Estado actual en nuestro país

La protección de la naturaleza en general, del medio ambiente, es importante cada vez más para los ciudadanos. Es cierto que podemos centrarnos en la flora, o en la fauna en particular; exóticos, silvestres y domésticos.  Pero en la actualidad la contaminación del aire en el planeta, el calentamiento global, la contaminación de los océanos, la salud de los bosques… es lo que se denomina MEDIO AMBIENTE, y la sociedad está cada vez mas sensibilizada con ello, para crear amparo legislativo, hacer cumplir las normas, y lo que es importantísimo, ante el maltrato animal, crear conciencia mediante la educación y la divulgación.

Y esta divulgación viene de la mano en los medios de comunicación, de investigadores medioambientales, de catedráticos mediante la ética del derecho animal, biofilia… jueces, fiscales, abogados, seprona, y –como no– de los docentes. Y, cada vez más, todos actúan, algunos sin querer, como operadores jurídicos. Y es que lo que no se visibiliza y regula no está en el mundo, en el sector del Maltrato Animal es poca toda la cabida que se le dé a este tema.

Y es que es importante saber que España por cuestiones de cultura, o «incultura» es un país que está liderando las cuotas europeas en cuanto a maltrato y abandono animal se refiere. Y la Comunidad Autonoma Canaria está la cuarta dentro de las 17 CCAA y las 2 ciudades autónomas, con mas de 6.000 animales domésticos abandonados anualmente, uno cada cuatro minutos.

En la actualidad, de forma positiva, la sensibilización y el trabajo de algunos, ha hecho que en este país la actividad policial, seprona cada vez se especialice más, la actividad judicial muestre más interés y se instruyan los asuntos judiciales donde los animales son el bien jurídico a proteger.  Desafortunadamente, la Fiscalía General del Estado cada año muestra estadísticas que nos hacen pensar que aunque en aumento de la sensibilización de ninguna manera se está haciendo lo posible por salvar vidas o por enjuiciar maltratadores. Como apuntábamos más arriba: ante el maltrato animal, crear conciencia mediante la la educación y la divulgación.

¿Delito como acción Penal art. 337?

Hemos de decir que según la gravedad y circunstancias de la lesión  o el resultado de muerte del animal, el Maltrato Animal se objetiviza como INFRACCION ADMINISTRATIVA, o como un DELITO PENAL DE MALTRATO ANIMAL, que en definitiva es idéntica situación, pero sujeta a parámetros de gravedad. Es decir, si no es grave, incumple la Ley de Protección Animal de esa Cómunidad Autónoma, y en cambio si es grave y cumple los hechos  típicos del delito de maltrato del art. 337 del código penal, es un delito, porque se le da muerte, o porque se lesiona un órgano esencial, por ejemplo.

Las diferencias son muy grandes, aunque los resultados llevan a la misma línea de impunidad que en España nos acucia, y los ciudadanos lo saben; por eso, repiten y maltratan de nuevo. Las sanciones en sendos casos administrativos o penales, no son disuasorias. NI en el maltrato ni en el medio ambiente en general. Y la mayoría de los hechos enjuiciables se consideran infracciones administrativas.

El Titulo XVI del código penal donde viene encuadrado el delito de Maltrato Animal de Animales Domésticos, conlleva Delitos relativos a la Ordenación del Territorio y Urbanismo, Protección del Patrimonio Histórico y el Medio Ambiente.  Se trata, en definitiva, de infracciones en el ámbito de la flora y la fauna, caza ilegal, pesca, tráfico ilegal de especies… Es verdad que respecto a los animales los procedimientos judiciales incoados se han multiplicado y mucho desde 2009,  pero no hay años que no se da ni un centenar de condenas al año. ¿Esto qué quiere decir? Que algo estamos haciendo mal.

Responsabilidad ciudadana

Como ciudadanos somos muy conscientes de que no podemos mirar para otro lado, de que no podemos callar agresiones frente a los seres vivos, tan desamparados y vulnerables; pero el ciudadano no cuenta con el apoyo necesario. Hay Fiscalías especializadas, agentes de la autoridad cada vez mas aleccionados y eficientes, y ambos gremios hacen un buen tándem para determinar hechos delictivos, pero falta la especialización del poder judicial.

Sin este triangulo es muy difícil trabajar. Recordemos que en España no hay materia jurídica como tal, la asignatura Derecho Animal NO existe y no se estudia, sino que es una materia transversal;  un poco de derecho civil (custodias compartidas de animales, devolución con vicios, mala praxis profesionales…) un poco de derecho administrativo (responsabilidad patrimonial por omisión en la recogida de animales, ruidos, espectáculos…) y algo de penal, (como diferenciar claramente lo que es un abandono de un maltrato, y el subtipo agravado de ese maltrato), es básico tal estudio y comprensión de las áreas diferenciadas.

Quizás una de las cuestiones más importantes, instruir de forma correcta un procedimiento, ora por la policía en una comisaría, otrora por el juzgado durante la instrucción; esto es básico, para decretar una resolución administrativa sancionadora o, en el caso judicial, su paso al juzgado penal o su sobreseimiento. Aquí ya en la vía judicial es fundamental el conocer qué medidas cautelares se pueden tomar y cuál es la perspectiva que debemos tener respecto a este tipo de delitos.  Importantísimo, pues, la opinión y trabajo del fiscal y los conocimientos y sensibilidad del juez.

Bienestar animal, bienestar social

«España por cuestiones de cultura, o “incultura” es un país que está liderando las cuotas europeas en cuanto a maltrato y abandono animal se refiere».

Se celebran en España de forma anual unos veinte Congresos de Derecho Animal, ponencias varias, simposium…, donde se incorporan medidas nuevas, puntos de vista importantes para decretar una medida cautelar, protocolos de actuación, órdenes de Fiscalía interesantes… y en los que participan catedráticos, fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, abogados, fiscales y jueces, especializados en derecho de los animales. Es fundamental que la celebración de estos congresos, jornadas y ponencias varias salgan del ámbito de los mismos 60 participantes de siempre, porque al final, me consta y mucho, que los jueces de instrucción, o jueces penales no determinan o decretan ciertas actuaciones por falta de empatía, humanidad y sensibilización, sino por ignorancia.

Son autoridad, y saben mucho, pero no se puede saber de todo ni estar al día en cada materia, son miembros de la justicia, pero también personas, y nadie nace sabido, hay que aleccionarse. Nuevamente, ante el maltrato animal, crear conciencia mediante la educación y la divulgación.

Pero soy positiva, y tengo muchas esperanzas. Los policías, agentes del Seprona, profesores universitarios, abogados, fiscales y jueces que gustan de aprender, conocer y actuar frente al Maltrato Animal, han llegado para quedarse, aún con ese ápice de ridiculización / vergüenza / indefensión que tiene ese trabajo cuando lo diriges en pro de la defensa animal; pero, cada vez más, la sociedad, los niños, los docentes, las escuelas, la evolución misma de las personas, los políticos y sus agendas donde mantienen cada vez mas temas medioambientales, los Ayuntamientos que trabajan por la gestión etica y responsable del control del estrés animal en festejos… todo ello  hace que este tema importe, que el Bienestar Animal no sea «una María» en la vida de nadie,  y porque el Bienestar Animal redunda siempre, como no puede ser de otra manera, en el Bienestar Social, donde el planeta está herido, y los animales son uno de los bastiones de la justicia social, que ha de ser –con nuestro esfuerzo– una sociedad más moderna, empática y justa.