¿IMPOSIBLE?

Imposible es una palabra demasiado frecuente en nuestro vocabulario.

Tendemos a creer que es imposible cambiar las cosas. Somos demasiado proclives a pensar que el presente es el único estado posible de las cosas, que siempre van a ser igual, que nada va a cambiar… Y, sin embargo, todo cambia.

Conseguir cambiar algo nos parece tremendamente inviable… Es más fácil claudicar y pensar que es imposible hacer esas cosas que tú querrías, que no se puede, que no te dejan, que la vida es injusta, que el mundo es un desastre y que no hay quién lo cambie.

Fíjate en la cantidad de objetivos que se marca la gente y que quedan en un eterno «pendiente», desde el más elemental «mejorar mi inglés» a temas de mucha mayor trascendencia como tener una vida más acorde con los propios valores o llevar a la realidad un proyecto que siempre te ha ilusionado. Lo escucho en mucha gente… 

Parece que lo más frecuente es dejar esas aspiraciones en un cajón de temas en espera… parece que es muy difícil que una persona se atreva a hacer aquello que realmente quiere hacer.

Sin embargo, hay quien lo consigue, y hace lo que debe… y rema a contracorriente para hacer las cosas como cree que las debe hacer.

La vida te acerca, a veces, a personas extraordinarias. Esta semana, comida con el director general de una gran compañía del sector farmacéutico, que vive con las presiones típicas de un puesto de responsabilidad como el suyo. Y, sin embargo, las vive desde el compromiso por mejorar su organización y la vida de las personas que le rodean, algo admirable.

Compartir un poco de tiempo fue delicioso, tiempo para comentar temas interesantísimos, reírnos un rato y hablar de personas importantes, como la persona que nos presentó –Adriana es una persona especial, llena de energía y con una inteligencia interpersonal fuera de serie– o de personas a las que admiramos, como a Juan Carlos Cubeiro –no te puedes perder su blog diario–, un gran líder con la generosidad de compartir su conocimiento siempre con quiénes le rodean, y de quién recordábamos algunas de sus frases que nos encantan, como «la virtud está siempre en el término medio» o «la diferencia entre bueno y tonto está en la frecuencia».

Hacer lo que realmente quieres hacer puede parecer difícil, puede parecer imposible. Pero, en muchas ocasiones, es necesario reunir el valor necesario y atreverte a emprender el camino que tú deseas

EMPRENDER

Extracto de mi libro ¡Vamos!

Emprender es una actitud ante la vida.

Emprender no es sinónimo de crear una empresa.

Emprender es una actitud que nos lleva a las personas a convertir las ideas en realidad, a atrevernos a hacer aquello que queremos hacer, a adoptar una actitud proactiva ante los retos que nos surgen cada día, a ser la persona que queremos ser…  

Convertir ideas en realidad

Las ideas son necesarias. Son la base de cualquier acción. Si no somos capaces de imaginar algo, no es posible hacerlo. La idea es el paso previo imprescindible. Ya hemos hablado de la importancia de la creatividad para desarrollar ideas que aporten valor.

Pero debemos ir más allá del mundo de las ideas. Debemos ser capaces de llevar las ideas a la práctica. Una idea siempre se podrá mejorar, no lo niego. Pero no se trata de tener la mejor idea del mundo, sino que se trata de llevarla a la práctica.

Si una persona tiene una buena idea y se dedica a darle vueltas, a mejorarla, a repensarla, a analizar todo lo que pueda tener relación con esa idea, pero sin atreverse a llevarla a la práctica, piensa con frecuencia en su idea, sabe que se trata de una buena idea, pero nunca encuentra el momento adecuado para hacerla realidad… ¿de qué le sirve esa idea?

Sin pasar a la acción,

la idea no sirve de nada

Todos tenemos ideas. Pero es bueno recordar que, cuando yo tengo una idea, en un mundo con más de 7.500 millones de habitantes, existe una alta probabilidad de que la hayan tenido también otras personas.

