‚ÄúEscuela de aprendices‚ÄĚ por Marina Garc√©s

/

‚ÄúEscuela de aprendices‚ÄĚ de¬†Marina Garc√©s, es una obra donde la autora se compromete una vez m√°s con la educaci√≥n. Y plantea retos a los educadores para que la escuela sea un campo en el que ayudemos y acompa√Īemos a aprender, entendiendo que todo aprendizaje est√° expandido y puede producirse en cualquier momento y en cualquier lugar, como plantea el colectivo zemos98 en su Educaci√≥n Expandida, no dejes de leer su pdf aqu√≠.

escuela de aprendices

Sinopsis de Escuela de aprendices

La educación es el sustrato de la convivencia, el taller donde se ensayan las formas de vida posible. Por eso, el capitalismo cognitivo se ha tomado en serio la tarea de asaltar todos sus campos: la educación formal y la informal, los recursos, las herramientas y las metodologías. La presencialidad y la virtualidad. La infancia y la formación a lo largo de la vida.

La educaci√≥n no solo es un gran negocio. Es un campo de batalla donde la sociedad reparte, de forma desigual, sus futuros. Dicen los pedagogos que hay que cambiarlo todo, porque el mundo ha cambiado para siempre. Esta afirmaci√≥n esconde las preguntas que nos dan m√°s miedo: ¬Ņde qu√© sirve saber cuando no sabemos c√≥mo vivir? ¬ŅPara qu√© aprender cuando no podemos imaginar el futuro? Estas preguntas son el espejo donde no nos queremos mirar. Nos da verg√ľenza no tener respuestas y resulta m√°s f√°cil disparar contra maestros y educadores.

¬ŅC√≥mo queremos ser educados? √Čsta es la pregunta que una sociedad que se quiera mirar a la cara tendr√≠a que atreverse a compartir. Nos implica a todos. Todos somos aprendices en el taller donde se ensayan las formas de vida posibles. Educar no es aplicar un programa. Educar es acoger la existencia, elaborar la conciencia y disputar los futuros. Dentro y fuera de las escuelas, la educaci√≥n.

(Galaxia Gutenberg, 2020)

Marina Garcés

(Barcelona, 1973) es fil√≥sofa, autora de libros como Un mundo com√ļn, Filosof√≠a inacabada y Fuera de clase. Es profesora en la Universidad de Zaragoza y participa en diversos proyectos colectivos de experimentaci√≥n pedag√≥gica, cultural y social. Es impulsora del colectivo de pensamiento cr√≠tico Espai en Blanc. Su pensamiento es la declaraci√≥n de un compromiso con la vida como un problema com√ļn. Por eso, desarrolla su filosof√≠a como una amplia experimentaci√≥n con las ideas, el aprendizaje y las formas de intervenci√≥n en nuestro mundo actual.

escuela de aprendices marina garces

Valoración de Escuela de Aprendices

La educaci√≥n no es un asunto que se pueda resolver con debates, con cambios metodol√≥gicos, con tecnolog√≠as o con metodolog√≠as sofisticadas‚Ķ La educaci√≥n es, como nos dice Garc√©s, una pr√°ctica de renovaci√≥n constante que pone en juego metodolog√≠as diversas, pero que se juega su sentido en otra pregunta: ¬Ņpor qu√© aprendemos?¬†

Todo el mundo habla de educaci√≥n, parece como si la poblaci√≥n entera hubiera estudiado Pedagog√≠a, se habla en los medios de comunicaci√≥n, se habla en la calle, en cualquier sitio puedes encontrar a personas hablando con ‚Äúcerteza‚ÄĚ de la escuela y la educaci√≥n, pero cu√°les son los referentes, por qu√© se habla tanto de este tema, ¬Ņhay crisis en la educaci√≥n?

La autora nos dice que cuando hay crisis educativas, lo que hay son crisis del mundo, crisis civilizatorias en las que se muestran los conflictos, los deseos, los límites y las posibilidades de cada sociedad y de cada tiempo histórico.

En estos momentos de posturas individualistas Garc√©s se pregunta qu√© autoridad tiene el maestro o la maestra sobre decisiones que las familias entienden, cada vez m√°s, como decisiones privadas. ‚ÄúMientras, los movimientos sociales y las clases populares pierden protagonismo en la lucha por una educaci√≥n capaz de abrir perspectivas de justicia social y miradas cr√≠ticas‚ÄĚ.

En este libro se plantea un cambio de vista hacia la educaci√≥n, no se trata de que el aprendiz reciba la informaci√≥n de los educadores y educadoras, no como simples receptores de conocimientos que ya otros descubrieron, se trata de que se conviertan en agentes activos de su propio aprendizaje y para eso hace falta un cambio de mirada, un responder a la pregunta ¬Ņc√≥mo queremos ser educados?


De tu interés: Uno de los libros que hemos revisado en esta sección, sobre la educación que debemos procurar a nuestros hijos e hijas es Déjale crecer. Una joya.


La sociedad cambia a un ritmo tan vertiginoso que la educación no puede estancarse en los tiempos pasados, hace falta adivinar el futuro, ver de qué forma podemos preparar a los aprendices para que se desarrollen en ese futuro desconocido pero que va a llegar y estamos viendo que no podemos pararnos ante dicha evolución de la sociedad.

Preguntarnos c√≥mo educar es preguntarnos c√≥mo queremos vivir. ¬ŅC√≥mo queremos ser educados? De esta forma pasamos a ser activos en el aprendizaje, olvidando las pautas generalizadas para todos de la misma forma, as√≠ la diferencia pasar√≠a a ser un valor y no una dificultad.

escuela de aprendices libro marina garces

La educaci√≥n no est√° separada del mundo, sobre ella est√°n continuamente influyendo los movimientos de la sociedad, por eso no puede estar ajena a ellos. Influyen las pol√≠ticas econ√≥micas, sociales, laborales‚Ķ influyen las formas de ver el mundo, influyen las personas que dirigen el estado y sus agentes sociales. Por este motivo hay que ense√Īar a pensar para que nuestro alumnado tenga sus propias ideas y tenga opini√≥n en aquello que directamente le va a afectar como estudiante y como persona.

La autora nos invita a reflexionar cr√≠ticamente en nuestra pr√°ctica, en nuestro entorno, en nuestra filosof√≠a de vida, en nuestra forma de enfrentar los cambios, en c√≥mo pensarnos con los otros para llegar a un bien com√ļn y a una pr√°ctica constante de transformaci√≥n. Es un libro muy recomendable para el profesorado y los agentes educativos que quieran transformar a trav√©s de la educaci√≥n y el pensamiento‚Ķ

Hace de la Filosof√≠a una invitaci√≥n a pensar juntos ‚ÄúNo pienses como yo, piensa conmigo‚ÄĚ. Especialmente provocadora es la carta que dirige a sus estudiantes de forma que se animen a pensar por ellos mismos, sin seguir las pautas marcadas por la propia profesora en sus aulas, invit√°ndoles a reescribir dichas normas.

‚ÄúEn este libro queremos reivindicar al aprendiz no como figura sociol√≥gica, sino como punto de vista sobre la reflexi√≥n pedag√≥gica en su conjunto. Adoptar un punto de vista es un ejercicio de la imaginaci√≥n. Implica salir de la manera como inmediatamente miramos y nos representamos la realidad educativa para situarnos en otra. Es un desplazamiento que tiene consecuencias tanto para la experiencia como para el pensamiento que se deriva de ella‚ÄĚ.