¿Cuál es el impacto que la edad de los profesores aporta a nuestro sistema educativo? Según los datos del informe “Education at a Glance 2013: OECD Indicators. (Panorama de la Educación 2013), podemos afirmar:

Primero.-En España, un 56% de los profesores en Educación Primaria tienen más de 40 años, mientras que en Educación Secundaria un 66% de los profesores están en este grupo de edad. El porcentaje de maestros mayores de 40 años es ligeramente más bajo que el promedio de la OCDE, 59%.  La distribución de ese  56% es la siguiente: el 24,6% están en el grupo de edad de 40‐49 años y 31,4% tienen más de 50 años, observándose por tanto una composición por edad bastante equilibrada en lo que respecta a la Educación Primaria.

Segundo.-En cuanto a la Educación Secundaria, el porcentaje de profesores mayores de 40 años aumenta en casi todos los países. La media de los países de la OCDE es de un 63,7% (un 28,1% tienen entre 40 y 49 años y un 35,7% tienen más de 50 años) En España un 66,2% de los profesores en Educación Secundaria tienen más de 40 años, 10 puntos porcentuales más que en Educación Primaria. Esta diferencia viene del grupo de edad de 40‐49 años que representa un 35,8%.

Tercero.-Se observan diferencias importantes entre los países que se podrían explicar a través de  variaciones en la población y en su estructura por edad, de la duración de la Educación Terciaria o Superior, de las condiciones laborales y salariales de los profesores.

Cuarto.-Sobre la evidencia empírica del impacto de la edad de los profesores en el rendimiento académico de los alumnos y basados en el estudio de los profesores  Anghel, B. y Cabrales, A. (2010): “The Determinants of Success in Primary Education in Spain”, Documento de Trabajo FEDEA No. 2010‐20; podemos concluir que la edad media de los profesores que imparten docencia en 6º curso de primaria es estadísticamente significativa, presentando un efecto positivo: cuanto mayor es el profesor, mejor es el rendimiento de los alumnos en su clase. Sin embargo, la magnitud del efecto es bastante pequeña: elevar la edad de los profesores en 5 años mejoraría el rendimiento de una clase desde el 45º percentil hasta aproximadamente la mediana en la prueba de dictado y desde el 65º percentil hasta el 75º percentil tanto en matemáticas como en lengua.

Una explicación probable de este resultado es que los profesores con mayor antigüedad tienen prioridad para elegir colegio. Por tanto, podrían ser capaces de seleccionar los mejores centros dejando los colegios de mayores problemáticas para los maestros más noveles e inexpertos.

Pero…¿los mejores profesionales no deberían impartir clase en aquellos centros más necesitados, precisamente, de docentes con calidad y valor añadido? Otra falla del sistema que no centra el interés superior del menor sobre cualquier otro tipo de aspiración legítima.

Compartir
POST ANTERIORUN MOOC NECESARIO. LAS PREGUNTAS DE PISA Y TIMSS: UNA PRÁCTICA PARA EL AULA
SIGUIENTE POSTrEDUvolution
Francisco Javier Fernández Franco, es funcionario del cuerpo de inspectores de educación con destino en la Delegación Territorial de Sevilla. Diplomado en maestro de EGB en las especialidades de primaria, educación física y pedagogía terapéutica. Licenciado en psicopedagogía y experto universitario en psicología del deporte y la actividad física. Articulista en varias revistas especializadas en temas educativos y ponente en seminarios y cursos de formación en diferentes instituciones relacionadas con el sistema educativo.
  • Santi

    Claro que los maestros eligen los cursos menos problemáticos en función de la experiencia. Pero si que estoy de acuerdo en que los mejores docentes vayan donde hay más problemáticas para poder contribuir a mejorar la situación. Pero por desgracia esto no pasa!!!

  • Josep Maria Turuguet Salgado

    Estoy de acuerdo en lo general. Quizá habría que contar con que el profesor mayor se siente con menos salud y menos fuerzas (aunque sin exagerar). Pero también debería procurarse que la experiencia revirtiera de una manera intensiva en la formación inicial. Es decir, profesores jóvenes con visión profunda y bien fogueados (por las prácticas y el DIR). Yo tengo la sensación de tener a los 60 la visión que tal vez debiera haber tenido a los 30. También debería poder aprovecharse la experiencia de determinados profesores entrados en muchos años reduciendo sus horas lectivas para que tutorizaran a profesores jóvenes. Creo que hay mucho margen para la innovación.

  • Pingback: ¿QUÉ HACER CON LOS MEJORES? - INED21()