El INTEF  recoge en un informe el marco común de la competencia digital docente, que tiene como referencia el proyecto DIGCOMP (Comisión Europea), y  establece 5  áreas competenciales:

COMPETENCIA-DIGITAL-DOCENTE-INED21

De estas 5 áreas competenciales las tres primeras son lineales (información, comunicación y creación de contenido) y las dos últimas tienen un carácter transversal (seguridad y resolución de problemas).

Aunque todas son relevantes me gustaría destacar la comunicación como una  de las áreas competenciales  que será clave para establecer una buena dinámica de aprendizaje en un entorno virtual.  En este sentido, tanto mi experiencia como alumna de diferentes actividades formativas en la modalidad de e-learning como en la coordinación pedagógica de diferentes proyectos me ha llevado a considerar que la capacidad del docente para crear entornos de colaboración, fomentar el trabajo cooperativo, acompañar el aprendizaje y  motivar  tiene una consecuencia directa en el resultado de la acción formativa .

Un caso concreto donde el dominio de la competencia en comunicación se pone de manifiesto es en el momento de proporcionar feedbacks  tanto individuales como grupales de las actividades propuestas.

En el contexto educativo el feedback permite a los alumnos mejorar su rendimiento  en determinados aprendizajes y  ofrece pautas de calidad para ello.  El resultado de las investigaciones en este campo apuntan que un feedback adecuado debe ser (Nicol, 2010):

Comprensible: expresado en un lenguaje adecuado para los estudiantes.

Selectivo: debe señalar elementos concretos que el estudiante puede abordar.

Específico: debe realizarse en aquellas tareas donde sea necesario.

Oportuno: realizado en el tiempo adecuado para poder mejorar la siguiente actividad.

Contextualizado: enmarcado con referencia a los resultados de aprendizaje o bien criterios de evaluación.

Sin prejuicios: descriptivo más que evaluativo y centrado en los objetivos formativos.

Equilibrado: señalando los aspectos positivos, así como las áreas que necesitan mejoras.

Sugerente: permitiendo incorporar mejoras en tareas posteriores.

Transferible: centrado en los procesos y  habilidades y  no sólo en el conocimiento.

Personal: referido a lo que ya se sabe sobre el estudiante y su trabajo previo.

Estas características aplicadas a la formación virtual hacen que el docente deba cuidar el lenguaje utilizado y que domine las características específicas del medio en el cuál lo realiza.  Si el feedback es  textual, como ocurre en la gran mayoría de propuestas, el formador deberá considerar todos aquellos aspectos que caracterizan el lenguaje escrito para que el mensaje que transmita  tenga en cuenta los puntos anteriores y consiga motivar, sugerir y fomentar  la autonomía del alumno.

De la misma manera las buenas prácticas relacionadas con el feedback se caracterizan por (Nicol y Macfarlane-Dick, 2006):

Facilitar la compresión de los objetivos de aprendizaje, criterios y estándares establecidos.

Fomentar la auto-reflexión en el proceso de aprendizaje.

Proporcionar información valiosa a los estudiantes sobre su aprendizaje.

Promover el diálogo entre docente y estudiantes en torno al aprendizaje.

Alentar creencias motivacionales positivas y la autoestima.

Ofrecer oportunidades para alcanzar el objetivo deseado respecto a la situación de partida.

Proporcionar información a los docentes que pueden aplicar en la mejora del desempeño de sus funciones.

Por ejemplo, si al proporcionar el feedback éste se relaciona con los objetivos pedagógicos los alumnos podrán ajustar y mejorar su aprendizaje.  O bien si el docente tiene una actitud provocadora  el alumno podrá explorar nuevas alternativas y llegar a la construcción de nuevos conocimientos.

En definitiva, la competencia en comunicación debe ser considerada como un elemento fundamental en aquellos entornos de aprendizaje donde  se quiera promover la mejora del rendimiento y la obtención de unos estándares  elevados de calidad del aprendizaje.  Además favorece la innovación educativa y facilita centrar el proceso de formación en el aprendizaje más que en la enseñanza.


Webgrafía:

HAMERLINCK, John (2014). Formative feedback promotes deeper student reflection and learning. Minnesota Campus Compact.  [Fecha de consulta: 27/04/15].

HOUNSELL D. (2008). The trouble with feedback: new challenges, emerging strategies. Interchange . [Fecha de consulta: 27/04/15].

INTEF (2014). Marco común de la competencia digital docente V 2.0.  [Fecha de consulta: 27/04/15].

NICOL, David y MACFARLANE-DICK , Debra (2006). “Formative assessment and self-regulated learning: a model and seven principles of good feedback practice“. Studies in Higher Education, 31:2, 199-218.   [Fecha de consulta: 27/04/15].

NICOL, David (2010).  “From monologue to dialogue: Improving written feedback processes in mass higher education“.  Assessment and Evaluation in Higher Education, 35: 501-5017. [Fecha de consulta: 27/04/15].

PAPPAS, Christopher (2014). 9 Tips to give and receive elearning feedback. Elearning Industry. [Fecha de consulta: 27/04/15].

Compartir
POST ANTERIOREMPRENDER ES UNA ACTITUD ANTE LA VIDA
SIGUIENTE POSTENTREVISTA A CARLES MONEREO
Licenciada en Historia y máster oficial en Educación y TIC. Consultora de e-learning y diseño instruccional. He trabajado en proyectos formativos para diferentes empresas, organismos públicos y asociaciones. En proceso de aprendizaje y reciclaje continuo, convencida de que el cambio en el sistema tradicional de educación es necesario y posible.