He tratado el tema de los profesores y su formación en diversas ocasiones en INED21.

En particular, me parece interesante que el lector que lo desee repase el documento sobre lo que deberían saber los profesores para atender de modo adecuado a los alumnos más capaces (puede recuperarse desde aquí).

No es preciso inventarse nada, basta con seguir la estela de los que lo han hecho antes, con emular adecuadamente a los que nos ofrecen evidencias sólidas sobre lo que es efectivo, que fundamentan lo que hacen en los modelos más consolidados y contrastados por la academia, ya que no todo vale.

ERRORES DE PERCEPCIÓN

La falta de formación y un poco de prejuicios

No paro de oír comentarios de los errores de percepción de algunos profesores; de sus juicios desacertados; de las terquedades de ciertos orientadores… del ¡yo no lo veo; ¡a mí no me parece!; ¡pues hay cosas que hace mal!; ¡su letra es un desastre…! La lista es interminable, pero el origen de todas estas observaciones, seguro que bien intencionadas, es la misma:

La falta de formación y un poco de prejuicios. Basta una mirada a las entradas que escribí sobre los mitos, por ejemplo. (Puedes echar un vistazo aquí.)

Ya no es posible escudarse en que no hay materiales, libros, programas de formación. Basta con querer formarse.

Las consecuencias de la formación de los profesores son claras: una mejor atención a los alumnos más capaces en la clase regular, y un crecimiento de las personas como parte de una escuela que tiene que apostar  por «ser un ámbito de desarrollo del talento», y no una máquina de destruirlo.

Cuando los alumnos tienen motivación, son atendidos adecuadamente y se les deja cancha suficiente, enseguida nos sorprenderán con sus acciones y resultados.

Al hilo de esta idea, quiero referirme hoy a un grupo de alumnos especiales. Los que formaron la primera promoción (título único que ya llevarán para siempre) del Experto Universitario en Altas Capacidades y Desarrollo del Talento que desarrollamos en UNIR desde hace casi dos años. Su motivación e interés les ha llevado a desarrollar, entre otras, una acción en las redes sociales, en Twitter en concreto, que es única en nuestro país y que pone de manifiesto cuánto se puede hacer con tan pocos medios.

Me refiero a los Twitter Chats de los jueves a las 22.00 en los que tratan temas diversos sobre la atención a los alumnos más capaces, sus necesidades, características, identificación, etc. Esto se llama efecto multiplicador.

Ciertamente, que una red social, la que sea, no es un lugar en sí mismo para el estudio, pero nos abre pistas para que podamos «alimentarnos» de las fuentes que se citan, los enlaces que se ofrecen, etc.

¡Cuánto avanzaríamos si muchos profesores se animasen a compartir sus experiencias y sus conocimientos!

Esta es, precisamente, la consecuencia de que los profesores se formen. Que es, además, doble: por una parte, harán mejor su trabajo; por otra, ayudarán a otros profesores a avanzar en su formación ofreciéndoles las mejores fuentes y recursos.

Hay otra cosa que quiero destacar en esta entrada. La herramienta que han utilizado para recopilar los «Momentos de Twitter» en una utilidad de curación (me espanta esta palabra) de contenidos llamada Wakelet. Todos los momentos de Twitter reunidos en un tablero que puedes ver desde aquí.

Los diversos momentos, en este caso, o recursos que queramos compartir, se organizan en colecciones formadas por listas de contenidos multimedia que pueden compartirse o incrustarse en un blog. Pongo una de ellas a continuación como ejemplo.

Compartir
POST ANTERIORRESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO-53
SIGUIENTE POSTEL RESPETO POR UNO MISMO, UN PRIMER PASO HACIA UNA BUENA AUTOESTIMA-3
Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja-UNIR desde septiembre de 2015, soy Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación y Doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas. Past-President del European Council for High Ability (2000-2004) y miembro del National Advisory Board del Center for Talented Youth (CTY) de la Universidad Johns Hopkins (2003-2011). Fundé y dirigí el centro para la atención educativa de alumnos de alta capacidad CTY España, International Charter Member del CTY de la Universidad Johns Hopkins (2001-2011). He sido profesor de la Universidad de Navarra durante 36 años (1979-2015). Mi carrera investigadora en el desarrollo del talento académico en jóvenes de alta capacidad me ha llevado a ser Consultant Editor de algunas de las revistas extranjeras más prestigiosas de este ámbito entre las que destacan: High Ability Studies, Education Today, Talent Development and Excellence, Sobredotaçao, Gifted and Talented International, Abilities and giftedness; así como de algunas de las españolas más reconocidas como la Revista Española de Pedagogía, Estudios sobre Educación, RELIEVE, Bordón, Educación XXI o Revista de Educación. Soy miembro de Sociedades Científicas como: International Association for Talent Development and Excellence European Council for High Ability World Council for Gifted and Talented Children National Association for Gifted Children (EE.UU) Sociedad Española de Pedagogía He publicado más de 150 trabajos de investigación en revistas españolas y extranjeras y soy autor y coautor de 30 libros y capítulos de libros, varios de ellos dedicados a la alta capacidad y el desarrollo del talento, así como a la evaluación de Sistemas Educativos.