En un post previo, comenzamos a visionar una serie de disertaciones sobre “pedagogía de la lectura”, de la mano del escritor colombiano Marco Antonio Valencia Calle. En el post de hoy, volvemos a reflexionar sobre el contenido de su magisterio. En esta ocasión, en lo tocante al tema de la promoción de la lectura en la etapa escolar.

¿Se puede leer cuando uno se siente acosado? ¿Es plausible poner en marcha un plan lector cuando en el contexto de la escuela predomina la violencia? A estos y otros interrogantes intenta dar respuesta el vate en este vídeo.

En ocasiones, se prefigura que aprendemos a leer para estudiar, para aprobar, para contentar a nuestra familia y se olvida con ligereza que: “No aprendemos a estudiar y a leer para resolver tareas, aprendemos a leer para la vida”. Ahora bien, todos los agentes sociales deben estar preparados y concienciados para asumir esta premisa vital.

¿La inversión que conlleva a una persona aprender a leer puede conducirla al éxito? ¿O se ha convertido la lectura en un elemento baladí para la instrucción del ser humano? ¿Cuál es la figura del padre, de la madre de familia en este proceso? ¿De qué depende la pasión lectora? ¿Qué enseña la literatura clásica?

Sin duda, las respuestas a todas estas preguntas atañen de manera directa a la comunidad escolar y suponen materia de estudio para profesores, bibliotecarios y directivos de los colegios e institutos de nuestra comunidad.

Dejo tres citas para la reflexión:

“No aprendemos a estudiar y a leer para resolver tareas, aprendemos a leer para la vida”

“Maestro que no lee, no es maestro: perdió su horizonte, perdió su dimensión de ser, perdió su trabajo intelectual ante los niños”

“La conexión espiritual que tiene un maestro con el niño es fundamental: cuando un niño ve a su maestro leer, este está dando ejemplo”.