¿Estamos mentalizados sobre lo que sabemos

y sobre que queremos llegar a viejos siendo longevos?

Dieta hipocalórica

Es el primer de los mandamientos de longevidad que no tiene relación con la mente o el alma. También es el mas fácil de cumplir y el más económico de todos. No más de 2000 calorías / día.

Actividad mental variada

Su mente racional debe estar siempre en activo, en total renovación. Solamente se oxida y muere lo que no tiene función. Estudie, investigue, pruebe cualquier opción que obligue a su mente a que permanezca en plenitud. Y eso durante toda su vida. Hay tanto que aprender

Capacidad de adaptación

Esto es, capacidad psicológica para adaptarse a la adversidad. Una de las características con que con mayor frecuencia nos sorprende  de las personas longevas es su capacidad de encontrar el lado humorístico de las situaciones difíciles. Cuando crea que en su vida todo va mal, piense en  las cosas que aun tiene (casa, comida, compañía…), y recréese en ellas para que el destino no se las quite.

Actitud de fe

Es decir, actitud de fe en uno mismo. Debemos estar seguros de nuestras capacidades, de nuestra gran valía, de que seremos capaces de realizar todo cuanto nos propongamos en la vida. El fracaso no es una probabilidad, no es una opción. Cumplir cien años es nuestro deseo y se va a realizar porque somos capaces de llegar hasta entonces. Si esta convencido de que esta aquí para algo importante, el destino no le apartara hasta que no lo haya conseguido.

Seguir siendo útil a las personas

La sabiduría que haya adquirido a lo largo de al vida le servirá a quienes le rodean. Notará que es útil a los demás cuando vea que se acercan con frecuencia, quizá solamente para hablarle o pedirle un consejo. Compañía, consejos y afecto son fáciles y baratos de dar.

Ausencia de pensamientos negativos

El destino esta tan bien escrito que es mejor dejarse llevar por los acontecimientos. El factor psicológico que mas diferencia a las personas longevas del resto de la población es la capacidad de “no pelear con la realidad”, de aceptar las cosas como son. Como grupo, las personas longevas se enojan mucho menos y son menos impulsivas que el resto de la población, y este es un rasgo  que los acompaña desde siempre.

Empatía y capacidad para perdonar

Las personas con empatía son aquellas capaces de escuchar a las demás y entender sus problemas y motivaciones; por eso, poseen normalmente alto reconocimiento social y popularidad, ya que se anticipan a las necesidades antes incluso de que sus acompañantes sean conscientes de ellas, y saben identificar y aprovechar las oportunidades comunicativas que les ofrecen otras personas. Póngase en el lugar de los sentimientos ajenos y les será más fácil comprenderles y llevarse bien con ellos.

DESDE LA NUTRICIÓN

Evitemos los radicales libres 

Es bueno conocer a nuestros agresores oxidantes y aumentar la aportación  en antioxidantes. Deberíamos aprender a localizar al enemigo para mantenernos a distancia de él. La gravedad de la exposición depende siempre de su intensidad (duración de la exposición depende siempre de su intensidad (duración y concentración), del estado de salud de la persona expuesta y también de sus niveles de antioxidantes. Las principales fuentes externas de radicales libres son:

      • El tabaco.
      • El alcohol.
      • Todos los contaminantes procedentes de la industria química: petróleo, gasolina, desodorantes, disolventes, etc.
      • Las contaminaciones (atmosférica, pero también interna).
      • La exposición al sol (aunque no sea exagerada).
      • Los humos de la combustión (de cigarrillos, de leña, de material de construcción; los bomberos están  muy expuestos).
      • El ejercicio físico intenso.
      • El estrés.
      • Los COV (compuestos orgánicos volátiles), presentes en prendas recién cogidas de la tintorería (impregnadas de tricloroetileno), moquetas y superficies recién pintadas (que desprenden formaldehído), perfumes y desodorantes diversos, agua de la ducha (cloroformo).
      • El polvillo (de amianto y de sílice sobre todo).
      • Las radiaciones ionizantes.
      • El agua oxigenada.
      • La lejía.
      • Los plaguicidas (herbicidas, insecticidas, etc.).
      • Los metales  tóxicos (plomo, mercurio-atención a los empastes dentales-, cadmio, aluminio, flúor…).
      • Los embalajes de poliestireno.
      • Los éteres de glicol.
      • El exceso de aditivos 8basicamente sulfitos, colorantes, fosfatos y polifosfatos, nitritos, derivados del benceno, BHA, BHT; hay que leer las etiquetas).
      • Los medicamentos de síntesis utilizados en oncología, antiinflamatorios, antibióticos, antisépticos (metrodinazol), antiinfecciosos… todos los medicamentos «antialgo» son oxidantes. Evidentemente, hay que tomarlos en caso de necesidad, pero seria bueno que se nos prescribiera al mismo tiempo un suplemento antioxidante, aunque solo saben hacerlo los médicos que han recibido una buena formación en nutriterapia.

Los veinte alimentos más ricos en antioxidantes

Alimentos 100 g.

      • Ciruelas  pasas.
      • Pasas.
      • Moras.
      • Ajo.
      • Fresas.
      • Frambuesas.
      • Espinacas crudas.
      • Coles de Bruselas.
      • Ciruelas.
      • Brécol.
      • Remolacha.
      • Aguacate.
      • Naranja.
      • Uva negra.
      • Pimiento rojo.
      • Cerezas.
      • Kiwi.
      • Judías secas, (en guisos como la fabada).
      • Pomelo rosa.
      • Cebolla. 

«A los setenta años no eres mas que un niño; a los ochenta, apenas un adolescente; y a los noventa, si los antepasados te invitan a reunirte con ellos en el paraíso, pídeles que te esperen hasta que cumplas los cien, momento en el que te replantearas la cuestión». 

Máxima grabada en una roca cerca de la playa de Okinawa, en una excepcional isla japonesa.


BLOG

Los secretos de la longevidad.

BIBLIOGRAFíA

FESTY Daniéle: Cómo prevenir el envejecimiento, guía practica de antioxidantes. (2012). ED. Robin Book

STANDFIEL. Thomas: Revertir el envejecimiento (2011). ED. Ediciones Natural.

CHOPRA. Deepak y SIMON. David: Rejuvenecer y vivir más. (2009). ED. Zeta.