Hoy proseguimos recomendaciones con Xavier Martínez-Celorrio. Profesor de Sociología de la Educación, doctor en Sociología y licenciado en Antropología en la Universidad de Barcelona. Trabaja dentro del grupo CRIT- Creatividad, Innovación y Transformación Urbana de la UB. Asesor de la Colección de Estudios Sociales de la Fundación la Caixa (2007-08), y colaborador habitual en El Periódico de Catalunya  otros medios. Autor de varias obras: Crisi, trajectòries socials i educació  (Fundación Jaume Bofill 2012), Multilevel Governance and Social Cohesion: Bringing back Conflict and Citizenship Practices (Urban Studies, 2012). Destacamos por su interés: “Informe España 2012” (Fundación Encuentro, 2012) donde es coautor con Antoni Marín Saldo de “Educación y movilidad social en España”: léanlo, imprescindible.

¿Por qué nos gusta Xavier Martínez-Celorrio? En su reflexión, dos temas nos interesa por la fuerza con la que los identifica.

Su interés por describir y analizar las desigualdades sociales de nuestro presente, que desembocan o surgen en el ámbito educativo. Citamos directamente: “Las escuelas son los detectores fiables de los efectos más devastadores y crueles de la crisis”, “Somos un país democráticamente inmaduro y partidista que no es capaz de construir grandes pactos contra la pobreza infantil en medio de esta colosal crisis”. La injusticia en aquellos que nadie visibiliza, tiene muchos rostros: nuestras escuelas son un termómetro de ello.

Conectado con lo anterior, en su escritura siempre late un compromiso cívico, más allá de su rigor analítico, que está atento a las nuevas dinámicas sociales. Como siempre, mejor dar la palabra directamente: “La dualidad entre viejas y nuevas lógicas de acción colectiva se explica, en gran parte, por el papel de Internet y del ciberactivismo a la hora de organizar, cohesionar e impulsar las conciencias de protesta”, “En suma, un salto que no es anti-sistema sino pro-activo por una democracia más exigente y legítima”. El gran reto de la política contemporánea: la transformación de una democracia industrial en una democracia red.

Lean y sigan a Xavier, no les defraudará.