Desde hace tiempo me suelen invitar a dar charlas, seminarios o conferencias en colegios y otras instituciones educativas sobre la prevención de riesgos en el uso de las tecnologías en niños, adolescentes y jóvenes. A las mismas suelen acudir personas adultas (padres, madres, docentes) que suelen quedar sorprendidos de los efectos no sólo benéficos, sino también perversos que tienen potencialmente ciertas conductas que desarrollamos con las TIC. Son charlas muy básicas sobre las características e impactos sociales y culturales de la tecnología, pero que cumplen el papel de ayudar a tomar conciencia de que la tecnología no es neutra ni aséptica, y que, como cualquier otra obra humana, está cargada de ideología, de valores e intereses. Mis conversaciones y debates con las familias siempre me sorprenden por el interés que muestran los asistentes y el impacto que les produce descubrir fenómenos como la intoxicación informativa o la pérdida de la privacidad al usar la tecnología.

En la última conferencia que tuve hace pocos días atrás, en mi ciudad de La Laguna (Tenerife), uno de los asistentes a la misma -profesor en el campo de la Educació de Adultos- me sugirió la posibilidad de grabar o registrar un vídeo dirigido precisamente para el alumnado adulto -configurado por personas de edades muy variadas desde los 16 hasta los 70 años- ofreciendo algunos consejos de utilización de las TIC (móviles, Internet, tablets, videojuegos, etc.).

En consecuencia, sin pensarlo mucho, me metí en los estudios de grabación de mi universidad (ULLMedia), y he generado este video educativo, con licencia Creative Commons, dirigido a cualquier padre, madre, abuelo o abuela, profesor, profesional, joven o persona interesada en conocer algunos de los efectos más llamativos sobre el uso (pero también abuso) que pueden hacer los niños y no tan niños con las tecnologías digitales.

El vídeo tiene una duración de 20 minutos aproximadamente y está concebido como un recurso educativo abierto no sólo para obtener información, sino también para propiciar el debate y la reflexión en jóvenes sobre esta problemática bien en el contexto del hogar, del aula o de cualquier otra situación de educación informal.