dicho por activa y por pasiva que no se aprovecha ni el 10% de
    nuestra capacidad.

    Las nuevas tecnologías, son
    de gran ayuda pero no imprescindibles, decía Cantinflas: “Allí donde este
    el maestro con sus alumno allí está la escuela. Lo que hace falta es voluntad
    tanto por parte del maestro como de parte del alumno. Desde luego también pueden
    ser desaconsejables a veces, recordemos que el niño juega más con el coche
    teledirigido después de roto

    No hay ninguna herramienta
    que pueda sustituir al MAESTRO, pues este cuando actúa lo hace el ser, no una inteligencia
    artificial, la cual sin la interpretación del ser no tiene ninguna validez

    Si estamos hablando de la
    educación personalizada, ¿Cómo queremos someter a la escuela, a que se adhiera
    a un programa? Salvo que se trate la escuela unitaria antigua

    Si quieren, profe y alumnos, no hace falta más
    que voluntad, ni más profes ni más medios. Por ejemplo ya en aquellos años, se
    habla de aprovechar a los profes de otra forma, así para hablar de forma general,
    se puede hacer a toda la escuela con un solo profe, usando la TV en circuito
    cerrado, y luego los profes pueden ir atendiendo de forma personaliza a los alumnos,
    no haciéndole los deberes sino explicándoles porque no saben resorberlos, pero
    no por separado sino todos en el mismo salón.

  • Pingback: MEJORAR LA ESCUELA - INED21 | Educación ...()