«Madera de eucalipto quemada». Un relato sobre los orígenes y las identidades. Por Ennatu Domingo

/

En Madera de eucalipto quemada, Ennatu Domingo nos hace un desgarrador relato de las vivencias que tuvo en su país, Etiopía, durante sus primeros cinco años de vida.

Duele leer sobre la miseria en la que se veían envueltos, los malos tratos a las mujeres, el poco apoyo a las niñas, el nomadismo forzado en busca de trabajo…

madera de eucalipto quemada

Sinopsis de Madera de eucalipto quemada

Ennatu Domingo, niña etíope de cinco años, no de siete (como lo atestigua el estudio de su muñeca) nos relata sus vivencias en el tiempo que vivió en su país, a principios de los años 2000, antes de ser adoptada por una familia catalana.

Ya en su edad adulta se sigue preguntando por las circunstancia que hacen que la población rural de Etiopía viva en estas circunstancia tan desfavorables, especialmente las mujeres.

Analiza cómo se vive con más de una identidad y qué significa perder y recuperar la lengua de su infancia.

“La riqueza del testimonio de la autora puede ayudar a deconstruir las visiones paternalistas y eurocentristas que todavía imperan hoy en día, acercando el lector al nomadismo de la autora y haciéndolo viajar con ella a través de los diferentes niveles de narración intercalados”.

(Navona, 2022) 

Su lectura es ágil y amena, a pesar del drama que nos va narrando.

Ennatu Domingo, autora

Nació en Etiopía en 1996.

Licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de Kent en Canterbury (Inglaterra) y máster en Conflicto Internacional y Seguridad por la Universidad de Kent en Bruselas.

Ha trabajado como becaria en el International Crisis Group (ICG), en la sede de Nairobi (Kenya).

Obtuvo una Beca Schuman para trabajar en el Departamento de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo de Bruselas, en el ámbito de las relaciones entre la Unión Europea con los países de África, el Caribe y el Pacífico; y, actualmente, es asistente de investigación del think tank European Center for Development Policy Management (ECDPM), en la sede de Maastricht (Holanda).

Así se presenta ella misma en el siguiente vídeo:

Reseña

La autora nos acerca con este relato en primera persona a su realidad desde un punto de vista crítico. No quiere perder sus vivencias, ni su identidad, ni su idioma.

Se siente bien con su nueva familia catalana pero no quiere olvidar a su madre y a su hermano, fallecidos los dos por culpa de la miseria en la que vivían. 

Fue adoptada por una familia  que supo respetar sus orígenes, que le proporcionaron lecturas de su país para que no lo olvidara, que visitaban su país en verano, que se ponían en contacto con familias en situaciones similares…

madera de eucalipto quemada

Esta circunstancia ha influido para que esta niña, ya en edad adulta, no olvide sus primeros años de vida y haya querido contar al mundo todo lo que pasó para sobrevivir en un mundo injusto donde no se respeta a las mujeres y donde hay que luchar cada día por la supervivencia de la familia.

En la narrativa, Ennatu Domingo ha querido conservar las palabras claves de su idioma quizás para darle más identidad al texto. Al final del libro tenemos un glosario en el que se nos explica cada una de ellas para que no haya confusiones.

Ennatu Domingo ha estudiado Ciencias Políticas porque le sigue preocupando la situación en la que vive su país.

“A los veinticuatro años me encontraba a más de cinco mil kilómetros de distancia de Etiopía, los pueblos de mi infancia estaban siendo bombardeados y nunca me había sentido tan confundida sobre mis raíces”.

Confiesa que se le encogía el estómago cuando veía Dansha y Humera (pueblos en los que había vivido de pequeña) convertidos en noticias internacionales.

Sus padres catalanes insistían en que tenían que volver a visitar los lugares en los que había vivido en su infancia nómada. Así, con diez años estuvo de viaje recuperando sensaciones e imágenes. A la vez le produjo sufrimiento al ver que había perdido su lenguaje amárico.

“Sentía que me habían desarraigado y “trasplantado” a una sociedad en la que prácticamente me resultaba imposible encontrar modelos… quizás, sin quererlo había iniciado una resistencia silenciosa. Resistencia al olvido”.

Para no olvidar y para hacer visible este mundo tan desconocido, se dispone a alzar la voz y contarnos su historia, la de su pueblo, la de su familia de origen.

“Ella solo tenía dieciocho años cuando yo nací en un gojo, un pequeño poblado con apenas cinco casas de adobe y techo de madera y paja, donde destacaba un majestuoso warka, el árbol centenario que había resistido a las masivas plantaciones de eucaliptos, que crecen más rápido y producen más madera. El olor a madera de eucalipto quemada lo impregnaba todo”.


También puede ser de tu interés:

Contar es escuchar (Sobre la escritura, la lectura, la imaginación). Por Ursula K. Le Guin.


Un libro estremecedor que te hace reflexionar sobre las injusticias que se dan en este mundo que vivimos.

Un testimonio valiente que hace reflexionar sobre los orígenes, las identidades múltiples, las desigualdades, el feminismo, el racismo y la importancia de las lenguas para saber quiénes somos.

En el siguiente vídeo, Ennatu Domingo nos presenta su propio libro “Madera de eucalipto quemada”.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 5)