DESATENDIENDO AL DESARROLLO DEL TALENTO

Pues aunque no lo parezca escribo esta entrada con profunda pena y decepción. Esto va mal, pero que muy mal. ¡Tantos años de esfuerzo y trabajo para que esto siga así! ¿De verdad que nadie con capacidad para hacerlo va a tomar cartas en el asunto?

¿Podemos seguir desatendiendo al desarrollo del talento

en nuestro sistema educativo de un modo tan obstinado?

El conocimiento científico y el conocimiento vulgar o común se diferencian esencialmente, no en una cuestión de grado sino en cuanto a su certeza y demostrabilidad. A nadie se le ocurre decir: “no creo que ese avión se sustente”, o “no me parece que esa insulina vaya a producir efecto”, o “a mí no me parece que tener la tensión alta sea tan malo”, o “ese barco no se mantendrá a flote y adrizado”.

Enseguida responderíamos que la ciencia o la investigación, la ingeniería aeronáutica o naval, han dado respuestas a esas “opiniones”, o que hay conocimientos demostrados en la medicina, ingeniería, etc., que niegan mucho conocimiento vulgar que con gran superficialidad pasa a ser, con carácter ‘científico’: “es mi opinión”.

La educación, sin embargo, no parece librarse de las opiniones personales. Da la impresión de que todo vale y, peor aún, de que toda opinión es respetable, como si toda opinión, fundamentada o no, fuese digna de respeto, como sí lo es la persona que la sustenta.

Mi propuesta es sencilla. Bastan dos o tres preguntas para poner un poco de sensatez en el problema que veremos más abajo.

Primera

¿Es posible establecer con razonable certeza una definición sobre lo que es la capacidad, las capacidades naturales destacadas y el talento?

Respuesta:

Segunda

¿Es posible establecer un umbral prudencial del número de alumnos con capacidades naturales destacadas en grado tal que sería oportuno y necesario ofrecerles una atención y apoyo diferenciado en la escuela y fuera de ella?

Respuesta:

Tercera

¿Hay acuerdo entre los investigadores, en el campo de la alta capacidad y el desarrollo del talento, en los aspectos esenciales y en particular en el número de alumnos que deberían ser considerados con capacidades destacadas y atendidos consiguientemente?

Respuesta:

CAPACIDAD Y TALENTO

Son muy numerosas las entradas de este magazine en las que trato del concepto de capacidad y talento, personalmente o a través de las contribuciones de algunos de los principales investigadores mundiales del campo, pero en una de Febrero del año pasado que titulé: A vueltas con la Alta Capacidad: ¡los viejos mitos nunca mueren! he tratado de resumir, entiendo que con claridad, el concepto que mantiene la academia y los expertos así como sus implicaciones educativas.

La semana pasada nos visitó una de las autoridades más reconocidas mundialmente en el campo de la alta capacidad y el talento. Le hice una entrevista que recogía en esta entrada. Es difícil decir más en menos tiempo:

“Al menos el 10% de la población tiene capacidades naturales

destacadas que han de convertirse en talento”

También he mostrado datos de lo que ocurre cuando se identifica en un centro educativo, o de la importancia de la identificación del talento y el out of level, estudio en el que recogía varios lustros de investigación personal sobre el particular.

¿Qué más puedo hacer para que se entienda? Pues se me ocurre que esta tabla un tanto “chusca”, que daría para los más diversos comentarios, algunos francamente irónicos, puede llevarnos a alguna consideración. No abrigo demasiadas esperanzas de que lo que sigue remueva muchas conciencias, excepto las de quienes padecen el problema en primera o segunda persona: los estudiantes y sus familias.

Los datos de la tabla están tomados del Ministerio de Educación, por lo que se les supone un carácter oficial y una precisión que no hay por qué poner en cuestión. La tabla completa puede verse aquí.

Tabla 1. Alumnos con AACC identificados en España en centros públicos y privados y % sobre la población total por Comunidad Autónoma. Curso 2014-15.

Unos pocos comentarios o preguntas, sin ánimo de ser exhaustivo:

1

¿Cómo es posible que en Andalucía haya más de siete mil niños identificados y en Aragón menos de cien?

