LENGUAJES ANTIDIDÁCTICOS

Sabemos por la experiencia propia y por la investigación acumulada (H, Gregory; P.E. Nelson, S. Titsworth y Pearson) la importancia de saber comunicar eficazmente. En un día escolar, inevitablemente, estableceremos vías formales e informales para comunicarnos con alumnos, profesores o padres. En cada interacción nos estamos jugando mucho más de lo que somos conscientes, de ahí la importancia de aprender un lenguaje adecuado a las diferentes situaciones y contextos escolares. Hemos dicho aprender, frente a aquellas posiciones que creen que solo con la intuición y el voluntarismo está resuelta esta importante competencia. No: esa creencia es la mejor forma de cronificar errores, esa actitud que nada cambia. Hoy queremos tipologizar tres errores frecuentes de un lenguaje antididáctico.

Primer error: un lenguaje desmotivante es un lenguaje antididáctico. La mejor forma de justificar un alumno que no progresa, o un alumno que no se implica inicialmente en nuestra materia, es llevarse por esta estrategia. Mostrarnos en nuestra comunicación verbal y no verbal como sujetos sin entusiasmo, sin pasión por aquello que debemos comunicar, es construir estos mensajes implícitos o explícitos: estoy aquí en este trabajo a mi pesar; estoy aquí pero no me interesáis; estoy aquí y se trata de aprobar. El profesor motivado contagia una atmósfera que sus alumnos seguirán la mayoría de las veces. La motivación habla un mismo lenguaje. Observando esta conducta en cualquier aula o centro, sabremos muchas cosas de lo que ocurre.

Segundo error: un lenguaje desconfiado es un lenguaje antididáctico. Profundicemos: la confianza es una negociación compleja que empieza el primer día de clase. La confianza debe viajar en las dos direcciones: profesor/alumno y alumno/profesor. No la encontramos al entrar en clase, frente a aquellos que continuamente se lamentan de su ausencia. El victimismo no puede ser una excusa de la incompetencia profesional. Dicho de otro modo: la confianza es una construcción social. Tiene estrategias y experiencia para su logro. Si solo o la mayoría de las veces estamos a la defensiva, si no concedemos ese espacio para que el alumno pueda individualizar su relación con nosotros, si creemos que es imposible construirla de antemano, cumpliremos nuestra creencia equivocada. Un profesor y un grupo que han logrado crear esa confianza mutua, es una experiencia que nunca olvidaremos. Ellos tampoco.

Tercer error: un lenguaje oscuro y/o desordenado, es un lenguaje antididáctico. Decía Ortega y Gasset que la claridad es la cortesía del filósofo. Hagamos una variación: es la cortesía y la obligación de nuestro compromiso comunicativo. He dicho compromiso: la claridad y el orden en nuestro lenguaje  demuestran muchas características de nuestro trabajo profesional. Dos rápidamente: el control didáctico de nuestra materia y la planificación de aula que hacemos. Si utilizamos un tecnicismo inalcanzable; si mezclamos continuamente secuencias que no tienen una relación lógica; si creemos que nuestros alumnos tienen el deber de comprendernos, estaremos alejándonos irremediablemente en nuestra tarea educativa. Ese lenguaje es la mejor estrategia para que la inercia y el aburrimiento se apoderen de nuestras clases.

Lo que hemos enunciado y explicado no son excepciones en nuestro sistema educativo. Lo hemos dicho: la verdadera responsabilidad es la responsabilidad concreta. No busquemos explicaciones externas continuamente si nuestro trabajo no se ajusta a lo que debería ser. No hay aprendizaje en los lenguajes antididácticos. Pero no queremos terminar con el pesimismo, éste también puede ser un vicio. Hemos compartido y aprendido de grandes compañeros que están, invisibles, en nuestro sistema educativo. Es hora de reconocerlo profesionalmente, no solo con palabras.

Tweet about this on Twitter365Share on Facebook97Share on LinkedIn28Pin on Pinterest14Share on Google+23
Archivos
MENU