TF

Trans-Formación

No descubro nada si describo mi incorporación al cuerpo de funcionarios docentes como un intenso y algo prolongado, ¡ay!, esfuerzo de acumulación de saberes teóricos de cara a cumplimentar razonablemente una serie de exámenes de máximas rivalidad y competencia en los que estas primaban por encima de los conocimientos pedagógicos.

POR EL CAMINO

FORMACIÓN 02 INED21

¿Para qué saber cómo dar una clase si lo verdaderamente importante es tener a buen recaudo el conocimiento para transmitirlo en el aula?

Ya aprendería cómo hacerlo por el camino era la máxima a la que acudía con fervor en el momento en el que reflexionaba un ápice sobre ello; máxima que muchos me repetían como absolutamente cargada de sentido común…

De este modo, y contando con enorme fortuna, lo sé, me he encontrado en centros en los que he podido trabajar con intensidad en los quehaceres del aula, aprendiendo sobre cómo discurrir en una clase, pero sin un horizonte meridiano de si lo que hacía era adecuado o no, si tenía impacto trascendente en mi alumnado…

Es muy de agradecer que haya encontrado personas que confiasen en mí, y con las que he podido crecer mucho como docente, porque, desafortunadamente, son muchos los que llegan al sistema que, de noveles, se encuentran con unos horizontes que asustarían al más experto y curtido de los profesionales y que, sin embargo, ellos deben asumir con entereza y dignidad a pesar de la enorme herida que para ellos puede abrirse de cara a su futuro como docentes.

Cuán necesario sería la solidaridad, el acompañamiento, la autorización, con los recién llegados al sistema, bien lo hagan en calidad de funcionarios bien en calidad de interinos itinerantes.

DESERTORES DE LA TIZA

FORMACIÓN 04 INED21

Un buen día, por esos siempre inesperados pero certeros vericuetos del camino, me encontré con la posibilidad de dinamitar todo ese horizonte construido, de sacudir esa hermosa estabilidad en nombre de la Formación del profesorado; recuerdo que mis primeras sensaciones fueron la de rechazo y la de no considerarme uno de esos profes que salen de aula por no sé qué historias de que no gustan de estar en clase.

Desertores de la tiza

los llamamos en el argot docente…

Una vez superados los trances iniciales y las ganas de salir corriendo en dirección al patio del instituto, que no anda excesivamente lejos, me sumerjo en un mundo que entiendo como complemento ideal y trascendente que todo docente necesita, la FORMACIÓN, el ingrediente que nos habilita para ser los docentes que esta sociedad necesita, la sociedad que sigue los rasgos que tan brillantemente ha definido Zigmunt Bauman y que se caracteriza por su liquidez, por su enorme facilidad para asumir transformaciones a un ritmo endiablado y que tanto se contrapone al paradigma industrial en lo que a educación —y a la sociedad en general— se refiere.

Aunque la sociedad actual es, impepinablemente, heredera inmediata de la anterior, sus caracteres per se hacen que la plataforma desde la cual trabajan los docentes sea completamente nueva:

Educamos a los ciudadanos de principios del XXI para una sociedad que aún no es plenamente consciente de los cambios que ya debía de haber asumido como síntomas del giro copernicano que ésta ha dado.

Comulgo con José Antonio Marina en su idea de que en pedagogía en las últimas décadas se ha elaborado una hamburguesa teórica en la que se entremezclan, solapan y amalgaman muchos teorías en las que no siempre la evidencia científica es el ingrediente fundamental.

Por ello, lo que ahora viene no es más que la hamburguesa “marinada”, de fabricación propia, que este humilde asesor de la red de Formación ha ido forjando a lo largo de este tiempo; espero no se me indigesten…

Me voy a permitir el lujo de cambiar la carta sobre la marcha, no voy a hacer la citada hamburguesa, voy a proponer un rico guiso muy en sintonía con la siempre avalada dieta mediterránea en el que podamos encontrar sabores contundentes vinculados con ingredientes verdaderamente nutritivos tanto para nuestra salud como docentes como para nuestro alumnado.

GUISO MEDITERRÁNEO

Pues eso, ingredientes de este guiso mediterráneo:

Sin duda, todo empieza con ingredientes muy, muy potentes, y, además, de reconocido prestigio:

Ken Robinson (El elemento, 2009) y su trascendente discurso acerca de la creatividad en el ser humano y cómo esa creatividad es aniquilada una y otra vez en la escuela de forma sistemática. Su TED ya cuenta con casi cuarenta millones de visualizaciones, todo un respaldo de su impacto en la maravillosa red que nos define en la actualidad.