2

¿Es posible que en Murcia sean más listos que en Madrid? Pues en Murcia hay más de tres mil identificados y en Madrid, con mucha más población escolar, hay menos de dos mil. La razón es clara, en Murcia está uno de los equipos universitarios que más trabaja en este campo en España, con la profesora Prieto a la cabeza y donde, muy probablemente, la Administración habrá colaborado en mayor grado que en otras comunidades.

3

¿Cómo es posible que las cifras (las que se ofrecen son absolutas y solo se deben comparar respecto a la población total de la Comunidad) de alumnos sean tan dispares entre comunidades? ¿Realmente la inteligencia “va por barrios” en España? ¡Ridículo!

4

¿Qué definiciones, criterios, instrumentos, etc. se están utilizando en cada comunidad para que se produzcan estas escandalosas diferencias? ¿Será que en ninguna Comunidad hay procesos censales sistemáticos de identificación de la capacidad de los escolares? ¿Así vamos a promover una educación basada en competencias, personalizada? ¡Por favor!

5

¿Cómo es posible que en ninguna comunidad se supere el 0,5% de alumnos identificados respecto a su población total? ¿No deberían ser, al menos, un 10%? Está bien, aceptaré un instante el 2,28%, pero entonces tendríamos que tener identificados más de 218 mil estudiantes en lugar de menos de 20 mil. Pero claro, si volvemos al 10% como un nivel razonablemente aceptable (que no rígido), tendríamos que tener una población de más de 800 mil alumnos identificados y lo que es más importante: ADECUADAMENTE ATENDIDOS.

6

Ante estos datos, ¿las autoridades del Ministerio, de las Comunidades Autónomas, las direcciones de los centros, los profesores de las aulas se plantearán alguna acción o reflexión? ¿Estamos dispuestos a seguir perdiendo talento en este país?

EQUIDAD DEL SISTEMA EDUCATIVO

¿Es posible hablar de equidad del sistema educativo con esta “caprichosa distribución de la inteligencia” en nuestro país?

¡Me estoy quedando sin argumentos,

en serio!

P. D.: Si alguien tiene dudas que relea las entradas, en este mismo magazine, sobre PISA, TIMSS o PIRLS y el número de alumnos que tenemos en los niveles 5 y 6 de las escalas de rendimiento en España respecto a otros países.

Compartir
POST ANTERIOROLVIDAMOS QUE EN LA EDUCACIÓN SE NECESITA TIEMPO Y RESPETO…
SIGUIENTE POSTDE UNA ESCUELA QUE ENSEÑABA A GANAR A UNA ESCUELA QUE ENSEÑA A VIVIR

Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja-UNIR desde septiembre de 2015, soy Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación y Doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas.
Past-President del European Council for High Ability (2000-2004) y miembro del National Advisory Board del Center for Talented Youth (CTY) de la Universidad Johns Hopkins (2003-2011). Fundé y dirigí el centro para la atención educativa de alumnos de alta capacidad CTY España, International Charter Member del CTY de la Universidad Johns Hopkins (2001-2011). He sido profesor de la Universidad de Navarra durante 36 años (1979-2015).
Mi carrera investigadora en el desarrollo del talento académico en jóvenes de alta capacidad me ha llevado a ser Consultant Editor de algunas de las revistas extranjeras más prestigiosas de este ámbito entre las que destacan: High Ability Studies, Education Today, Talent Development and Excellence, Sobredotaçao, Gifted and Talented International, Abilities and giftedness; así como de algunas de las españolas más reconocidas como la Revista Española de Pedagogía, Estudios sobre Educación, RELIEVE, Bordón, Educación XXI o Revista de Educación.
Soy miembro de Sociedades Científicas como:
International Association for Talent Development and Excellence
European Council for High Ability
World Council for Gifted and Talented Children
National Association for Gifted Children (EE.UU)
Sociedad Española de Pedagogía
He publicado más de 150 trabajos de investigación en revistas españolas y extranjeras y soy autor y coautor de 30 libros y capítulos de libros, varios de ellos dedicados a la alta capacidad y el desarrollo del talento, así como a la evaluación de Sistemas Educativos.