PROYECTO

De entre las diferentes iniciativas que giran en torno a ‘educación y aprendizaje’, nos gustaría hablar hoy de Pedagogías Invisibles. Un proyecto educativo que asume el arte, y sus diferentes formas de expresión, como un elemento inherente a cualquier proceso educativo.

De hecho, las profesionales que integran Pedagogías Invisibles entienden que la investigación no se debe concebir como «un campo de estudio, sino como un marco de acción»; por esta razón, han desarrollado «DAT» (Detectar-Analizar-Transformar), su metodología de trabajo —que llevan a la práctica «en el ámbito educativo y cualquier contexto social»—. En sus propias palabras:

Arte + Educación,

un espacio transdisciplinar que busca

promover nuevas formas de aprendizaje

PEDAGOGIAS INVISIBLES

Además de un blog propio y un interesantísimo Canal de Youtube, Pedagogías Invisibles cuenta también con la publicación de un libro de imprescindible lectura para cualquier persona interesada en conceptos tan relacionados entre sí como la formación, el arte o la Educación Disruptiva. Pedagogías Invisibles (2012) es una obra coordinada por María Acaso y redactada por todas las profesionales que integran el proyecto homónimo.

«El libro se divide en dos partes: una teórica, en la que la semiótica se une a la pedagogía para explicar el concepto “pedagogías invisibles” (un conjunto infinito de microdiscursos que suceden y/o que no suceden a la vez en un acto pedagógico), y una segunda parte donde recogemos algunas de las acciones transformadoras que hemos desarrollado en distintos contextos educativos a través de nuestra metodología DAT (Detectar, Analizar y Transformar)».

Pedagogías Invisibles

ARTE + EDUCACIÓN


S
in más, les dejo con la presentación de Pedagogías Invisibles, realizada por las profesionales que integran el proyecto; un proyecto cuyo seguimiento les recomiendo encarecidamente, y cuyas obras despertarán el ingenio de más de un docente contagiado de pasión educativa.

«Los docentes que asumen que la educación se encuentra estancada en un paradigma ya obsoleto tienen la responsabilidad de desarrollar la educación del siglo XXI».

Pedagogías Invisibles

  • Cuando los paleontólogos intentan dilucidar sobre lo que se considera humano y lo que no, las expresiones artísticas se admiten como una de las evidencias más claras de la presencia y de la acción de los humanos de otro tiempo. Las pinturas rupestres, las figuras talladas, la disposición de abalorios y utensilios en una tumba son creaciones intencionadas que no pueden vincularse directamente con la supervivencia. Cierto es que las manifestaciones artísticas, lo mismo que las manifestaciones religiosas, pueden explicarse en términos de cohesión de grupo, de biología social, de ventaja evolutiva adquirida mediante el empleo de símbolos; pero esta explicación no parece suficiente para justificar la capacidad que tienen estas obras de conmover, de despertar las emociones miles de años después. Ignorar esto es empeñarse en elaborar una visión simplista, por muy complicada que esta sea, del hecho humano.

    Lamentablemente, esta es la visión sobre la que se construyen los sistemas educativos actuales; todos ellos fundamentados en el uso de la razón y tratando de encontrar una forma científica de educar; es decir, buscando un método racional que garantice el aprendizaje. Aunque, como ya apuntan las neurociencias, no hay aprendizaje sin emoción y el Arte está más cercano a ella que la razón. No basta con el manejo racional de las emociones, eso que se conoce como inteligencia emocional, que solo palia pero no resuelve la gran ineficacia de nuestra forma de educar. El Arte y la Ciencia son dos formas diferentes de buscar, de obtener conocimientos. Una se apoya en la emoción y la otra en la razón. Pero hay razonamiento en lo artístico y emoción en lo científico. El gran problema de nuestras escuelas es ignorar que esta interrelación existe, actuar como si no existiera.
    http://www.otraspoliticas.com/educacion/el-metodo-artistico/