LOS NIVELES DE CAMBIO

Los cambios centrados en el entorno y la conducta no pasan de ser cambios remediativosPor ejemplo:

«Hagamos algo distinto para conseguir más beneficios en la empresa». «Contratemos a más trabajadores para conseguir más productividad». «Si llego tarde de nuevo a la empresa me van a despedir: tengo que madrugar más».

Los cambios centrados en los niveles de las creencias, valores y capacidad son cambios de un mayor calado; son generativosPor ejemplo:

«Nuestra creencia sobre la competencia era que nos iban a hundir, pero igual podemos considerarla un acicate para desarrollarnos más».

«Creo que llegar tarde es una necesidad para llamar la atención; así que a partir de ahora creo en que generar valor con un buen trabajo es mejor que tratar de demostrar».

Y los cambios generados en el nivel de la Identidad y Propósito son cambios evolutivos. Por ejemplo:

«Como empresa estamos comprometidos con nuestro entorno y es el legado que dejamos».

«He descubierto que autorrealizarme como profesional no me llena; aspiro a que mi dedicación repercuta en los demás, aportándoles valor».

Dilts y DeLozier lo expresan muy bien así:

«El Nivel de Cambio Remediativo es como arrancar las malas hierbas que crecen en un campo. El Nivel de Cambio Generativo es similar a plantar nuevas semillas con la intención de que broten nuevas hierbas. El Nivel de Cambio Evolutivo implica transformar profundamente la naturaleza del propio terreno en el que crecen y se desarrollan tanto las hierbas como las semillas».

DESARROLLO VERTICAL

La necesidad de un desarrollo vertical

Estamos trabajando verticalmente cuando nos centramos en los niveles superiores (valores, creencias e Identidad) y alineamos con ellos nuestros niveles inferiores (entorno, conducta y capacidad).

Es algo directamente relacionado con dar dirección a lo que hacemos, con generar sentido y propósito, que ya vimos en esta entrada anterior.

El crecimiento vertical nos lleva a habitar esos aspectos dentro de uno mismo.

Genera coherencia, congruencia y autenticidad al coordinar y alinear todos los niveles de la persona.

Transitar el eje vertical aporta una mejora a nuestra capacidad en el mundo objetivo.

La calidad de nuestro desempeño mejorará.

La mejora en el trabajo desarrollado es un indicador del crecimiento vertical.

Lo vertical es ‘la conciencia que habita el crecimiento horizontal’. Ambas direcciones o aspectos no son contrapuestos; como lo expresa bellamente el símbolo del Yin y el Yang los polos no son contrarios, se complementan.

Por eso lo vertical tiene un carácter impersonal, va más allá de uno mismo, sobre todo más allá de la personalidad. Pues lo vertical genera un puente entre lo egóico y lo universal:

Da una dirección y un Sentido al ego para que trascienda su pequeña visión (necesidades básicas y personales) por otra más abarcativa: el servicio.

Es convertir el propio afán de realización para que contribuya al Bien Común.

Es dejar de trabajar sólo en beneficio propio y trabajar también por el bien de la generalidad social y humana.

Es un nuevo paradigma que avalan las corrientes psicológicas actualesEstá demostrado:

Que el altruismo aporta felicidad a quien lo practica.

Que trabajar las creencias limitantes por otras creencias del «sí» posibilita desarrollo.

Que funcionar desde los valores motiva y genera innovación.

Que mejorar nuestra metacognición nos hace más conscientes y plenos.

Que el desarrollo vertical aporta felicidad.

Aplicar el crecimiento vertical en la Educación implica:

Asumir una actitud de crecimiento ante los retos que plantea la Educación.

Ser creativo para resolver problemas y no quedarse encallado en la queja o la victimización.

Considerar en el centro del proceso de aprendizaje a los alumnos.

Que los aprendizajes tengan sentido para ellos y alienten la potencialidad del Ser.

Alentar, dar alas y cobijar la verticalidad del ser. Tanto la propia como la de nuestros alumnos.

Que la innovación es una herramienta en los niveles inferiores para alinear lo que hacemos con los niveles superiores contemplando el propósito y el sentido.

Así generamos dirección y avance en nuestra vida personal y profesional.

Cultivar una formación docente adecuada y complementarla con el compromiso de trabajar en el crecimiento personal.

CUSTODIAR «LA LLAMA»

«Educar no es sólo llenar un balde,

sino también ‘encender una llama’»

En cierto modo, los docentes y educadores, los padres y madres, somos custodios de esa llama del Ser y de su potencialidad. Y, primero, hemos de cuidar y alentar la nuestra propia para ser capaces de cuidar y alentar la llama de nuestros hijos y alumnos. Es una Educación que implica ‘reconocimiento’, ‘dedicación’, ‘cuidado’, ‘confianza’, ‘vínculo afectivo’ y ‘amor’; todos valores de un adecuado maternaje.

Si habitamos, no sólo los niveles lógicos inferiores, sino también los superiores estaremos dando permiso a nuestros hijos y alumnos a que vivan desde los valores, el servicio y el bien comúnQue este año que comienza sea una etapa de crecimiento vertical para todos los educadores y docentes. Así no cortaremos las alas de nuestros niños y jóvenes, generando una plataforma más elevada para las siguientes generaciones; para que vuelen más allá de dónde lo hicimos nosotros.

Y esa será nuestra Alegría. Por ello, los docentes somos sembradores. Y ya en la siembra obtenemos la satisfacción de la cosecha que está por venir.

Feliz año


Bibliografía

Bateson, G. (1998). Pasos hacia una ecología de la mente. Buenos Aires: Ed. Lumen

Dilts y DeLozier  (2000). Análisis del concepto de visión y de sus implicaciones prácticas.

Frankl, V. (2012). Psicoterapia y existencialismo. Ed. Herder.

Compartir
POST ANTERIORCÓMO AFECTA  LA TRISTEZA A LAS PERSONAS MAYORES, MANERAS DE COMBATIRLA
SIGUIENTE POSTRESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO-43
Esposo y padre de tres hijos. Profesor de Secundaria y Bachillerato en el IES Ruiz de Alda, San Javier. Murcia. Catedrático de Dibujo. Me apasiona el ABProyectos, Aprendizaje Servicio, Aprendizaje Cooperativo, FlipClassroom, la inclusión de la Inteligencia Emociona y la  Psicología Positiva. Por una educación más humana, para la felicidad y la maduración integral. Por una Educación para SER. Coordinador desde 2007 de los Proyectos Hospitalarios  de Plástica en los Hospitales de la Región de Murcia: Virgen de la Arrixaca, Morales Meseguer, Reina Sofía, y Santa Lucía de Cartagena. Director y coordinador del Proyecto Educativo de Servicio "Habitando el mismo mundo. Por una inclusión de la discapacidad", junto con la Asociación Aidemar. desde 2010. Realizo proyectos creativos en los campos del diseño gráfico, la fotografía y el arte.