Facilismo Educativo: ¿Equiparando la Mediocridad?

/

¿Facilismo Educativo? ¿Creación de Ignorantes? La demagogia educativa cobra cada día más víctimas: todos los días hay más pobreza. El Facilismo Educativo: ¿no es una estafa a los objetivos de la educación?

Alcanzar la libertad a través de la Educación. A eso aspiramos los docentes respecto de nuestros alumnos. Cada logro honesto que ha alcanzado la humanidad como, por ejemplo:

  • Nuevas ideas
  • Nuevos derechos
  • Nuevas vacunas
  • Nuevos inventos
  • Etc.

Ha implicado horas de esfuerzo, de estudio, de paciencia, y, sobre todo, de dedicación. ¡Ah! Y de mucho más estudio, y de una voluntad férrea en la consecución de dichos objetivos. Una cosa, por tanto,  resulta clara:

Las metas, basadas en el compromiso con el esfuerzo y el trabajo férreo en relación con esos objetivos, nos devuelve una sociedad que evoluciona.

facilismo educativo

La falacia del Facilismo Educativo

El poder, mayoritariamente personalizado por una caterva de políticos que adolece de una vision inane de la educación, renuncia a un plan de estudios que conduzca a actividades humanas y/o humanizantes, a saber:

  • Pensar
  • Hacer una crítica constructiva
  • Conocer distintos saberes

Desde el perverso Facilismo Educativo, ser humano se considera estigmatizante, perjudicial para la salud intelectual de los alumnos. Para el Facilismo Educativo, evaluar es un hecho traumático en la vida escolar. 🚨 ¡¡¡SÍ, TRAUMÁTICO!!! 🚨

En mis años de experiencia docente, veo que la degradación nos viene ganando, estamos perdiendo libertad, estamos formando rehenes de futuros gobiernos inescrupulosos. Estamos dando la educación que el Estado quiere que démos.

Los docentes NO somos insignificantes en el sistema educativo. ¿O sí?

Sin esfuerzo no hay aprendizaje, el Facilismo Educativo es una trampa. Una forma de postergar la infantilidad hasta los cuarenta años: Niños infantiles, padres infantiles, docentes infantiles = sociedad manipulable.

Facilismo Educativo: ¿Aprobar es un derecho humano?

Entonces, en qué quedamos con aprender ¿qué sería si aprobar se convirtiese en un derecho?, ¿qué sería aprender: un disvalor, una rara forma de esclavitud? Triste tener que enunciar un pensamiento como este en voz alta.

Lo que sostengo es que se está gestando desde hace años una pedagogía del Facilismo Educativo. En torno a la cual pareciera que los que deseamos una educación con calidad somos políticamente incorrectos. Nada más lejos de la realidad.

El concepto de Facilismo Educativo hace referencia al hecho de:

«Hacer creer a los demás, principalmente a niños, jóvenes y personas con poca formación y experiencia, la falsa ilusión de que lograr algo, cualquier tipo de meta u objetivo, independientemente de su complejidad, es muy posible sin mucho esfuerzo, es decir, de manera fácil y sin sacrificio».

facilismo educativo

Y todo ello por mor de ésloganes vacuos como el de la «Igualdad de Oportunidades». Que en la realidad del mundo educativo se concreta en el  más prosaico de «Igualdad de Mediocridades».

Es necesario tener presente que el propósito principal de todos los sistemas educativos son la enseñanza y el aprendizaje. Recordar que no es solo la emisión de títulos o certificados habilitantes, porque si creemos esto desde que nacen démosle el tíitulo y listo: entonces, docentes del mundo, busquemos otra profesión, porque gracias al Facilismo Educativo ser docente estará de más.