¿Qué sucede con una idea? Una persona puede convertir una idea en un proyecto fantástico y de éxito. Y esa misma idea en la mente de otras personas, puede quedar en nada.

¿Qué marca la diferencia para que una misma idea se transforme en un éxito o no? La diferencia radica en la ejecución.

La forma en la que una persona lleva a la práctica esa idea es la que la convertirá en una realidad que funciona o no. Y eso aplica para cualquier idea, ya sea en el ámbito profesional o en el personal.

El hecho de pasar a la acción es determinante y, aunque parezca algo lógico, en la práctica muchas personas se encallan en esta parte de emprender una idea.

Es necesario buscar fórmulas que nos ayuden a materializar ideas, que nos impulsen a convertir en realidad la idea que hemos tenido. Desde las páginas de mi libro ¡Vamos!, te propongo tres fórmulas que impulsan a la acción, que han ayudado a muchas personas a ponerse en marcha de forma exitosa y de las cuales su eficacia está fuera de toda duda:

1

«Empieza probando tu idea…», el planteamiento de Eric Ries

Este sistema de probar tu idea en el mundo real es la metodología denominada «lean startup» de Eric Ries. El método lean startup actualmente se aplica en las escuelas de negocios de todo el mundo. El objetivo es conocer lo antes posible si tu idea puede convertirse en un proyecto viable o no. Si no es viable, desecharla sin invertir ni demasiado tiempo ni demasiados recursos. En caso de que sea viable, ir haciendo modificaciones a la idea inicial para adaptarla a lo que realmente valoran los destinatarios de esa idea. La fórmula de lean-startup la podemos trasladar también a las organizaciones y a nuestra vida.

2

«Practica el optimismo», Martin Seligman te explica por qué

El optimismo no es un sentimiento, sino un modo de actuar. Y ser optimista no es ser ingenuo. El optimismo no consiste en cerrar los ojos ante los problemas, sino que consiste en mantener una actitud consciente, voluntariamente positiva y constructiva.

El optimismo es la consciencia

de la posibilidad

3

«Aunque tengas miedo, házlo igual…»

El poderoso consejo de Susan Jeffers

Ante los cambios o ante la acción, sentimos miedo. El miedo es una emoción muy presente en nuestras vidas que nos impide hacer muchas cosas. Un paso muy importante para conseguir nuestro objetivo es atrevernos a vencer el miedo. Si no damos este primer paso… no seremos capaces de hacer lo que queremos hacer.

¡VAMOS! ATRÉVETE

Atrévete a pronunciar ese ¡Vamos!, es como un grito de guerra que llama a la acción, y la acción es lo que separa a alguien que tiene una idea de alguien que la lleva a cabo. Y justo de eso trata mi  libro… de aplicar el espíritu emprendedor en la empresa y en la vida.

Nunca será el momento ideal para atreverte a hacer lo que quieres hacer, siempre quedará algún fleco por solucionar, siempre tendrás miedo de dar ese primer paso, siempre faltará algo… por eso, el momento perfecto es ahora –aunque no se den todas las circunstancias ideales–.

EK HUELVA 19

Y la próxima semana hablaré, precisamente, de todo ello en EK Huelva 19, el miércoles 8 de mayo. Te esperamos en Huelva el próximo miércoles día 8, junto con Laura Chica, Raquel Roca, Alfonso Alcántara, Eva Añón y Xanty Elías, con la presencia también de Eva Collado y Andrés Pérez Ortega, que presentan sus nuevos libros.

Si estás en Huelva, o cerca, no te puedes perder este evento único, organizado por una persona extraordinaria, David Barreda, un profesional con una actitud emprendedora que sobresale allí donde esté y que es una de esas personas capaces de hacer que las cosas pasen y… que pasen de un modo extraordinario. Ya te hablé de David en INED21 en mi post «Mira la vida y vívela» y no deberías perderte su magnífico blog Procesos y Aprendizaje.

