La escuela bombero, siempre apagando fuegos

Si los chicos están enfermos, se encarga la «escuela bombero»

Si los chicos no tienen límites, está la «escuela bombero»; aunque todos sabemos que los límites no son algo que el adulto pueda imponer por la fuerza, pero sí con autoridad. Autoridad que no es lo mismo que autoritarismo. Ahora bien, de ordinario, muchos padres no quieren hacer uso de su autoridad, aduciendo que “es mejor que lo haga el docente” –así sabremos a quién le echaremos la culpa–.

Si los chicos tienen problemas psicológicos, está la «escuela bombero»

Los padres nunca “ven” nada, no saben nada; es más, pareciera que no son sus hijos: en sus casas, los chicos siempre se portan muy bien, porque hacen lo que quieren, contestan a sus padres, berrinchean… y, si persisten en este comportamiento, los padres –para no aguantarlos– les dan lo que quieren, no invierten tiempo y esfuerzo en sus hijos.

Si a los chicos sus padres se los “olvidan”, por no saber sus horarios de salida, no saber qué año cursan, no saber quiénes son sus docentes, está la «escuela bombero». Los alumnos se portan así porque son el reflejo de lo que son en las casas; y esta verdad, en la mayoría de los casos, no se puede obviar.

Si a los chicos sus padres no los vacunan está la «escuela bombero»

Porque estos seres irresponsables llamados “padres” no entienden que la salud pública es para ellos y nosotros también, no saben cuál es el concepto de solidaridad y respeto a las leyes

Si los chicos se pelean por sus grupos de wassap, está la «escuela bombero». Si los papás de esos grupos de wassap se pelean, ¿quién está? Sí, adivinó: la «escuela bombero». Si los chicos de dos centros educativos diferentes se pelean, está la «escuela bombero».

Acá, en Argentina, muchos chicos se pelean por quién va a una escuela u otra. Si hay violencia estructural de toda nuestra sociedad, está la caja de resonancia que es… la «escuela bombero».

Si se critica por criticar a la educación de todos, los únicos culpables son solo los docentes de esas «escuelas bombero».

Es triste saber que provincias como Santiago del Estero, reciben una calidad educativa de 3 o 4 veces menos calidad que otros chicos de otras provincias, y no es la única; está Formosa, Chubut antes fue Santa Cruz; Chaco fue la peor provincia con respecto a su calidad educativa en 2018 según Gustavo Laies (uno de los mejores expertos en educación en Argentina) Cepp.

Si los chicos se drogan están las «escuela bombero» para solucionar esto

Si los chicos no comen por años en Argentina están las «escuela bombero», pero no piensen que, por problemas de edilicios, esas escuelas por ahí no tienen si quiera agua potable. Si se caen las estructuras edilicias, desde siempre están las cooperadoras de esas «escuelas bombero». Si se inundan nuestras casas, están las «escuelas bombero».

Si hay acto eleccionario, están las «escuelas bombero»; pero no ven esas estructuras deterioradas. Nuestros políticos no saben que Educar en política es educar en los derechos y obligaciones. Nuestros políticos no deberían hacerse los distraídos. Hace años que falta educación de calidad: tengan en claro que la educación es lo único que resolverá todos nuestros males.

Si los padres y otros adultos ejercen la transgresión a usos, normas y leyes de una sociedad ¿Dónde pasa en primer grado? Sí, en nuestras «escuelas bombero». Hoy, hay mucha violencia en sus casas y lo terminamos resolviendo en la escuela que todos los males “apaga”.

Si salen sus padres de vacaciones porque es más barato en época de clases normales, que se encargue la «escuela bombero»; que, para eso, “se pagan impuestos” y adiós a la planificación anual: es una porque NO es buena idea conocer la política de asistencia de la escuela.

En fin, siempre está la «escuela bombero», es lo único que siempre está en pie. Ahora les pregunto:

  • ¿Ustedes están siempre dispuestos a ayudar a colaborar con la educación de todos?
  • ¿Están los gobiernos dispuestos como “los bomberos” a formar una política educativa que se sostenga en el tiempo?

Porque LA ESCUELA SIEMPRE ESTÁ, es lo único que nos salvará de la pobreza estructural. En Argentina, y en otros países, los problemas son de educación.

Nadie dice que la escuela no tome medidas, que no tenga en cuentas estas situaciones y, en base a esto, aportemos soluciones todos, como comunidad organizada; pero los docentes estamos desbordados, agregando que somos papás –también– y que tenemos problemas, como todo el mundo.

Los niños, los adolescentes son los alumnos de ahora, no de mañana: mañana serán los médicos, los docentes… en fin, quienes nos gobiernen. ¿Estarán bien educados para ello? Tic-tac, tic-tac…