Las neuronas tambien necesitan ir al «gym»

Veo hoy que hay una marcada anti-meritocracia. Y el igualitarismo mal entendido del «todo vale» en educación va en detrimento de la tarea de educar y aprender. Se aprueban y promociona a alumnos sin que ellos hayan tenido el contexto adecuado para haber aprendido, ni los docentes la oportunidad de haberles enseñado como se debe. Se recortan contenidos. Se resuelve todo con un «trabajito». Se forman alumnos que saben leer «automáticamente» y hacer un amago de escritura. Hordas de analfabetos funcionales. Gentes egresadas del sacrosanto Facilismo Educativo que no saben pensar libremente:

  • Se da todo digerido
  • Quizás tengan miedo a que se les mueran sus neuronas.

NO al Facilismo Educativo: Debemos re-enseñar los valores del esfuerzo y de la auto- exigencia personal

Hoy la exigencia no puede estar desterrada. No es algo de lo que no se deba hablar. Hoy en Educación

  • ¿Nos debemos olvidar del esfuerzo?
  • ¿Vale equiparar a un alumno que va todos los día, al que le cuesta, con el que no va a clases?
  • ¿Acaso no es necesario preparar programas de detección y contenidos para los alumnos de altas capacidades que se nos mueren de aburrimiento?

Hoy en Argentina se está cuestionando la asistencia a clases. ¿Cómo?, ¿no es necesaria? Si la educación en Argentina es obligatoria hasta los 18 años, se colige que:

Si la asistencia no es necesaria, no se cumple con la ley.

Esto es simple. Por otra parte, hay casos especiales –que son los menos– y se atienden en circunstancias especiales, por ejemplo, los casos por enfermedad.

En mi diccionario, como docente, no contemplo la expresión Facilismo Educativo.

Yo les exijo a mis alumnos. Yo sé que pueden. Y, por eso, brego todos los días por una mejor educación. Confío en que ellos lo pueden lograr. Educar es dar y generar esperanza. Les exijo porque los quiero bien. Me ocupo de ellos. Les facilito las herramientas para que aprendan. Los hago partícipes de esos aprendizajes. Pero no soy su amiga: los guío y siempre los tengo presente.


También puede ser de tu interés:

Vuelta a clases, ¿vuelta a los mismos problemas?


Ser exigente no es reglarle la nota, eso es Facilismo Educativo. Ser exigente no es ser amigo de mis alumnos ¿o es que ustedes en vez de ser padres son amigos?

La calidad de la educación es hoy en día un problema estructural: porque ella NO está generalmente pensada en el origen de toda política educativa. La calidad educativa no tiene génesis, tiene parches. Y los parches se despegan, porque se piensan a la carrera: no hay reflexión.

facilismo educativo

Cuando alguien dice «un alto porcentaje de alumnos de primaria y secundaria no alcanza niveles mínimos de aprendizaje» o que «los docentes no son bien pagos y hacen huelgas» esto es hablar de calidad educativa.

Los resultados educativos están asociados con el origen social de los alumnos y eso no nos iguala.

El que fuera premio Nobel de literatura, Albert Camus, era un pied-noir. Nacido y criado en Argelia –siendo aún colonia francesa–, huérfano de padre e hijo de una madre analfabeta y prácticamente sorda. A los pocos días de recibir el Nobel, dirigió Camus a su maestro, M. Germain, unas palabras de las que cabe extraer el siguiente párrafo:

«Sin usted, sin esa mano afectuosa que tendió al niño pobre que yo era, sin vuestra enseñanza y vuestro ejemplo, nada de todo esto hubiera ocurrido».

El docente ha perdido prestigio social, porque la educación no es valorada por la sociedad: se ejerce desprecio por los educadores. Y este desprecio se instiga, no de palabra, sino de hecho, desde los hemiciclos políticos, y se potencia desde los medios de comunicación, las redes sociales y las plataformas de entretenimiento. ¿Vamos a dejar que nos digan cómo tenemos que pensar? ¿Cómo debemos actuar en nuestros salones de clases?

Los profesionales de la educación sabemos qué tenenemos que hacer y qué necesitamos. Sin embargo, para muchos que tienen cierta potestad normativa no somos más que un mal trasunto de una figura –la del docente– que el sistema ha ido dejando morir, con harto Facilismo Educativo, por sistema.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)