Nuestro pasado político nos hizo caer en muchos espejismos sociales. Propongo uno: ¿por qué decir autoridad, se adscribe ideológicamente? Todo docente en su trabajo diario sabe que la autoridad es una consecuencia moral, la autoridad viene del respeto mutuo.
Reconocer la autoridad legalmente es un primer paso. Hay otro que está esperando, ese lo debemos hacer entre todos los que participamos en este proyecto que es vivir: la educación como ejemplo, la educación como tarea común de una sociedad que se respeta a sí misma. Todos estamos educando, la vida es una clase continua…¿alguien nos escucha?…