«ENCAJAR» CON LA REALIDAD

Los docentes, los que más y los que menos, tenemos claro que nuestro primer objetivo debe ser el de preparar al alumnado para que se desenvuelva en la vida diaria, tratar de que sean competentes. Desde los centros educativos intentamos no solo que  el alumnado aprenda contenidos, sino que tratamos –con creatividad e innovación– de diseñar proyectos que puedan “encajar”, por así decir, los distintos contenidos con la realidad, partiendo de lo más cercano. 

El «I Encuentro de Radios Escolares de Canarias De Palique», celebrado  la pasada semana en Las Palmas de GC fue un claro ejemplo de esto que estoy hablando. Un día en el que la escuela, de manera literal,  sale a la calle a hacer visible una experiencia de aprendizaje sobre las Energías Renovables utilizando como herramienta educativa la radio escolar. Y no solo eso, sino que la radio ha hecho posible que alumnado de cinco islas se unan trabajando un mismo proyecto y temática. ¡La magia de la radio!

DE PALIQUE

Un proyecto, De palique, que se va consolidando como un referente del encuentro de los estudiantes y la ciudadanía  con el mundo de la radio. Esta es solo una muestra de que, la radio y el resto de los medios de comunicación, tienen que estar en los centros educativos, porque en la escuela se forman no solo los futuros periodistas sino los escuchantes, los telespectadores y lectores de noticias y donde se les forma para que tengan conciencia crítica de lo que se lee, lo que se oye y lo que se ve en los distintos medios.

Treinta y dos centros de Canarias se reunieron para hacer visible el aprendizaje que habían realizado durante meses sobre la Energía, pero esto no fue más que el momento final porque tras de sí ha habido un auténtico trabajo formativo del profesorado en esta herramienta, y por parte del alumnado de investigación y de trabajo cooperativo e intercentros, que ha dado lugar a productos tan fantásticos como los que pudimos ver y escuchar durante la mañana en la Calle de Triana.

CAMBIAR EL CHIP

La escuela del s. XXI tiene que cambiar el chip, no podemos ser meros receptores de alumnos a los que les “vomitemos” contenidos, uno tras otro, y que tienen que repetir “de pe a pa” para poder sacar una nota por encima de cinco, en la mayoría de las ocasiones, en un examen escrito. La escuela del s. XXI tiene que cambiar y cuando digo la escuela tiene que ser la escuela en todo su amplio abanico, desde el profesorado, las familias, el alumnado y la sociedad, desde la Educación Infantil hasta la Enseñanza Universitaria . Un camino hacia el cambio que hay que hacer de la mano, mirando en la misma dirección, uniendo fuerzas para conseguir el mismo objetivo.

Son muchas las familias que buscan hoy en día un proyecto educativo concreto, que fomente la igualdad, que trabaje por proyectos, que ayude a pensar a los niños y niñas, que trabaje no solo de manera individual sino cooperativa y colaborativamente, donde se investigue y no se den los contenidos a través de la copia de un libro de texto, un proyecto educativo en el que las familias jueguen un papel importante dentro del proceso de enseñanza aprendizaje y no sean solo  meros espectadores de las actividades de navidad, carnaval y el día de Canarias.

La escuela del s. XXI tiene que cambiar el chip, no podemos ser meros receptores de alumnos a los que les “vomitemos” contenidos, uno tras otro, y que tienen que repetir “de pe a pa” para poder sacar una nota por encima de cinco, en la mayoría de las ocasiones, en un examen escrito.

Hoy más que nunca la sociedad le está pidiendo un giro a la escuela, ya no es momento de estar sentados en fila de uno mirando a la mesa del profesor, las aulas tienen que cambiar los pupitres individuales por las mesas grupales, la pizarra de tiza por la digital, las aulas Medusa por las aulas dotadas con tabletas o portátiles para poder investigar, informarse y visibilizar el trabajo realizado. El ambiente de aprendizaje es primordial y el papel que juega el profesorado es básico. Por ello es importante la formación, la actualización permanente, pero sobre todo el tratar de conocer otras experiencias que funcionan en muchos centros y que podríamos adaptar a nuestra realidad.

Compartir
POST ANTERIORNUESTRO MEJOR ALIADO EN LA EDUCACIÓN
SIGUIENTE POSTSENTIR EL TEATRO
Maestro de Primaria y actualmente asesor educativo en la Dirección Territorial de Las Palmas. Ha sido coordinador de distintos proyectos de dinamización de bibliotecas, de animación a la lectura y de radio escolar y tiene en su haber varias publicaciones de carácter didáctico dirigidas a los más pequeños. Bloguero y apasionado de las tic, la lectura y la radio pero sobre todo un enamorado de la profesión docente.