«¿Son los objetivos de desarrollo sostenible un reto alcanzable?». Trabajo sobre los objetivos establecidos por la ONU. Torneo «Jóvenes Promesas» en el año 2016. Alumnado de 4º de ESO del IES Cristóbal de Monroy. Alcalá de Guadaíra (Sevilla).

Profesora: Ángela María Ramos Nieto

El presente trabajo sintetiza las aportaciones del alumnado de 4º de ESO, tras una tarea previa basada en la argumentación: ¿qué es la tesis?, ¿en qué consiste argumentar?, ¿cuántos tipos de argumentos existen? Para ello trabajamos con varios textos y se les pidió también que elaboraran otros en los que incluyeran el mayor número posible de argumentos diferentes.

Después de plantear en clase la pregunta que se nos lanzaba: «¿Son los objetivos de Desarrollo Sostenible un reto alcanzable?», el alumnado, repartido en pequeños grupos, eligió un punto  de los diecisiete establecidos por la agenda de la ONU. A continuación, se documentó sobre dicho aspecto, tomando como referencia la fuente documental aportada, así como otros enlaces de interés.

Tras esto, cada grupo de alumnos realizó en clase la exposición del punto que había seleccionado y abordamos la puesta en común de las  ideas más importantes mediante lluvia de ideas. Para ello, tal y como se nos proponía en las bases del Torneo Jóvenes Promesas, era necesario desarrollar la argumentación que sustentara dos tesis contrarias: una a favor de la pregunta que se nos lanzaba  y otra en contra.

Una vez elaboradas ambas líneas, de nuevo mediante lluvia de ideas, el alumnado fue identificando el tipo de argumentación aportada para cada una de ellas.  Finalmente, se procedió a redactar por escrito las dos líneas argumentales, no sin antes redactar un marco sobre el que irían ancladas ambas tesis y que decidimos titular “Análisis de la problemática”.

1

Breve análisis de la problemática

Actualmente, gracias al desarrollo tecnológico, tenemos la posibilidad de conocer  qué ocurre en  cualquier parte de nuestro planeta. Por tanto, ya que poseemos herramientas que nos permiten saber y analizar la realidad desde una perspectiva objetiva y crítica, es de suma importancia que exista una auténtica coordinación entre las distintas intervenciones políticas que rigen cada país. Solo si conseguimos una alianza internacional sólida y coherente, podremos alcanzar de forma satisfactoria las metas establecidas por la ONU.

El apoyo del  Programa de las Naciones Unidas para los Objetivos del Desarrollo del Milenio convierte las alianzas entre países en el eje central para alcanzar la meta. Consideramos de vital importancia la aportación no solo de los gobiernos, sino de otras agencias de Naciones Unidas, instituciones financieras internacionales, agencias bilaterales y la sociedad civil, porque mejorar el planeta es tarea de todos.

En septiembre de 2013, el Presidente de la Asamblea General de la ONU  organizó el evento  «Hacia el logro de los ODM». Ban Ki-moon, Secretario General, presentó a los Estados Miembros su informe «Una vida digna para todos». En el documento final, adoptado por los Estados Miembros, los líderes mundiales renovaron su compromiso para lograr metas establecidas.

En septiembre de 2015 se celebró una Cumbre Especial sobre Desarrollo Sostenible y desde el  año 2016 ha entrado en vigor oficialmente la Agenda 2030 que marcará durante los próximos 15 años las pautas para construir un mundo más equitativo. Para ello es imprescindible, como subraya Ban Ki-moon, aplicar políticas ambiciosas.

Consideramos que el germen de dichas políticas debe residir en la conciencia social generada a través de un nuevo concepto de Educación que permita construir un mundo más justo en el que todos los seres humanos puedan vivir con dignidad.

2

Desarrollo de la línea argumental «A favor»

Esta  tesis defiende que  las metas establecidas por la ONU son realizables con base en los siguientes argumentos:

La Educación, pilar básico para alcanzar todos los demás objetivos, ha mejorado a nivel mundial. Con respecto a la Enseñanza Primaria Universal, la tasa de alfabetización de los jóvenes entre 15 y 24 años ha aumentado globalmente de 83% a 91% entre 1990 y 2015. Este dato incide en que la brecha de alfabetización existente  entre hombres y mujeres haya disminuido, favoreciendo así  la Igualdad de Género. En los últimos 20 años las mujeres han ganado terreno en la representación parlamentaria en casi el 90% de los 174 países para los que se dispone de datos.

