El niño filósofo: cómo enseñar a los niños a pensar por sí mismos. Por Jordi Nomen

/

El niño filósofo: cómo enseñar a los niños a pensar por sí mismos de Jordi Nomen es una excelente ayuda para familias y profesorado.

Con este libro, podrás aumentar la capacidad de asombro de niños y niñas de forma que puedan aprender a pensar y llegar a formar parte de una ciudadanía activa, con sus propias ideas y en la defensa de la  construcción de un mundo mejor.

cómo enseñar a los niños a pensar

Sinopsis de El niño filósofo: cómo enseñar a los niños a pensar

Cómo enseñar a los niños a pensar es una ayuda para familias y educadores. Educar la curiosidad de los niños y las niñas nos puede valer en la tarea de su formación. Más que responder preguntas hay que enseñar a reflexionar y a hacerse preguntas, a esto nos ayuda el autor del libro.

Hay dos partes claramente diferenciadas. En la primera parte el autor nos da su concepción sobre la filosofía y nos muestra cómo esta disciplina se puede trabajar desde edades muy tempranas. En la segunda parte nos encontramos ante la práctica y nos muestra cómo podemos hacer pensar desde los cuentos o las historias que les narramos, nos da pautas para el diálogo, pautas de juego, pautas de arte y propuestas plásticas.

«Los niños pueden practicar filosofía y, si añaden esta competencia en su vida, podrán participar de su condición de ciudadanos, desde su propia mirada, para construir un mundo mejor, más crítico, más creativo, más humano».

Arpa, 2018

 

Se trata de estimular el pensamiento en los niños y las niñas para que descubran una ventana al mundo a través de la reflexión y la mirada filosófica.

Jordi Nomen Recio, autor

Nacido en 1965, es profesor de Filosofía y Ciencias Sociales y jefe del departamento de Humanidades de la escuela Sadako de Barcelona, reconocida como uno de los centros educativos más influyentes e innovadores de España. Es licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Barcelona y tiene un posgrado de Ciudadanía Activa en la misma universidad y un máster en Filosofía por la Universidad de Gerona. Ha sido galardonado con los premios EDU21 en 2009 y Arnau de Vilanova en 2011.

Reseña 

Me parece estupendo el entusiasmo que Nomen nos transmite en su obra a favor de filosofar con los más jóvenes, en su escrito se nota su práctica y nos la comparte con toda viveza.

Debemos preguntarnos por qué no se usa en las escuelas ni en las familias este arte de enseñar a hacerse preguntas, quizás sea más cómodo el “ordeno y mando” pero desde luego no es sostenible para personas que piensen en lo común y en un mundo mejor.

Si lo que deseamos es que nuestros más jóvenes piensen, hemos de abrir caminos hacia la reflexión de forma que creemos el hábito de hacerse preguntas y ver las distintas posibilidades que pueden presentarse ante cualquier opción a tomar.

cómo enseñar a los niños a pensar

La filosofía no debe considerarse como una disciplina académica exclusiva para los estudiosos, la filosofía es el arte de enseñar a pensar con claridad sin dejarse llevar por lo que digan otros, por este motivo hay que empezar desde pequeños a considerar distintos caminos que nos lleven a tomar la opción más certera.

En palabras de Nomen pensar con claridad para evitar vivir en un mundo de sensaciones vagas, ensanchar el mundo para entenderlo y entenderse. Esto es aprender.

Promover el pensamiento crítico supone dejar espacios y tiempos para el diálogo con sus iguales, supone presentarles alternativas y que ellos elijan, supone dejarlos trabajar en grupos y que presenten un trabajo consensuado después de sus propias reflexiones, supone tenerlos en cuenta y pensar que aunque sean niños o niñas sus pensamientos tienen valor.

Nos dice Nomen que un contacto temprano del niño con la filosofía, tal como él lo plantea, puede servir para ir formando los ciudadanos críticos, creativos y cuidadosos que una sociedad del siglo XXI nos está reclamando.


También puede ser de tu interés:

Filtros HEPA en centros educativos: ¿son la solución o solo una pérdida de tiempo?


En la segunda parte se plantean unas preguntas, se hace un esbozo de las principales ideas del filósofo, se cuenta una historia o un cuento y se hacen propuestas de diálogos, de juego, de arte y de plástica. Las preguntas a las que se enfrenta son:

  1. Platón: ¿debemos actuar con la cabeza o con el corazón?
  2. Aristóteles: ¿cómo podemos decidir lo que está bien?
  3. Epicuro: ¿el placer debe ser el fin último de nuestros actos?
  4. Séneca: ¿debemos tener miedo a la muerte?
  5. Spinoza: ¿cómo se puede conseguir la alegría?
  6. Montaigne: ¿es importante tener buenos amigos?
  7. Rousseau: ¿para qué sirve la educación?
  8. Kant: ¿qué debemos hacer?
  9. Nietzsche: ¿hay que ser creativo para vivir?
  10.  Wittgenstein: ¿hay que opinar sobre todo?
  11. Arendt: ¿qué es la maldad?
  12.  Fromm: ¿es más importante tener o ser?

Las historias o cuentos que nos presenta Nomen como propuestas de trabajo son entrañables y muy adecuadas para trabajarlas tanto en las familias como en las aulas.

cómo enseñar a los niños a pensar jordi nomen

Todas estas historias van a dar respuesta a esas grandes preguntas de los filósofos.

 El niño filósofo: cómo enseñar a los niños a pensar por sí mismos es un libro recomendable para familias y educadores, con propuestas prácticas que pueden servir de guía en el ejercicio del diálogo con niños y niñas y quizás también nos sirva de reflexión a los más mayores de forma que no nos dejemos llevar por las ideas de otras personas y seamos más reflexivos en nuestras propias actuaciones.

 En el siguiente vídeo podemos ver y escuchar a Jordi Nomen explicando por qué debemos filosofar con los niños y las niñas y esboza las claves sobre Cómo enseñar a los niños a pensar por sí mismos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 5)