Hoy os quiero dar a conocer una pequeña parte más de mí, de mis dos años en Twitter, año y 8 meses en Scoop it, con una pequeña –y no extensa– reflexión. Con Twitter he crecido, se han producido milagros que antes nunca hubiera pensado, con Scoop It, he aprendido y mucho –y aún sigo aprendiendo–, si “os asomáis” os advierto que entrareis en un mundo lleno de conocimiento, donde actualmente 1 millón de personas “Knowmads” siguen generando contenido cada día.

HACIA-ABAJO-01-INED21

Este verano, durante mi periodo vacacional, me trasladé a una localidad para comenzar una semana intensiva de entrenamiento y recuperación, necesitaba estar mirando hacia adelante durante un tiempo de reflexión, auto aprendizaje, y sabía que sería de enorme valor para mí.

Le explicaba esto a un buen amigo, y, mientras charlábamos, me comentó: ‘¿así que ahora estás entrenando?’ Sí, llevo más de 8 años de entrenamiento mental, los mismos que dejé de entrenar físicamente, como tiempos atrás, cuando combinaba artes, pesas, cardiovascular, más otros deportes al aire libre, etc. Los tiempos han cambiado, o cambias o mueres, o cambias o te reinventas, pero parado NO voy a estar.

Fui sorprendido por mi comentario entre los amigos, porque soy una persona que cree fuertemente en que a tod@s NO nos llega una vida para todo lo que querríamos aprender —de la vida, del trabajo, etc.—; y, cuando aprendemos, al mismo tiempo, compartimos los frutos del propio auto aprendizaje, o, dicho de otro modo, compartimos el aprendizaje que nosotros mismos hemos experimentado —con eficacia—; esto hace que nosotros vayamos hacía arriba. Siempre he creído que el aprender no ocupa lugar, el estar continuamente aprendiendo nos hace crecer, si a todo ello le sumamos que ayudamos a crecer a los demás que nos rodean, de una forma directa o indirecta, todos crecemos.

Hay muchos ámbitos de nuestra trayectoria que constituyen diferentes formas de aprender, a saber: la propia experiencia de la vida, la propia experiencia del trabajo, la educación recibida o aprendida. En ocasiones, priorizamos unas, en la medida de la importancia que tienen para nosotros; a veces, determinada por el impacto de acciones o situaciones negativas que hemos vivido y nos han hecho mella; nos “han empujado” a aprender más.

‘Vive como si fueras a morir mañana, aprende como si fueras a vivir para siempre’

Gandhi

HACIA-ABAJO-03-INED21

La vida implica estar aprendiendo constantemente –sin miedos–, y creo que debríamos acometer la aventura del aprendizaje para nosotros mismos; otras veces, para continuar la pasión de seguir aprendiendo mientras podamos. Si lo compartimos este “sumar constante que significa aprender, la satisfacción de aportar a la sociedad, a las empresas, a nuestras familias, será inconmensurable, no quedará en vano.

Cuando discutía esto con mis amigos, asentían aformativamente a mis palabras y, al tiempo repusieron:

“Pero, mirando hacía a lo que tú estás haciendo, en las redes sociales, en el blog, durante el tiempo libre, en los artículos, en las lecturas, ahora te estás moviendo seguramente desde el papel de aprender en la enseñanza, en lo que tú haces etc.”

La respuesta fue:

“En esto os doy la razón, si en estos dos años y medio, me estoy regenerando de nuevo obedece a unas necesidades obvias, de carácter profesional; pero, si os paráis a pensar, y recordáis, siempre he sido una persona que ha buscado el porqué de las cosas, he indagado siempre, he compartido información, intercambiado ideas, nunca he estado quieto, si algo no conocía o no sabía, lo averiguaba y me estaba tiempo para aprenderlo.

¿Os acordáis de cuando éramos jóvenes, que íbamos todos con las motocicletas, y unos la llevaban al mecánico y otros, como nosotros, nos pasábamos las tardes, desmontando cada pieza para mirar si la podíamos hacer correr un poco más, y si una pieza se rompía íbamos a comprar la de recambio y lo arreglábamos?, ¡qué tiempos aquellos! ¿No? Ninguno de nosotros era mecánico, pero todos sabíamos perfectamente qué les sucedía a nuestras motos y cómo salir del apuro, en eso consistía nuestro auto aprendizaje. ¿Recordáis cuando estudiábamos? Se nos planteaban problemas en la ejecución del proyecto final, y salían dudas, estudiábamos, mirábamos soluciones, o posibles situaciones que se nos podrían plantear de mil maneras para poder estudiar la acción y su correspondiente reacción. No todo era teoría, eso luego nos servía para enfrentarnos en la medida de lo posible a posibles “problemas”, situaciones de desventaja, etc. Eso son horas y horas de aprendizaje, de acción y reacción.

(Podría poner más de la charla-discusión que teníamos, pero sinceramente, todos llegamos a la misma conclusión).

¿Cómo aprendemos según William Glasser?

¿Por qué es interesante hablar sobre esto? Me doy cuenta de que cuanto más escribo, más aprendo realmente. Con cada artículo que escribo con la intención de compartir, revivo las experiencias una y otra vez; me vienen a la cabeza –en forma de pensamientos–, las ideas; asi que tengo que parar para entenderlas mejor, para poder pergeñar el modo adecuado de compartirlas de manera que queden claras para que otros puedan entenderlas. Esto provoca que aún siga aprendiendo, de mí mismo y del mundo que me rodea, de una forma u otra.

