DECÁLOGO PARA EL USO DIDÁCTICO DE LAS TIC EN EL AULA

DECÁLOGO PARA EL USO DIDÁCTICO DE LAS TIC EN EL AULA

1. Lo relevante debe ser siempre lo educativo, no lo tecnológico. Por ello, un docente cuando planifique el uso de las TIC en el aula siempre debe tener en mente qué es lo que van a aprender los alumnos y en qué medida la tecnología sirve para mejorar la calidad del proceso de enseñanza que se desarrolla en el aula.

2. Un profesor o profesora debe ser consciente de que las TIC no tienen efectos mágicos sobre el aprendizaje ni generan automáticamente innovación educativa. El mero hecho de usar ordenadores en la enseñanza no implica ser mejor ni peor profesor ni que sus alumnos incrementen su motivación, su rendimiento o su interés por el aprendizaje.

3. Es el método o estrategia didáctica junto con las actividades planificadas las que promueven un tipo u otro de aprendizaje. Con un método de enseñanza expositivo, las TIC refuerzan el aprendizaje por recepción. Con un método de enseñanza constructivista, las TIC facilitan un proceso de aprendizaje por descubrimiento.

4. Se deben utilizar las TIC de forma que el alumnado aprenda “haciendo cosas” con la tecnología. Es decir, debemos organizar en el aula experiencias de trabajo para que el alumnado desarrolle tareas con las TIC de naturaleza diversa como pueden ser el buscar datos, manipular objetos digitales, crear información en distintos formatos, comunicarse con otras personas, oir música, ver videos, resolver problemas, realizar debates virtuales, leer documentos, contestar cuestionarios, trabajar en equipo, etc.

5. Las TIC deben utilizarse tanto como recursos de apoyo para el aprendizaje académico de las distintas materias curriculares (matemáticas, lengua, historia, etc.) como para la adquisición y desarrollo de competencias específicas en la tecnología digital e información.

6. Las TIC pueden ser utilizadas tanto como herramientas para la búsqueda, consulta y elaboración de información como para relacionarse y comunicarse con otras personas. Es decir, debemos propiciar que el alumnado desarrolle con las TIC tareas tanto de naturaleza intelectual como social.

7. Las TIC deben ser utilizadas tanto para el trabajo individual de cada alumno como para el desarrollo de procesos de aprendizaje colaborativo entre grupos de alumnos tanto presencial como virtualmente.

8. Cuando se planifica una lección, unidad didáctica, proyecto o actividad con TIC debe hacerse explícito no sólo el objetivo y contenido de aprendizaje curricular, sino también el tipo de competencia o habilidad tecnológica/informacional que se promueve en el alumnado.

9. Cuando llevemos al alumnado al aula de informática debe evitarse la improvisación. Es muy importante tener planificados el tiempo, las tareas o actividades, los agrupamientos de los estudiantes, el proceso de trabajo.

10. Usar las TIC no debe considerarse ni planificarse como una acción ajena o paralela al proceso de enseñanza habitual. Es decir, las actividades de utilización de los ordenadores tienen que estar integradas y ser coherentes con los objetivos y contenidos curriculares que se están enseñando.

decalogo-tic¿Qué opinan de este decálogo? ¿Sobra algún principio? ¿Faltan otros relevantes? ¿Son redundantes?

ME GUSTARÍA CONOCER VUESTRAS APORTACIONES Y COMENTARIOS

Manuel Area
Catedrático del Dpto. de Didáctica e Investigación Educativa en la Facultad de Educación de la Universidad de La Laguna (España) en donde que imparte la materia de “Tecnología Educativa”. Fue Presidente de la asociación científica denominada Red Universitaria de Tecnología Educativa que aglutina a investigadores y docentes españoles y latinoamericanos de este campo. En estos últimos veinte años he centrado mi línea de trabajo en el desarrollo de investigaciones relacionadas con las TIC y la Educación publicando más de un centenar de libros, informes y artículos sobre esta temática.
  • Pingback: DECÁLOGO PARA EL USO DIDÁCTICO DE LAS TIC EN EL AULA | didacticartec()

  • Azahara Martinez

    Creo que este post da algunas claves muy valiosas. Deja claro que por el hecho de utilizar las TIC no significa que se esté haciendo un método de enseñanza mejor. La utilización de estas debe tener un sentido y perseguir unos objetivos propios, no se trata de incluirlas porque sí, sino convertirlas en un complemento necesario y beneficioso para un proceso de enseñanza-aprendizaje más completo. ¡Muy buen trabajo, un saludo!

  • Marina

    Muy de acuerdo con esta afirmación: “El mero hecho de usar ordenadores en la enseñanza no implica ser mejor ni peor profesor ni que sus alumnos incrementen su motivación, su rendimiento o su interés por el aprendizaje”.

    Al leerla me ha venido a la mente el modelo T-PACK, ya que si un profesor quiere introducir
    las TIC en sus clases, ha de saber cómo hacerlo para que se den buenos resultados y, para ello, necesita manejar tres tipos de conocimientos: Conocimiento tecnológico (estar enterado sobre las últimas tecnologías y la manera de usarlas); conocimiento pedagógico (cómo enseñar con eficacia); y conocimiento curricular (conocimiento que el profesor debe tener de la materia que va a impartir).

    En definitiva, todo docente ha de tener la capacidad de saber cómo integrar la tecnología para enseñar un contenido concreto a unos alumnos concretos, por lo que ninguno de estos conocimientos puede darse por separado si queremos conseguir un buen proceso de enseñanza-aprendizaje. Sin embargo, en muchos casos esto no ocurre así, hay profesores que introducen las TIC porque así lo marca la ley pero tiene desconocimiento de cómo hacerlo y lo dejan en manos de la improvisación.