La lengua de signos, otra gran herramienta de comunicación: Manos que hablan

/

La lengua de signos es un tema muy relacionado con la Antig√ľedad Cl√°sica ¬Ņte lo crees? En Roma el paterfamilias ¬†se casaba ¬†para tener hijos, lo que no significaba¬† necesariamente que tuviera la obligaci√≥n de aceptarlos. Cuando nac√≠a un ni√Īo era depositado a los pies del padre y si este lo cog√≠a y lo ¬†sub√≠a en brazos, era se√Īal¬† de que lo reconoc√≠a como hijo suyo.

La legislación y la costumbre concedían  al paterfamilias el derecho de vida y muerte  (ius vitae necisque) sobre sus hijos, por tanto, quienes nacían con un defecto físico o con alguna malformación eran arrojados al rio Tíber o llevados a la columna Lactaria, situada en la undécima región de Roma, lugar donde frecuentemente  se  abandonaba a todos los recién nacidos, cuyos padres no querían o no podían mantenerlos.

Seg√ļn el poeta Juvenal ¬†se daba la¬† circunstancia de que mujeres con posibilidades econ√≥micas ¬†pudieran acogerlos para criarlos en su casa, en un ataque de misericordia. ¬†Por tanto, ya en la Antig√ľedad cl√°sica autores latinos escribieron sobre el rechazo social que pod√≠a producir una minusval√≠a f√≠sica o ps√≠quica.

que es la lengua de signos

Lucrecio, De rerum natura, L. V, 1052-55

No es f√°cil ni ense√Īar ni aconsejar de manera alguna a los sordos lo que es necesario hacer.

Nec ratione docere ulla suadereque surdis, quid sit opus facto, facilest:

Pero es Plinio el Viejo quien nos habla por primera vez, de manera indirecta¬† y sin √©l a√ļn saberlo, ¬†de una educaci√≥n inclusiva que ¬†garantiza el derecho a una educaci√≥n ¬†a un ni√Īo sordo como pintor, por estar en situaci√≥n de exclusi√≥n, lo que resulta ciertamente llamativo.

Plinio, Historia Natural  35, 7,  21

‚Äú(‚Ķ) No debemos olvidar el c√©lebre consejo sobre pintura de los principales personajes, a prop√≥sito de¬† Quinto Pedio, nieto de Quinto Pedio, consular, recompensado con el triunfo, nombrado coheredero por el dictador Cesar con Augusto, que hab√≠a nacido mudo (sordo) por naturaleza. El orador Messala, de cuya familia era la abuela del ni√Īo, aconsej√≥ que se le ense√Īara pintura, cosa que tambi√©n aprob√≥ el divino Augusto.¬† Habiendo hecho grandes progresos¬† en ese arte, muri√≥ siendo ni√Īo‚ÄĚ.

‚Äú‚Ķ et principum virorum non omittendum de pictura celebre consilium, cum Q. Pedius, nepos Q. Pedii consularis triumphalisque et a Caesare dictatore coheredis Augusto dati, natura mutus esset. in eo Messala orator, ex cuius familia pueri avia fuerat, picturam docendum censuit, idque etiam divus Augustus comprobavit; puer magni profectus in ea arte obiit‚ÄĚ.

la lengua de signos

Las manos hablan: la experiencia de usar la lengua de signos

La UNESCO  define  este tipo de educación como el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación.

Por tanto, la educaci√≥n inclusiva est√° estrechamente relacionada con la discapacidad auditiva y esta, a su vez, con el uso de la Lengua de Signos¬† que se convierte,¬† no solo en un instrumento fundamental de comunicaci√≥n¬† para la comunidad educativa, sino tambi√©n, si se comienza en edad muy temprana, ¬†una herramienta m√°s para facilitar la comunicaci√≥n de las personas sordas, lo que aumenta ¬†la socializaci√≥n con otros ni√Īos y ni√Īas.

En qué consiste una lengua de signos

Una lengua de Signos es una lengua natural igual que cualquier otra lengua oral (Sandler y Lillo Martin, 2006). Son sistemas de comunicación visuales, cuyo desarrollo ha surgido ante la necesidad de comunicar entre individuos privados del canal auditivo (Baez y Cabeza, 2005).


También puede ser de tu interés: Lisístrata: aprendiendo igualdad de género, de Engracia Robles.


Cuando mis manos hablan

Los hados se pusieron de mi parte  y  a comienzos de este curso académico entré en el aula,  me presenté a mis alumnos  y en un momento que giré la cabeza, en una esquina vi a una chica, sentada en una silla con una botella de agua mineral  en sus pies. Era Lola, la intérprete de Lengua de Signos (ILSE).

He aprendido mucho de ella con el devenir de las semanas: cada vez que signa  y, para llevar a cabo una interpretación de calidad, debe estar concentrada  para no distraerse con ruidos,  o conversaciones ajenas a su interpretación, debe tener memoria para poder retener la información mientras se emite el mensaje anterior y sobre todo,  debe tener agilidad y fluidez verbal.

Enseguida record√© que hac√≠a algunos a√Īos tuve una ¬†intenci√≥n clara de conocer m√°s profundamente esta lengua.¬† Las circunstancias y el Fatum ¬†han hecho que sea este a√Īo, tan complicado, el que¬† en mi aula haya una alumna con d√©ficit auditivo.

Por eso, me he puesto manos a la obra para conocer y sobre todo, tomar conciencia de los características  culturales  propias de la comunidad de personas sordas signantes.

Personas sordas y sordociegas

Las personas sordas y sordociegas conviven y comparten una sociedad mayoritariamente oyente pero sus vidas pueden ser tan interesantes como las de cualquier otra persona, independientemente de su  discapacidad, como miembros que participan activamente en su familia, en sus amistades y  en definitiva,  en  la sociedad.

La lengua de signos es más que una lengua, es un modo de comunicar emociones y sentimientos, tales como el miedo, la ira, la sorpresa, la felicidad,  el asco,  la tristeza…  todo en silencio.

Desde que ¬†he entrado en contacto¬† con la LSE, ¬†admiro a√ļn m√°s nuestra lengua, ¬†el castellano, por su riqueza idiom√°tica, ¬†llena de matices, pero, sobre todo, admiro a los int√©rpretes, a los sordos y sordas por la lucha por una educaci√≥n inclusiva.

Y por supuesto que un alumno que se comunica con Lengua de Signos es biling√ľe. La Ley 27/2007 la define como el proyecto educativo en el que el proceso de ense√Īanza-aprendizaje se lleva a cabo en un entorno en el que coexisten dos o m√°s lenguas que se utilizan como lenguas vehiculares.

En el caso de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas, ¬†se referir√° a las lenguas orales reconocidas oficialmente y las lenguas de signos espa√Īolas.

Concluyendo, ¬†para que la inclusi√≥n del alumnado sordo sea m√°s real, se deber√°¬† fomentar un mayor uso y conocimiento de la lengua de signos espa√Īola para conseguir una educaci√≥n biling√ľe y bicultural que ofrezca al alumnado todo lo que necesite ¬†para su completo aprendizaje curricular.

¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)