Durante esas semanas que estuve entrenando, una fue para aumentar las habilidades, con la intención de adquirir nuevas, mejorando algunas viejas. Hay siempre algo nuevo para aprender, y cuanto más aprendemos, más impacto podemos crear. También usé estas semanas para ponerme físicamente bien, e ir a las sesiones de recuperación de mi espalda, a saber:  me habían localizadodos vertebras juntas que, durante semanas, me tuvieron en vilo; razón por la que digo que estar físicamente bien es importante, y más cuando realizas un trabajo físico de 8 a 10 horas. Para mantenerme despierto y ágil mentalmente, cada día realizo los mismos rituales de aprendizaje, también para estar, sobre todo, fuerte para seguir gestionando el cambio.

Intento siempre poner la hora a un lado para aprender. Aprendo a través de los nuevos artículos de lectura, de la curación de contenidos, etc. De ahí proviene el material que os voy compartiendo por la red. EJercito la escritura para intensificar el ejercicio mental propio que he de realizar dentro de manera individual.

En ocasiones, también me sobreviene la sensación de que cuanto más aprendo, menos sé, cosa que sensación que ya conocía desde mis tiempos de estudiante y primera etapa como profesional. Me complace observar que somos muchos a los que, de una forma u otra, nos gusta aprender:

3 C´s

Compartir

Colaborar

Cooperar

Aprender es de siempre un ejercicio, si paramos, comprobaremos que nos cuesta mucho volver a empezar.

Hagámonos un favor, NO hagamos esto. NO paremos, o mejor, si nos paramos, que sea sólo para mirar hacía el horizonte y hacia adelante, girándonos hacia atrás sólo para aprender de lo vivido.

Todos somos capaces de aprender siempre, pero quizá no resulte tan fácil alcanzar nuestra capacidad máxima de aprendizaje; necesaria para afrontar –con éxito– una situación de aprendizaje real; necesitamos, por tanto, acercarnos a una ámbito de aprendizaje que nos alimente, nos anime y nos empuje para dar lo mejor.

Necesitamos examinar nuestros alrededores, estudiar a los individuos con los que nos relacionamos, para otear quiénes pueden ser nuestros mentores –de forma directa o indirecta– y nos preguntaremos:

¿Estamos parados en una tierra fértil o estéril?

Si estamos parados en una tierra estéril, entonces tenemos la necesidad de movernos. Muchas veces esa tierra que creemos que es fértil, ya no lo es; por lo tanto, debemos salir de la zona de confort, necesitamos rodearnos con energía positiva, e intentar “dejarla entrar” porque solamente entonces la nuestra voluntad hará las veces de “motor emocional” que nos animará a fluir, a crecer. Sé que ahora, en el momento presente, ocurre que levantamos una baldosa y la negatividad sale, se extiende en en todas direcciones. Con todo, basta un pequeño cambio que nosotros realicemos para contaminar de positividad a las personas de nuestro entorno y a nosotros mismos. Os lo aseguro, lo he experimentado, lo he vivido.

Nos rodeamos demasiado a menudo de gente negativa, de personas tóxicas, que tiran hacia abajo nuestros sueños y nos pueden hacer parar, o simplemente impedirnos alcanzar nuestro máximo potencial, debido a los miedos que tienen en su interior, alrededor de ellos mismos; por eso, hemos de lidiar con ellos e intentar cambiar su percepción, puesto que si nosotros crecemos ellos también podrán.

No es que éstas personas se conduzcan de mala fe, sin embargo, NO son apropiadas para nosotros, para nuestro crecimiento. Pues así como las malas hierbas extrangulan, ellos nos estrangulan y nos retienen.

Cuando nos sentimos en tierra fértil, tendemos a tener un pensamiento totalmente diverso, creativo. Si nosotros animamos, la gente se anima, todos nos damos refuerzo positivo, pero la tierra por muy fértil que esté hay que trabajarla, cultivarla y hacerla crecer. Pero para llevar esto hacía el nivel siguiente, sé que necesitamos estar dentro de una tierra más fértil, necesitamos ser desafiados y ser empujados para conseguir lo mejor de nosotros mismos.

Tomemos tiempo para una mirada alrededor nuestro y veamos si estamos al lado de una tierra fértil, para seguir creciendo, si no, entonces tomemos un tiempo para realizar algunos cambios, puede ser que sea algo simple como hacer un cambio, un reto, un objetivo, realizar tareas diferentes a las que íbamos realizando hasta el momento, pero nos tiene que hacer algo sino no alcanzaremos de otra manera nuestra capacidad máxima.

Compartir
POST ANTERIORCHICLES ECA (ESTÍMULO, CONFIANZA, APOYO)
SIGUIENTE POSTPROFESORES, BARES Y VIAJES
Transmisor de confianza, honestidad y transparencia hacia el proveedor-cliente interno y externo, con habilidad para win to win, B2B, experiencia en el campo de responsable y dirección en Compras, Supply Chain MRO, S&OP contratación Servicios Generales. Máster en Marketing, distribución y consumo (Marketing y logística) por la UB. Graduado en Ciencias Empresariales con Comercio Exterior ( Graduado en Empresa Internacional) por la UB.