Gracias también a la Educación, los índices de pobreza extrema se han reducido a más de la mitad desde 1990. Regiones como Asia Central y Oriental, el Caribe y América Latina han avanzado muchísimo en la erradicación del hambre extrema. Uno de los ejemplos concretos del logro es Brasil. En el año 2012, este país, el más grande de Sudamérica con 194 millones de habitantes, consiguió que al menos «un 53% de su población formase parte de la clase media». Así lo refleja el Economy Wath. Además, según la Agencia EFE, también redujo la pobreza desde el 24,95% de la población hasta el 10,01 % en 2013. Los datos referentes a ese año muestran que se invirtió un 5,2 de PIB en Educación, cifra superior a la media de la OCDE.

Por otra parte, la Educación también está siendo la clave para reducir la mortalidad infantil. Un dato importante es que el índice mundial de mortalidad infantil se ha reducido de 90 a 43 muertes por cada 1.000 niños nacidos vivos entre 1990 y 2015. Por tanto, ha disminuido en más de la mitad. Además, desde 1990, la tasa de mortalidad materna también constituye un 45% a nivel mundial. Al hilo de lo expuesto, un comunicado de prensa conjunto de OMS, UNICEF y Grupo del Banco Mundial, basado en estudios publicados por la ONU, reveló que las tasas de mortalidad de menores de cinco años descendieron en un 49 % en el periodo comprendido entre 1990 y 2013. Las estimaciones realizadas en el informe de 2014 Niveles y tendencias en la mortalidad infantil concluyeron que en 2013 hubo un descenso de 200.000 muertes con respecto a 2012. El Plan de acción para todos los recién nacidos desempeña un papel importantísimo al respecto. En palabas de la Dra. Flavia Bustreo, subdirectora General de la OMS:

«La comunidad mundial se halla en posición de poder poner fin a las muertes maternas, neonatales e infantiles prevenibles en el curso de una generación. (…) Sabemos lo que hay que hacer y cómo hay que hacerlo. El desafío ahora consiste en pasar de los planes a la acción. Es muy satisfactorio ver que países como la India comienzan a tomar la iniciativa».

Entre las conclusiones que destacan del informe sobre mortalidad infantil, quizá, la más relevante sea que «Ocho de los 60 países designados como ‘países de mortalidad elevada’ han alcanzado ya, o incluso superado, la meta del ODM (una reducción del 67%)».

Por otra parte, las vacunas contra el sarampión han evitado casi 15,6 millones de muertes. En relación con este dato, recientes investigaciones revelan que los hijos de madres con estudios primarios tienen más probabilidades de sobrevivir que los niños de madres sin alfabetizar.

Por ello insistimos en el papel que la Escuela y la Alfabetización desempeñan dentro de las metas trazadas por la ONU, tal y como señalábamos en el análisis de la problemática.

Con respecto al SIDA, paludismo y otras enfermedades, los datos también son positivos. Se estima que entre 2000 y 2013 se salvaron 37 millones de vidas mediante intervenciones de prevención, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis. La tasa mundial de mortalidad por tuberculosis cayó en un 45% y la tasa de prevalencia en 41% entre 1990 y 2013.

Por otra parte, queda demostrado en numerosos estudios que «la Educación aumenta la productividad económica, reduce la pobreza, disminuye la mortalidad maternoinfantil  y ayuda a mejorar la nutrición y la salud». En relación con este aspecto, el uno de marzo de 2015 se celebra el día de la Cero Discriminación bajo el lema «Ábrete al mundo, tiende la mano».

Dicho lema, coordinado por el Programa Conjunto de la ONU sobre el VIH-SIDA,  muestra la importancia de la Educación como vehículo para conocer el mundo y fomentar la concienciación social.

Al hilo de lo expuesto, subrayamos que Ecología, Educación y conciencia social constituyen un triángulo imprescindible para asegurar los derechos básicos de todas las personas en nuestro planeta, como destaca el profesor universitario Carlos Osorio en su estudio Ética y Educación en Valores sobre el Medio Ambiente para el siglo XXI.

