Por Carmen Guaita, maestra y escritora.


Los profesores estamos llamados a valorar el tiempo no solo como trayecto o como actividad programada según horarios y plazos sino como presente real en el que personas únicas se comunican, se relacionan y crecen con esa interacción. Debemos comprender que la verdadera dimensión del tiempo es aquella a la que los antiguos griegos denominaban Kairós, la oportunidad presente. Así que me atrevo a presentar este Manifiesto de la escuela de la oportunidad con la idea de que resulte inspirador para todos.

LA-ESCUELA-DE-LA-OPORTUNIDAD-Magazine-INED21

Creo que el tiempo es mucho más que el paso de las horas. Por eso:

Como docente de la escuela de la oportunidad, seré consciente de que cualquier proceso educativo cuyo fin sea el aprendizaje pleno necesita un tiempo que no puede estar previamente determinado.  Por ello estaré abierto a las modificaciones que exija mi programación y que me indicarán los propios alumnos.

Como docente de la escuela de la oportunidad, planificaré el temario de la manera más rica posible, pero nunca consideraré esa planificación como un fin en sí misma, sino como un medio de organizar las tareas, abierto a la riqueza de la actualidad, a las aportaciones de los alumnos y a la posibilidad de paladear aprendizajes. Así que nunca me consideraré culpable por no haberla cumplido en su totalidad.

Como docente de la escuela de la oportunidad, dejaré tiempo para hacer, para pensar, para leer o conversar, para enriquecer la realidad con las aportaciones de los alumnos. Partiré siempre de sus conocimientos previos. Seré consciente de que ellos aprenden mucho más de lo que yo les enseño, y que su mundo es mayor que la escuela.

Como docente de la escuela de la oportunidad, me esforzaré en aprovechar mi propio tiempo y dejaré también espacio para mis reflexiones diarias sobre la dinámica de clase. Evaluaré mi actitud, aprenderé de mis errores.

Como docente de la escuela de la oportunidad, no convertiré en un tótem al temario, ni a las evaluaciones externas, ni a los libros de texto. Todas son herramientas de un proceso mucho más profundo cuyos protagonistas somos los alumnos y yo, es decir, personas.

Como docente de la escuela de la oportunidad, apreciaré los momentos cotidianos de belleza que me depara la enseñanza. Para ello, miraré los ojos de mis alumnos, escucharé su risa, compartiré su dolor, les tendré cariño, confiaré en ellos. Y cuando alguno de ellos me abra su corazón, agradeceré el privilegio.

Como docente de la escuela de la oportunidad, buscaré momentos para compartir con mis compañeros de claustro, sin prejuicios y sin ambages. Me dejaré ayudar. Ayudaré en lo que pueda.

Como docente de la escuela de la oportunidad, atenderé la diversidad sintiéndome  yo también parte de ella. Tomaré conciencia de que diversidad es todo y otorgaré primacía a esa certeza.

Como docente de la escuela de la oportunidad, haré un esfuerzo consciente por conocerme bien. Así sabré cómo es mi propia relación con el tiempo.

Como docente de la escuela de la oportunidad, haré un esfuerzo consciente por tener paciencia. Esa, la que todo lo alcanza.

Como docente de la escuela de la oportunidad, daré importancia a la entrada en clase, a sus rutinas, para crear en los alumnos una percepción de calma y alegría. Esto significa que ellos verán siempre mi entrada en clase como una bienvenida.

Como docente de la escuela de la oportunidad, procuraré cuidar el final de la clase, de manera que no se interrumpa bruscamente sino que haya espacio para preguntar qué se ha aprendido, evaluar aspectos del interés y comportamiento de los chicos y de las actividades. Tendrá que ser a costa de restar tiempo a la cantidad de información que transmito, no hay remedio.

Como docente de la escuela de la oportunidad, cuidaré la duración e intensidad de mis intervenciones y buscaré momentos en los cuales los alumnos puedan elegir – actividades, ritmos, compromisos- de manera que ejerciten su libertad y responsabilidad. Así la dinámica de la clase será verdaderamente educativa.

Como docente de la escuela de la oportunidad, respetaré la dignidad e intimidad de cada alumno, así que primaré la conversación individual con el alumno que no se comporta bien frente a la proclamación de errores y castigos ante la clase. A cada alumno le hablaré a su altura, y con mi actitud ética y justa me convertiré para ellos en una altura a la que llegar.

Como docente de la escuela de la oportunidad, procuraré que mi centro oferte actividades que sean capaces de estirar el tiempo: un huerto escolar, un grupo de teatro, un coro, un taller de artes plásticas… Actividades, en suma, que requieran un ritmo lento para ser efectuadas.

