Los iconos informáticos recurren a menudo a la imagen de objetos simples a los que pretenden sustituir: carpetas, blocs. Ordenador y tableta nacieron como artilugios universales, contenedores de todo, navajas suizas con las que sobrevivir. Aún así, hay cosas que se niegan a desaparecer. No siempre lo digital es más rápido o más útil. O no aún.

Quiero romper una lanza por pequeños objetos que aún pueden ser muy funcionales, especialmente en un aula. Hoy hablaré del pequeño y modesto bloc de notas.

Es pequeño y parece que los bolsillos de las camisas se hubieran inventado para él. Es un compañero discreto y pendiente. ¿Qué puede hacerse con él en un aula? No sirve para tomar apuntes tradicionales porque no duraría una clase y nor hartaríamos de pasar páginas. Pero en un aula con biblioteca de estudio revela todo su poder. Veamos.

 ÚTILES-EDUCATIVOS-I-EL-BLOC-SOY-YO-Magazine-INED21

Cuando se lee no para memorizar sino para imaginar, comprender, teorizar y discutir hay mucho que apuntar y breve:

  • La cita inicial del libro que voy a leer, que precederá todo lo que con él me ocurra.
  • Las dudas que me plantee un párrafo, una frase o una palabra. Bastará con apuntar el inicio y el número de la página
  • Una frase memorable que quiera citar posteriormente en grupo o en clase. Igual: inicio y página.
  • Una idea o asociación que me sugiera la lectura.
  • Puntos de partida para investigar más tarde, probablemente en internet (o no).

En ese pequeño bloc que llevo siempre a mano (soy un alumno de ESO), van mis argumentos, mi aportación al grupo, mis líneas de investigación. Hasta caben mis esquemas, si se me ocurren, al final de la lectura. Y puedo empezar otro libro, cita nueva bien marcada. Tal vez un mini post-it. Si no soy muy puntilloso cabran ocho o diez libros en él, tal vez más.

¿Que hay que hablar del tema en el grupo o en la clase? Saco mi bloc y doy un repaso antes de alzar la mano. Si he sido previsor podré añadir cosas aunque sea en los márgenes (si los he dejado). Por supuesto, el bloc sólo es el material “de batalla”. Necesitaré más papel (virtual o no) para hacer cosas más exigentes o definitivas. Pero en cierta manera, el bloc es mi yo provisional. El profesor puede averiguar mucho de mí dándole una ojeada. Qué ignoro, qué me preocupa, qué me interesa, qué me propongo, a qué conclusiones he llegado. Soy el primer interesado en que mi bloc refleje mucho de mí. No es mi ignorancia lo que me hará suspender, sinó mi apatía o el prúrito de esconder la realidad. Me valorarán por mis logros, tal vez mi portafolio, pero el bloc dirá mucho de lo que me ha llevado hasta allí. No me conviene perderlo.

No ignoro la versión moderna del bloc que no es otra que el teléfono (mucho más caro pero plurivalente). Alguien me dijo que no es bueno llevar el móvil en el bolsillo de la camisa porque puede tener algún efecto sobre el corazón. No quiero ser alarmista y no tengo ni idea de si es verdad. Consultaré al médico. Pero los jóvenes lo suelen tener a mano y éste podría ser un motivo para que el profesor lo permitiese. El móvil como bloc de notas, un utensilio ideal para “pulgarcitos”. Los jóvenes suelen usarlo para enviar mensajes de dentro afuera. Un joven sin cultura es una fuente pequeña de mensajes pequeños con objetivos limitados. El móvil podría ser una fuente inversa que recogiera un mundo grande para generar, con el tiempo, un interior grande. ¿Ventajas? En una app de notas no hay que reservar espacio par anotaciones ulteriores, cada nota dispone de espacio ilimitado. Algo había de tener. ¿Podría fomentar las distracciones? Esa responsabilidad habría que trabajarla aparte.

ÚTILES-EDUCATIVOS-Magazine-INED21

Después la comunicación entre jóvenes con el mismo móvil ganaría mucha riqueza. Correría mucho más valor por Whatsapp.

PD.: Aparentemente sencillo, creo que ese uso del bloc necesita entrenamiento. Posiblemente varios cursos. Sin duda, desde primaria (¿cuarto?, ¿quinto?, ¿sexto?, ¿antes?). Tal vez un simple listado de libros leídos para presumir, al principio. Palabras no entendidas después. Dudas, comentarios… Más que un método es un hábito. Pretender tener éxito el primer año puede ser condenarse a la frustración.

Compartir
POST ANTERIORINSPECCIÓN: ESA GRAN ALIADA
SIGUIENTE POSTESCÉPTICOS DE LA GENERACIÓN WEB
Licenciado en Prehistoria e Historia Antigua. Profesor de EGB y Primária entre 1980 y 2000. Redactor de textos escolares y enciclopedias juveniles para la editorial TEXT/LA GALERA. Autor de novela juvenil. Postgrado de Edición en la UOC. Autor del proyecto Biblioteques d'Investigació Jove y del blog LLIBRE DE TEXT: L'ANCIEN RÉGIME. Miembro de la Societat Catalana de Pedagogia y del grupo "Narració i pedagogia". Actualmente retirado.