En este sentido, prácticamente se han eliminado las sustancias que agotan la capa de ozono desde 1990 y se espera que ésta se recupere a mediados del siglo actual. Destacamos que 147 países han cumplido con la meta del acceso a una fuente de agua potable, 95 países han alcanzado la meta de saneamiento y 77 países han cumplido ambas.

Además, el acuerdo establecido en París en enero de 2016 (COP21) supone un «avance histórico para el clima». Dicho acuerdo  tiene como objetivo contener el aumento de la temperatura media muy por debajo de los 2 ºC con respecto a los niveles preindustriales, así como continuar con las actuaciones llevadas a cabo para limitar el aumento de la temperatura a 1.5 ºC.

Por ello, se contempla que cada país revise cada cinco años sus compromisos para reducir sus emisiones de GEIS. «Los 195 Estados Partes en la negociación se han comprometido a formular estrategias de desarrollo bajas en emisiones de GEIS a largo plazo. Es la primera vez que se logra un acuerdo universal en la lucha contra el cambio climático».

La erradicación de la Contaminación a nivel mundial no podría ser posible sin los diversos planes y programas  educativos que se están desarrollando en la Escuela.

Entre las medidas actuales concretas, Holanda propone la creación de carriles para las bicis sin cortar árboles, construidos a base de fibra de madera y resina orgánica. Además, destacamos la puesta en marcha de actuaciones  para aplicar las energías renovables, así como el actual fomento  del uso del transporte público.

Por otra parte, la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible contempla subrayar aún más un sistema comercial y financiero abierto, aliviar la deuda de los países en desarrollo, e incrementar el acceso a medicamentos asequibles, entre otros.  Para conseguir esta Alianza Mundial entre países consideramos de vital importancia el ejemplo de distintas personalidades que luchan día tras día por la Educación. Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz,   defiende  la Igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres a través de una  Escuela  que garantice los derechos de todos los seres humanos a formarse y anima a un acuerdo entre Oriente y Occidente que garantice este derecho:

«La Educación no es oriental ni occidental, la Educación es Educación y es el derecho de cada ser humano».

Al hilo de lo expuesto, resulta de especial importancia que existan documentales educativos que alerten sobre el comercio ilegal de personas  ya que, como afirma Gary Bécker, premio Nobel de Economía: “el mayor tesoro de una sociedad es su capital humano”. Por tanto, debemos seguir velando porque ese capital aprenda valores éticos y cívicos que solo son alcanzables a través de la Educación.

Algunas de las propuestas que esperamos conseguir son:

Garantizar la igualdad de oportunidades mediante la eliminación de las leyes discriminatorias y la promoción de políticas adecuadas.

Velar por una mayor representación y voz de los países en desarrollo en la adopción de decisiones para que éstas sean más eficaces, fiables y responsables.

Facilitar la migración y la movilidad en condiciones seguras mediante la aplicación de políticas migratorias planificadas y bien gestionadas.

Alentar la asistencia oficial para lugares con mayores necesidades, como África, los pequeños estados insulares en desarrollo y los países en desarrollo sin litoral.

Estas medidas y muchas otras serán posibles si luchamos para que todas las personas accedan a una Escuela de calidad basada en el desarrollo de valores éticos.

3

Desarrollo de la línea argumental «En contra»

«El progreso se ha convertido en algo así como un persistente juego de las sillas en el que un segundo de distracción puede comportar una derrota irreversible y una exclusión inapelable».

Zygmunt BAUMAN: Tiempos líquidos. Barcelona, Tusquets Editores, 2013 (página 21).

Como subraya el pedagogo y formador Salvador Rodríguez Ojaos, La Educación ha estado planificada para un mundo previsible. En cambio, la escuela que debemos construir  ahora necesita responder al mundo cambiante que nos define. José Antonio Marina afirma que la Escuela debe adaptarse a la realidad y formar a alumnos que, lejos de recitar contenidos memorísticos, planteen soluciones creativas a los conflictos y demuestren que saben pensar.

Esta tesis sostiene que los objetivos establecidos por la ONU no son un reto alcanzable. No estamos apostando por dar un giro al concepto de Educación. Un  ejemplo de que no hemos cambiado nuestro enfoque educativo se aprecia en la desigualdad existente por cuestiones de género, raza o clase social.