Como docente de la escuela de la oportunidad, haré un esfuerzo consciente por mi propia desaceleración.

Como docente de la escuela de la oportunidad, distinguiré entre los conocimientos esenciales y los superficiales, entre lo instrumental y lo anecdótico, entre lo que debe alcanzar su momento en el curso al que imparto la materia y lo que se repite durante los cursos posteriores. Y después, elegiré.

Como docente de la escuela de la oportunidad, los estándares más valiosos para mí serán los relacionados con la mejora del comportamiento y la actitud porque ellos conllevan una inmediata mejora de las aptitudes concretas.

Como docente de la escuela de la oportunidad, daré muchísima importancia a la interacción de la escuela con su entorno, a la transmisión de hábitos de respeto al medio ambiente, a la relación con las familias

Como docente de la escuela de la oportunidad, prepararé las entrevistas con los padres como si fueran una escuela de padres. No tendré reparo en incorporarles a las actividades en la medida de lo posible. Tendré en cuenta las aportaciones que pueden hacer los abuelos o los distintos profesionales que configuren el paisaje sociológico de mi aula.

Como docente de la escuela de la oportunidad, procuraré disminuir la presión del reloj sobre mi tarea docente. Así podré disfrutar, reír con los alumnos y no solo enfadarme.

Como docente de la escuela de la oportunidad, dejaré muy clara ante los alumnos la importancia de respetar el tiempo de los demás. Eso incluye la intolerancia a las disrupciones continuas.  Son injustas y el profesor que desee convertir su aula en Kairós está obligado a ser justo.

Como docente de la escuela de la oportunidad, estaré abierto a las iniciativas de mis alumnos, las tendré en cuenta y las incorporaré con gusto. Al fin y al cabo, las riendas de su aprendizaje las llevan ellos.

Como docente de la escuela de la oportunidad, destinaré tiempo a mí mismo, a mi formación y lecturas, a mi integración como miembro del claustro.

Como docente de la escuela de la oportunidad, disfrutaré todo lo posible de desempeñar una profesión llena de sentido, productora de felicidad tal vez como ninguna otra en el mundo.


Porque siendo profesor, siendo profesora, siendo maestra o maestro desempeño la tarea imprescindible, recorro el camino más humano, ofrezco la herencia más valiosa, exploro la fuente de riqueza más necesaria, imagino sueños que duran siempre, hago el mundo mejor.

Sé que como docente yo cambio las vidas y abro futuros, así que comprendo y acepto esta oportunidad, mi Kairós.

Carmen Guaita
Licenciada en Filosofía. Maestra. Especialista en Ciencias Sociales. Especialista en Pedagogía Terapéutica. Acreditación en dirección de centros escolares. Profesora de la enseñanza pública desde 1982. Es autora de los libros: Cronos va a mi clase (2015), Jilgueros en la cabeza (Novela, 2015), Víctor Ullate, la vida y la danza (2013); Memorias de la pizarra (2012); Cartas para encender linternas (2012); La flor de la esperanza, (2010); Desconocidas, una geometría de las mujeres (2009); Contigo Aprendí, (2008); Los amigos de mis hijos (2007). Es también coautora de los libros: Vaticano II, un tesoro escondido (2014); Autoridad, disciplina y educación, tres palancas del entorno escolar (2011); Apuntes educativos: el lenguaje en la Educación Primaria (1994) y La frustración grupal, (1980). Miembro de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España, FAPE y de la Comisión de Garantías y Deontología de la Confederación Europea de Sindicatos Independientes CESI. Miembro del Jurado de los Premios Acción Magistral, Investiga, Nacional de Fomento de la Lectura y Nacional de Poesía. Colaboradora del programa La noche en vela de RNE, y de las revistas Escuela y 21RS. Publica artículos sobre temas educativos en revistas profesionales y generales: Magisterio, XL El Semanal, Mujer Hoy, Temas para el debate, Claves de Razón Práctica, suplemento Padres de ABC, El Mundo. Hasta junio de 2014 ha sido vicepresidenta nacional del sindicato independiente de profesores ANPE, miembro de la representación de ANPE ante Consejo Escolar del Estado y de la comisión EDUC. Presenta conferencias y ponencias en congresos y cursos universitarios celebrados en muchas ciudades españolas, en Austria y en Portugal. Colabora desde el año 2009 como directora y ponente con los cursos de verano de la Universidad de Almería. Participa habitualmente en Escuelas de Padres en varias ciudades españolas. Pertenece a la Junta rectora de la ONG Delwende que sostiene proyectos educativos en África, Asia y Latinoamérica.

POST SIMILARES