«Contar es escuchar» (Sobre la escritura, la lectura, la imaginación). Por Ursula K. Le Guin

/

Emocionarte y disfrutar con la lectura que proporciona Ursula K. Le Guin en su libro Contar es escuchar creo que ha sido el objetivo principal de la autora cuando se pone a desarrollar una idea, unos personajes, un ritmo, una acción, un paisaje…

Este libro es una recopilación de otros escritos e intervenciones de la propia autora en prensa, talleres, encuentros… y están elegidos magistralmente para el disfrute de las personas lectoras.

contar es escuchar

Sinopsis de Contar es escuchar

«Escuchar es un acto de comunidad que requiere un lugar, tiempo y silencio. Leer es una manera de escuchar».

Ursula K. Le Guin reúne en este libro sus textos de no ficción en un diálogo con el lector sobre asuntos tan aparentemente dispares como:

  • La belleza.
  • La vejez.
  • La naturaleza.
  • El arte.
  • O la política.

Y de la influencia en su vida y en su obra de autores como:

  • Virginia Woolf.
  • Tolstoi.
  • Tolkien.
  • Mark Twain.
  • O Borges.

Sobre todos ellos, sobrevuela la necesidad de la imaginación como supervivencia.

«Creo que la imaginación es la herramienta singular más útil que posee la humanidad».

Contar es escuchar es adentrarse en un territorio asombroso, cargado de lucidez, coherencia y valentía. Escrito en plena madurez creativa, la autora dibuja en este libro el resumen de una vida dedicada a la literatura y al activismo social.

Círculo de Tiza, 2018

En esta obra, Le Guin muestra su faceta más personal a través de sus lecturas, sus vivencias y su forma de abordar la escritura.

Ursula Kroeber Le Guin, autora

Ursula Kroeber Le Guin, escritora estadounidense, nacida en Berkeley (California) en 1929, fallecida en Oregón, en 2018. Ha cultivado tanto la narrativa, en forma de novela y cuento, como la poesía y la crítica.

Su amplia obra ha merecido múltiples galardones. En 2003 fue elegida Gran Maestro por la SFWA, la asociación norteamericana de escritores de ciencia ficción. Fue la primera mujer en obtener este premio.

Se describe como una persona:

«Feminista, conservacionista, ecologista, norteamericana, apasionadamente comprometida con la literatura, paisaje y vida de la Costa Oeste».

Licenciada en Antropología, Le Guin ha trasladado su interés por la sociedad humana, su evolución y origen, a la mayor parte de su producción literaria, así como sus convicciones feministas, taoístas y anarquistas. Defensora de las ideas de igualdad, cooperación, apoyo mutuo y rechazos a las ideas de poder, expresadas ampliamente en sus escritos.

Reseña de Contar es escuchar

Alguien, que no recuerdo, recomendó este libro en Twitter y me llamó la atención solo por el título, me dispuse a comprarlo (febrero 2022) y lo coloqué en mi montaña de pendientes de lectura ya que suelo leer en orden de llegada. Después de leerlo pienso que me debería haber saltado ese orden que me tengo impuesto ya que su lectura ha sido un verdadero disfrute.

contar es escuchar

La obra “Contar es escuchar” de Le Guin está dividida en cuatro partes que ensamblan artículos, escritos y otras intervenciones en talleres, libros o prensa. Estas cuatro partes son: 

  • Cuestiones personales
  • Lecturas
  • Discusiones y opiniones
  • Sobre la escritura 

El texto de la presentación es ideal para que lo asuma una buena monologuista y lo difunda a los cuatro vientos. En él reivindica el papel de las mujeres, su presencia en la sociedad, que ninguna mujer tenga necesidad de aparentar ser un hombre para que se le valore su trabajo.

«De modo que cuando nací, en realidad solo había hombres. La gente se componía de hombres. Toda respondía al mismo pronombre, al masculino; he ahí quién soy, pues. Soy el masculino genérico, como cuando se dice: «Si un ciudadano necesita un aborto, tendrá que ir a otro estado», o: «El escritor sabe dónde aprieta el zapato». Ese soy yo, el escritor, él. Soy un hombre».

Nos habla en otro texto de sus antecedentes familiares y de cómo apareció en su familia el tío Ishi, un indio desarraigado de su tierra. Una lectura fundamental para comprender cómo se conquistó el oeste y quiénes son los norteamericanos.

Nos sigue hablando sobre sus bibliotecas y su deseo voraz de lectura porque nos dice que una biblioteca pública es un fondo público y el saber nos hace libres, el arte nos hace libres… Una gran biblioteca es la libertad porque leyendo no hay trabas para la imaginación y puede crearse un mundo justo donde las personas puedan vivir en paz y con respeto a los derechos humanos.

Siguen los relatos contándonos sobre su isla, alejada del completo tumulto urbanístico y de su concepción de las fronteras.