Las mujeres siguen sufriendo discriminación para acceder al trabajo y  participar en la toma de decisiones privadas y públicas.

Tienen mayor probabilidad de vivir en la pobreza que los hombres. En América Latina y el Caribe, la proporción entre mujeres y hombres en hogares pobres aumentó de 108 mujeres por cada 100 hombres, en 1997, a 117 mujeres por cada 100 hombres, en 2012, a pesar del descenso en las tasas de pobreza.

En pleno siglo XXI, en los países desarrollados, las mujeres continúan en desventaja en el mercado laboral. En todo el mundo, cerca de las tres cuartas partes de los hombres en edad de trabajar participan de la fuerza laboral, en comparación con solo la mitad de las mujeres. Globalmente, ellas ganan un 24% menos que ellos. En muchos países del mundo el trabajo de la mujer no es valorado porque se  identifica solo con el papel de madre y cuidadora.  Además, en el 85% de los 92 países para los que se dispone de datos sobre las tasas de desempleo por nivel de educación, las mujeres con educación avanzada tienen tasas de desempleo mayores que los hombres con igual formación.

Al hilo de lo expuesto, en países asolados por un conflicto bélico, como el caso de Siria, las niñas de 12 y 13 años son obligadas a casarse con hombres mucho mayores que ellas, abandonando la llave que puede salvar su futuro: la escuela. Tal y como destaca Malala Yousafzai  los países más ricos deberían pagar 1300 millones de euros «para abrir las escuelas a toda una generación perdida de niños sirios».

Recientemente, la ONU ha  expuesto en varias ocasiones la falta de implicación de los países de la UE con respecto al tema de los refugiados, subrayando la especial situación de  mujeres y  niños.  Además, José Antonio Bastos, presidente de ‘Médicos sin Fronteras’ en España considera «una vergüenza» que  países europeos se nieguen a  acoger a refugiados.

También subraya que el debate de las vacunas es propio de sociedades con un alto índice de alfabetización que «no han visto, como hemos visto nosotros, morir a niños de sarampión o de otras enfermedades transmisibles». Por último, concluye:

«Queremos recordarle a Europa que tiene una responsabilidad enorme. Lo que sucede en el Mediterráneo tiene un enorme parecido con lo que ocurre con los emigrantes centroamericanos que huyen de la violencia para llegar a EEUU y se juegan ser víctimas de las bandas brutales del crimen organizado».

Por otra parte, Peter Sutherland, representante especial de la ONU para la migración, destacó que el levantamiento de vallas y cierre de fronteras suponen un riesgo  para la integración en la UE, no solo de los refugiados sino también de los inmigrantes.

Además, recordó que “está estadísticamente probado que los inmigrantes aportan más a las sociedades que los acogen con respecto a los recursos que se destinan”. Su discurso fue contundente: “No puede ser que algunos países estén optando por  vías como acoger solamente a refugiados cristianos. ¿En qué siglo viven?”.

Los hechos demuestran que las desigualdades sociales perjudican a la calidad de las relaciones en los ámbitos públicos y al sentimiento de realización y autoestima de las personas. Por tanto, la desigualdad social incide en la salud y, por consiguiente, en la calidad de vida.

Un claro  ejemplo de la desigualdad  es Haiti, que en 2012 a alcanzó una tasa oficial de pobreza de 58’7% (casi 6 millones de personas) y una tasa de extrema pobreza de 23’9. Aunque hayan pasado ya más de cinco años después del seísmo, la enorme desigualdad social impide que el país progrese. En este sentido, una Educación igualitaria permitiría erradicar la desigualdad.

Por todo lo expuesto, un nuevo concepto de Escuela conseguiría los siguientes avances:

Alfabetizar a los grupos para más desfavorecidos socialmente: mujeres, discapacitados, niños, minorías étnicas o tribus.

Entender el mundo desde una perspectiva que establezca límites planetarios: los patrones de consumo de los países ricos limitan la capacidad de acceso de los países pobres a los recursos naturales. Además, los países ricos están incidiendo directamente en el deterioro del Medio Ambiente. Para acabar con ambas situaciones, la Educación debe fomentar los derechos sobre los recursos naturales para la población que vive en pobreza extrema.