David Barreda me regaló un post maravilloso que empezaba así:

«No sabía quién era Marta Grañó hasta que la vi en la ponencia que impartió en el I Personal Branding Lab Day, en el año 2015. Empezó su ponencia comentando que de todos los ponentes que estaban participando en aquel congreso ella no era la que más sabía que de Marca Personal, hoy, dos años y pico más tarde, os puedo asegurar es de las Marcas Personales más sólidas y rigurosas que conozco (sin ningún lugar a dudas).

La ponencia de Marta se titulaba “Emprender a través de la Marca Personal” y empezó lanzando un primer mensaje clave “…emprender no va de proyectos, no va de empresas… emprender va de personas…”, el entrecomillado es literal…

Me resultó una de las charlas más inspiradoras de aquel evento. De ahí me enganché a su blog sobre innovación, educación e iniciativa emprendedora. Su blog es brutal, y te explico por qué: es fresco y fácil de leer, es MUY DIDÁCTICO, siempre se te queda alguna idea inspiradora (sí, siempre), pero sin duda lo que más me gusta y me resulta admirable, es su RIGOR… un rigor que se percibe en todas las referencias que aporta y apoyan su discurso, es un flipe. Es más, si quieres una buena hoja de ruta de lectura, nada, te pasas por este blog, disfrutas de los artículos de la autora y vas apuntando sus recomendaciones».

Además de hacer una reseña de ¡Vamos!, David concluyó su post con una reflexión en sintonía total con mi libro y con mi forma de pensar, que me encantó…

«A veces pienso que todos tenemos un cajón en nuestra cabeza, un cajón donde dejamos caer las ideas que se desechan por los motivos que sea, las iniciativas que ahogamos, los proyectos que soñamos (que solo soñamos), no sé… todo lo que no sale de nuestra cabeza. Sería interesante echar un vistazo a ese cajón, y probablemente un ejercicio emocionalmente duro ¿te lo imaginas?

Hay algo que últimamente repito mucho en las formaciones que facilito, en realidad es una reflexión personal y así la presento, se trata del ruido que nos hacen en nuestra cabeza las iniciativas que no sacamos, que se quedan ahí dentro, zumbándonos, haciendo interferencias en otros pensamientos y restándonos mucha energía… engrosando nuestra pesada lista de ‘cosas pendientes’…

…el libro de Marta Grañó te permite abrir ventanas para que salgan, generar actitud y activar habilidades para que generes más iniciativas y las que tengas que se conviertan en cosas. Así lo creo, y así te invito a que lo descubras por tu cuenta… ¿Vamos?… »

ATREVERSE MÁS

Esa es la idea.

Es cuestión de conformarse menos y de atreverse más.

No confundas un imposible con un “no me atrevo”

Imposible

Y, una vez más, una canción es la que me inspira el título del post.

Me encanta recibir canciones, ya lo sabes… y esta semana, esta es la canción que me ha atrapado…

Es imposible que te bese como yo,

no hay nadie que te bese como yo… 

Artículo anterior¿EL SECRETO DE LA FELICIDAD?
Artículo siguienteUNA FORMA DE ENTENDER LA EDUCACIÓN
Investigadora y divulgadora en Educación e Iniciativa Emprendedora. Compagina la actividad docente en ESADE como colaboradora académica y tutora en asignaturas de Entrepreneurship con su trabajo de investigación de Doctorado sobre Educación e Iniciativa Emprendedora. Ello le permite investigar y adquirir conocimientos en estos ámbitos para colaborar con personas e instituciones a potenciar el espíritu emprendedor a través de cursos, conferencias, artículos y publicaciones Es licenciada en Administración y Dirección de Empresas y MBA por ESADE. Máster en Auditoría y Control de Gestión por la UdL. Máster en Gestión Ambiental por la Universidad de Barcelona. Doctoranda en Economía de la Educación. Convencida de la importancia de promover la iniciativa emprendedora… porque el futuro lo construimos hoy.