DESARROLLO COGNITIVO

La escuela es el primer sitio donde se socializa el niño o la niña, es el sitio en el que se va a dar cuenta que, además de su familia, hay otra gente en el mundo, es el sitio en el que empieza a convivir, donde experimenta y aprende que algo sucede de forma diferente en cuanto a toda la realidad que les rodea.

En las familias se ejercen influencias positivas o negativas en cuanto a la educación; siempre, bueno… no en todos los casos, es mucho el cariño que se le va transmitiendo en el círculo más cercano y eso favorece el desarrollo cognitivo del niño o la niña, su cerebro se va desarrollando en base a las interacciones que va teniendo con la gente que le rodea.

Cuando el hogar en el que se vive la primera infancia no es el adecuado, hay esa falta de amor y cariño, quedan vacíos en el propio desarrollo de la persona que al final pasarán factura en la vida adulta.

Por eso, cuando el niño o la niña empieza a formar parte de la comunidad educativa, debemos tener en cuenta cómo ha sido su primera enseñanza, cómo es su familia, qué valores se les está transmitiendo, cómo es su barrio, su localidad, qué gente está implicada en las organizaciones que tienen en cuenta la infancia, qué espacios marcan la vida de los niños y las niñas para la posterior evolución de sus conocimientos…

Cuando en algunas ocasiones las familias me preguntan sobre el colegio al que llevar a su hijo o hija, siempre les digo que debe ir al de su zona de referencia, al de su barrio, al más cercano que tenga a su domicilio, de esa forma empezarán a incluirse en su sociedad, en su contexto, con las ventajas de que tendrán amistades con las que relacionarse con facilidad.

Vygotsky nos dice que el desarrollo intelectual del niño no puede entenderse como independiente del medio social en el que está inmerso, entiende que el desarrollo de las funciones psicológicas superiores se da primero en el plano social y después en el nivel individual

La teoría de Vigotsky se basa principalmente en el aprendizaje sociocultural de cada individuo y por lo tanto en el medio en el cual se desarrolla.

«Los niños desarrollan su aprendizaje mediante la interacción social: van adquiriendo nuevas y mejores habilidades cognoscitivas como proceso lógico de su inmersión a un modo de vida. Aquellas actividades que se realizan de forma compartida permiten a los niños interiorizar las estructuras de pensamiento y comportamentales de la sociedad que les rodea, apropiándose de ellas».

Psicología y mente

IDENTIFICACIÓN CULTURAL

Si pasamos a la vida adolescente, las influencias contextuales marcan su educación. No es lo mismo que el adolescente se desarrolle en libertad, por ejemplo en un pueblo, a que esté viviendo en una gran ciudad, a veces en comunidades grandes en las que ni siquiera se conocen.

Las posibilidades de la gran ciudad son muchas y la oferta es variada, pero a la hora de moverse siempre tendrá más problemas, su autonomía será menor que en las localidades pequeñas, esas son las ventajas de vivir en sitios más pequeños.

Pero mi reflexión quiere ir por la importancia de tener en cuenta los contextos a la hora de hacer una programación educativa. No en todos los centros se puede trabajar de la misma forma, eso nos demuestra que el trabajo con libros de texto, de forma rígida, no se debe llevar a cabo porque varían las familias, varían los contextos culturales, varía la sociedad en la que se desarrollan las actividades, en las que viven las familias y esto va marcando unas señas de identificación cultural que no puede ser la misma en todos los centros. Es necesario contextualizar el desarrollo del aprendizaje a cada zona social y culturalmente.

La vinculación de los centros con su contexto, con su sociedad más cercana, garantiza el aprendizaje y la educación. Sabemos que las familias influyen mucho, también el profesorado, en la educación de la infancia y la adolescencia. Es necesario que las conozcamos para saber los porqués de los comportamientos habituales.

LA IMPORTANCIA DE LOS CONTEXTOS

Hace unos años, siendo profesora de francés en un centro público, observé en una sesión de evaluación que Pablo iba bien en todas las materias, pero que conmigo no trabajaba y suspendía, todo el profesorado compartía la opinión de que era un alumno bueno y que trabajaba a diario, cuando yo expresé que conmigo no hacía nada, hubo cierta extrañeza.