Al hilo de lo expuesto, resulta imprescindible el desarrollo de planes educativos que fomenten una industria  ecológica y eficiente que permita crear empleos menos contaminantes.

Este punto está directamente relacionado con otro de los Objetivos de la ONU: «Producción y consumo responsable». Según la Declaración Oficial de Naciones Unidas, «una de las principales causas de que continúe deteriorándose el Medio Ambiente son las modalidades insostenibles de consumo y producción, particularmente en los países industrializados».

No podemos obviar que, cada vez que consumimos, no estamos pagando el producto con nuestro dinero sino con las horas de trabajo necesarias para conseguir ese dinero. Por tanto, resulta imprescindible fomentar una Educación basada en el ahorro y el consumo de lo realmente necesario.

La  asignatura de Economía jugaría un papel importante desde los primeros niveles educativos. Además, la Educación debería adquirir un compromiso ético que nos ayudase a priorizar las necesidades básicas, consumir productos con menores impactos ambientales, reducir el consumo de los recursos naturales y evitar el derroche de un bien natural y universal como es el agua. En el trabajo «Derecho humano al agua potable» se reconoce el acceso al agua potable como derecho humano universal, pero una parte importante de África carece de este derecho.

Por otra parte, los medios de sustento de más de 3000 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y costera, pero la contaminación marina está llegando a niveles alarmantes. Muchas personas desconocen que los océanos constituyen la mayor fuente de proteínas del mundo. Es fundamental mejorar la conservación y el uso sostenible de los océanos y sus recursos aplicando el derecho internacional reflejado en la en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, como se recuerda en el párrafo 158 del documento «El futuro que queremos».

El informe «Evaluación de los Ecosistemas del Milenio-Informe de Síntesis» señala que el estado de degradación de los ecosistemas impedirá que se alcancen los Objetivos del Desarrollo del Milenio que persigue la ONU.

Para mejorar nuestro ecosistema es necesaria la más sincera concienciación sobre los daños ocasionados por el beneficio económico del hombre, que transgrede los derechos de los seres vivos que habitamos el planeta y no repara en los problemas de la Contaminación, extinción de especies, caza y pesca indiscriminada, deforestaciones, etc.

No será factible ningún cambio auténtico si

la ambición económica prevalece sobre la ética

Resulta imprescindible, desde muy temprana edad, educar a la ciudadanía en la importancia de unos valores éticos para conseguir, a largo plazo, que la Escuela ocupe el lugar que le corresponde dentro de la sociedad. Pero, ¿Cómo lograr este meta en un mundo en el que existe un comercio ilegal de personas? ¿Cómo concienciar a los países ricos de la necesidad de renunciar a sus intereses para mejorar el planeta?

La Educación no puede ser, como ocurre hasta ahora, un instrumento al servicio del poder y de las empresas sino:

El vehículo para formar seres libres,

pensantes e iguales en derechos


Fuente documental básica


Otros enlaces de interés

Compartir
POST ANTERIORMIEDO Y LOS DIEZ TALENTOS EMPRENDEDORES
SIGUIENTE POSTPACKAGING O FALSO MARKETING EDUCATIVO
Ángela María Ramos Nieto es licenciada en filología hispánica por la Universidad de Sevilla, donde realizó algunos cursos de doctorado. Compaginó su formación lingüística con sus estudios musicales en el Conservatorio de la capital hispalense. Es autora del poemario ‘Amanece’, publicado en Nuevos autores de la poesía española, y del libro El latido del aula. Desde el año 2005 ejerce como docente en la Enseñanza Pública. Actualmente imparte clases de Lengua castellana y Literatura en el IES Pablo Picasso de Sevilla, centro en el que ha obtenido su actual destino definitivo mediante el concurso de traslado para funcionarios de carrera dependientes de la Consejería de Educación. Ha publicado varios artículos en diversos medios digitales y ha participado en numerosos congresos, simposios, jornadas, talleres, seminarios y cursos. Durante el curso escolar 2015-2016 colaboró con el Centro de Formación del Profesorado de Alcalá de Guadaíra. Además coordinó ,en los dos últimos años, dos grupos de trabajo sobre competencia comunicativa que obtuvieron, en ambas ocasiones, valoración cualitativa por la buena praxis desempeñada. Durante este curso compagina su labor docente con la implicación en el Proyecto Lingüístico de Centro.