Todos los relatos tienen sabiduría, experiencia personal, cultura sabia de una persona que ha leído mucho, cierta ironía y un ritmo que te atrapa en la lectura. Transmite sensibilidad ante los momentos sociales que ha vivido la gente, se posiciona ante las injusticias y te lleva a la reflexión de las ideas que expresa sin cortapisas.

«Antes era demasiado respetuosa como para disentir de Tolstói, pero pasados los setenta años se me atrofió la facultad del respeto».

Con acierto y valentía nos entromete en el mundo de sus lecturas, nos va haciendo partícipe de sus opiniones y las fundamenta con esa ironía de la que previamente hemos hablado. Lecturas de juventud, relecturas bajo la perspectiva de género y sin ataduras de Dios.

«Me crié con tan poca religión como una liebre, y con toda seguridad he ahí un motivo por el que Mark Twain me resultaba tan sensato de niña»…

«Cuando renació el feminismo exhortó a las mujeres literarias a alzar la voz, a chillar de manera poco femenina, a pedir igualdad a gritos».

La literatura no debe perder su voz, es necesario que los autores y las autoras lean a sus lectores, que escuchemos sus voces.

  • A partir de la idea anterior se me ocurre el creciente éxito que están teniendo los audiolibros y si están narrados por el propio autor, mucho mejor.
  • Escuchar voces que te interpelan personalmente es una experiencia agradable y quizás un acicate para que las personas leamos más. Este tipo de audiciones te centra en la lectura y te hace sentir el ritmo del propio narrador y de su obra.
  • En discusiones y opiniones hace una crítica del sufrimiento de las mujeres (Pies de loto) para el placer de los hombres, lo mismo pasa con los tacones, las bailarinas… La tiranía de la belleza, las modas, enfrentarse ante el espejo de la vejez.

«… Hay algo en mí que no cambia, ni ha cambiado, a lo largo de todas las transformaciones notables, excitantes, alarmantes y decepcionantes que ha sufrido mi cuerpo. Hay una persona que no es solo el aspecto que tiene, y para encontrarla y reconocerla debo atravesar la superficie, mirar dentro, mirar en profundidad. No solo en el espacio, sino en el tiempo. No estoy perdida hasta que pierda la memoria… envejecer puede valer la pena si nos da tiempo a forjar un alma».

contar es escuchar


También puede ser de tu interés:

Detectives de la ESO (Los magos de la tiza:profesores que enseñan divirtiendo). Por Alejandro Galán.


Le Guin critica la electronificación de la escritura y la poca rigurosidad que se usa para escribir en Internet, a veces, como si fueran cotilleos sin contrastar; alimentando bulos inciertos, muy lejos de la responsabilidad que exige la letra impresa.

Más adelante nos habla de los géneros y los premios y hace un análisis detallado de los grandes premios otorgados a hombres y mujeres, incluso nos cuenta su experiencia como parte de un jurado en el que solo eran mujeres y se vieron obligadas a dar premios a hombres para que no las tacharan de feministas.

En la última parte del libro, sobre la escritura, nos habla sobre sus ideas para escribir, sus cuestiones de confianza, sobre los pasos a dar para escribir una historia, sobre el escritor y los personajes, sobre sus premisas impartidas en los talleres literarios, sobre el mercado de la escritura, sobre el nacimiento de sus ideas, su imaginación, de dónde saca sus ideas, el ritmo, los personajes, la historia

En esta última parte, Le Guin sigue manifestándose con confianza hacia el lector o lectora y va desnudando sus opiniones sobre su profesión de escritora, sin olvidar sus emociones y críticas ante ese mundo que la rodea al escribir y enseñar en los talleres literarios.

«Para escribir una historia tienes que confiar en ti mismo, tienes que confiar en la historia y tienes que confiar en el lector».

En definitiva, un libro del que se aprende y del que se pueden sacar muchas enseñanzas para escribir y estar en la vida.

Recomendable para el profesorado de Lengua y Literatura y para todas aquellas personas que se dedican a la escritura o que quieren empezar en esta andadura.

«La escritora en el trabajo 

es rara, extraña, particular,

sin duda, pero creo que no es

singular.

Tiende a lo plural.

Yo por ejemplo soy Ursula; señorita

Ursula Kroeber;

después, señora Le Guin;

Ursula K. Le Guin; esta última es

“la escritora”, pero ¿quiénes eran,

quiénes son, las otras?

Ella es la escritora

en el trabajo».

(Parte de un poema escrito en 1995 para la antología de Janet Sternburg)

En el siguiente vídeo de “Una bruja en Terramar», podréis conocer mejor a la autora, Ursula K. Le Guin:

“Literatura para oír” nos deleita con “El poder de los nombres” de Ursula K. Le Guin:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 6 Promedio: 4.8)