La teoría de las Inteligencias Múltiples (1983), enfoque científico de Howard Gardner,  que viene a avalar la enorme diversidad que en clase nos encontramos todos los días y cómo, desde ella, podemos plantear respuestas sólidas a nuestro alumnado sobre sus debilidades y fortalezas. De este modo, en el enfoque de la educación de la personalización, avalado por Gardner y todo lo que desde Project0 de Hardvard que de él se deriva, podemos adentrarnos en un modo de trabajo en el que contemos con identidades que crecen en el camino adecuado de su desarrollo personal.

APRENDIZAJE COOPERATIVO

FORMACIÓN 03 INED21

¿Cómo intentar que toda esta conciencia pedagógica se aterrice en aula? Sin duda, mi apuesta pasa por instaurar el aprendizaje cooperativo como primera medida de inicio del cambio, herramienta indispensable de cara a combatir la aún persistente competencia individualista que se ha instaurado en las clases de forma tan rotunda como invisible para muchos. De la mano de esta metodología, podemos fomentar e incorporar como un aprendizaje más de nuestro desempeño docente la implantación de modelos solidarios de desarrollo personal y de fomento de las interacciones como moneda habitual de trabajo en aula.

Como referencias teóricas para este modelo, podemos plantear la consulta de los hermanos Jonhson (1994), cuya lectura es enriquecedora y muy válida para la práctica, a Robert Slavin (1983), quien hace un interesante recorrido por las evidencias científicas que acompañan al cooperativo, y al tristemente desaparecido Pere Pujolás (2008), un maestro de maestros, quien, en sus escritos, nos habla con una enorme cercanía pedagógica. Sin olvidarnos del imprescindible Aprendizaje Cooperativo en las aulas, coordinado por Torrego.

Con este modelo, comenzamos a cambiar muchos presupuestos, siendo el que más podemos destacar, y el que más sorprende siempre, que se produce aprendizaje en clase sin que el profesor tenga que transmitir los conocimientos; no me negarán que se trata de un cambio trascendente en las inercias habituales que podemos observar en muchas clases.

ALTAS EXPECTATIVAS

Otro elemento del guiso que planteo es el de fomentar las altas expectativas en nuestro alumnado, altas expectativas en sus posibilidades a todos los niveles, asumiendo que, desde esta realidad, podemos concederles protagonismo, desarrollo personal y encaminarlos a sus competencias ciudadanas, la de una ciudadanía activa que debe trabajar, entre otras, el respeto a sí misma, el saber escuchar y ser comprensiva, tener equilibrio emocional, ser honesta y leal, que inspire confianza, que se implique en la resolución de conflictos y un largo etcétera para que, desde aula, con estos elementos, el aprendizaje efectivo y competente no se produzca una vez que hayan terminado la secuencia académica de su vida.

EPÍLOGO

Asumo que son importantes los cambios que deben afrontarse, pero también entiendo que esas modificaciones deben hacer de forma pausada, teniendo muy claro el horizonte de cambio, sabiendo dónde queremos llegar pero sin forzar la marcha, exactamente como nos cuenta Kavafis en su inmarcesible “Viaje a Ítaca”.

Tiempo ya para ir concluyendo y para establecer alguna que otra conclusión: a no dudarlo, este asesor plantea que la TRANS-FORMACIÓN es posible, desde la formación, que son muchos los que  ya se han iniciado en esa senda y que se brinda como acompañante para todo aquel que sea consciente de la necesidad de cambio en su aula.

Compartir
POST ANTERIORLA MEJOR MANERA DE PREDECIR EL FUTURO ES CREARLO
SIGUIENTE POSTAULAS VACÍAS
Si tuviera que hacer un telegrama de mi vida, usaría algo por el estilo a necesito encontrarme conmigo a través de la escritura, la creatividad fotográfica y el deporte para darme a mi familia numerosa, a los/as demás a través de uno de los cimientos más sólidos de mi vida, mi vocación y desempeño como profesor. Licenciado en Humanidades: profesor bilingüe de Geografía e Historia en un centro público. En la actualidad, soy asesor de formación en la red andaluza, y participo en el Máster de Secundaria.