Ante tal situación lo primero que se me ocurrió fue llamar a su familia (siempre venía el padre y, además, era una persona comprometida, estaba entre las personas que más se preocupaban y trabajaban en la AMPA).

Hablé con Pedro, el padre, y le conté mi preocupación por el trabajo de Pablo en mi asignatura, preocupada del abandono por la misma, a sabiendas que en las otras materias iba bien, en algunas con notas altas, le mostré mi preocupación e intenté ver si él sabía la causa o qué le pasaba conmigo, la respuesta del padre fue fulminante:

«Pablo va bien en matemáticas y en lengua, ¿no?, para qué quiere saber francés, ¿él va a ir a Francia, quizás?». «Vale», le dije al padre, «ya sé lo que le pasa a tu hijo, no hay nada más que hablar».

SABER DE TODO

Evidentemente aquella conversación no terminó ahí, eso era un decir, estuve hablando un buen rato con Pedro y le comenté la importancia de las opiniones familiares con respecto a los estudios de su hijo, si en la familia solo se da importancia a unas materias esas son las que se van a transmitir como importantes a su hijo y eso no es educativo.

En el proceso de enseñanza aprendizaje el niño debe escuchar que es importante todo lo que hace en el centro educativo, que no hay unas materias más importantes que otras porque aún no se ha fraguado su futuro y porque es cultura general el saber de todo.

CONTEXTUALIZAR NUESTRA TAREA EDUCATIVA

Tanto en las familias como en la escuela, hay que ayudar al niño y la niña a que encuentre su verdadera vocación, su “elemento” como lo llama Robinson, esto significa que hay que trabajar en todas las materias para descubrir cuál de ellas va a hacerme sentir bien como persona en mi vida de adulto.

El objetivo del trabajo en el contexto por parte de la comunidad educativa formará parte de eso que queramos transformar porque el saber y la educación deben ser compartidos y es necesario devolver a la comunidad lo que ella nos ha dado, en algunos casos será para transformar y en otros para continuar con esa cultura que envuelve al barrio o ciudad.

Concluyendo, es necesario contextualizar nuestra tarea educativa para que el desarrollo de nuestro alumnado no esté ajeno al de su comunidad de referencia.

Compartir
POST ANTERIOROPORTUNIDADES DEL SISTEMA EDUCATIVO
SIGUIENTE POST‘FLIPPED LEARNING’, NOVEDADES QUE NO TE PUEDES PERDER
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.
  • Isabel maria

    Estoy de acuerdo porque creo que el medio en donde la gente vive influye de manera directa en la propia persona por ello de igual manera pasa en la educación. Los chicos que están acostumbrados a pueblos pequeños y se les manda a institutos o colegios de ciudades, lo más normal es que tengan problemas a la hora de adaptarse a esos cambios que conllevan conocer a muchas más personas, estar rodeados de otras maneras de vivir, etc… Lo puedo corroborar ya que esto me ha ocurrido a mí misma años atrás y sentí el agobio del que os he hablado, por eso podemos decir firmemente que los contextos influyen en la educación.

  • Alicia Rodríguez Mompeán

    Es cierto que el contexto social en el que se desarrolla el niño influye de manera muy directa en su aprendizaje. Por ello no entiendo como siguen habiendo padres, familiares o amigos del niño que en pleno desarrollo de su aprendizaje escolar les aconsejen que materias son más importantes o cuáles no, pues es lógico que todas son igual de importantes, aunque ya sea por cultura general.
    Mi opinión con respecto a este tema, y si en un futuro me dedico a la docencia, haría a los demás alumnos cómplices de esta historia. Considero que el alumno que no sienta interés por una asignatura debe de darse cuenta de que si que es importante, ya que los demás alumnos y compañeros la están estudiando, y con mucho empeño. Conocí un caso así, por ello considero que es buena opción.