Hoy una entrada breve y fácil de leer, una traducción de un artículo de Knowledgeworks sobre el rol de la tecnología en el aprendizaje personalizado; sencillo, pero con mucha más enjundia de la que parece a simple vista. Como siempre, los énfasis del texto son míos.

¿QUÉ PAPEL JUEGA LA TECNOLOGÍA EN UN ENTORNO DE APRENDIZAJE PERSONALIZADO?

¿Se puede personalizar el aprendizaje sin tecnología? Sí, absolutamente. Pero así como la tecnología juega un papel cada vez más importante en todas nuestras vidas, -desde el uso del GPS en nuestros teléfonos móviles, a registros médicos electrónicos, o la posibilidad de realizar pedidos de comestibles en línea-, juega también un papel en la enseñanza y el aprendizaje.

La tecnología es una herramienta;

no es el principal impulsor del aprendizaje personalizado.

En el centro de una enseñanza y un aprendizaje fuertes y efectivos se encuentra la relación entre un estudiante y un profesor. Y la tecnología no puede reemplazar eso.

El aprendizaje personalizado es impulsado por una buena enseñanza y un fuerte apoyo al estudiante, centrado en las necesidades de cada alumno.

La tecnología es aditiva. Ya sea un dispositivo específico como una tableta o computadora portátil, o un programa, aplicación o plataforma como un sistema de gestión de aprendizaje o una clase en línea, la tecnología debería ser un apoyo para una gran enseñanza y  aprendizaje.

Simplemente tener acceso a un dispositivo NO es aprendizaje personalizado. Los profesores son los guías que dan forma a las experiencias educativas para sus estudiantes, ayudándoles a participar con herramientas de aprendizaje que enriquecerán y apoyarán un aprendizaje más profundo, incluyendo diferentes tipos de tecnología.

El Aprendizaje Personalizado significa reunirse con cada estudiante a su propio nivel, desafiándolo con un alto nivel de expectativas, de logros académicos, e incrementando la implicación en su propio aprendizaje a través de:

Una instrucción alineada con estándares académicos rigurosos -y habilidades sociales y emocionales integradas- que los estudiantes necesitan para estar preparados para la universidad, una carrera profesional y la vida.

Una instrucción personalizada y apoyos que permiten a cada estudiante diseñar experiencias de aprendizaje alineadas con sus intereses.

Un ritmo variado de la instrucción, que se basa en las necesidades individuales de los estudiantes, lo que les permite acelerar, profundizar o emplear más tiempo según su nivel de dominio.

Una diferenciación de la instrucción en tiempo real, con apoyos e intervenciones basadas en datos de evaluaciones formativas y feedback a los estudiantes, para asegurar que cada uno esté progresando adecuadamente hacia su graduación y aspiraciones profesionales.

El acceso a objetivos de aprendizaje claros y transferibles y resultados de evaluación, de modo que los estudiantes y sus familias puedan entender lo que se espera para el dominio y el progreso académico.

La tecnología, [por tanto] es una herramienta que se puede utilizar para apoyar las actividades de los estudiantes y para conocer dónde se encuentra cada uno, brindando una instrucción atractiva, apoyos justo a tiempo y oportunidades de aprendizaje del mundo real.

LA TECNOLOGÍA NO REEMPLAZA LA ENSEÑANZA.

Es una herramienta poderosa para el aprendizaje experiencial e interdisciplinario, evaluaciones formativas y revisión datos del alumno. La tecnología puede profundizar la experiencia educativa para alumnos y profesores en un contexto  personalizado, pero solo cuando se utiliza de forma pensada e intencional.


Es una buena síntesis de lo que significa el aprendizaje personalizado y del rol de la tecnología digital en el mismo. Es, si se quiere, la sistematización de lo obvio que, por serlo, se olvida con mucha frecuencia. ¿Cuántas veces hemos visto que la tecnología digital se ha puesto por delante del diseño de instrucción? Demasiadas me temo. Como si la tecnología fuese un talismán que lo resuelve todo con solo tocarlo.

Artículo anteriorMIS FAVORITOS DEL MES
Artículo siguienteINCLASIFICABLE COMO CUALQUIERA
Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja-UNIR desde septiembre de 2015, soy Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación y Doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas. Past-President del European Council for High Ability (2000-2004) y miembro del National Advisory Board del Center for Talented Youth (CTY) de la Universidad Johns Hopkins (2003-2011). Fundé y dirigí el centro para la atención educativa de alumnos de alta capacidad CTY España, International Charter Member del CTY de la Universidad Johns Hopkins (2001-2011). He sido profesor de la Universidad de Navarra durante 36 años (1979-2015). Mi carrera investigadora en el desarrollo del talento académico en jóvenes de alta capacidad me ha llevado a ser Consultant Editor de algunas de las revistas extranjeras más prestigiosas de este ámbito entre las que destacan: High Ability Studies, Education Today, Talent Development and Excellence, Sobredotaçao, Gifted and Talented International, Abilities and giftedness; así como de algunas de las españolas más reconocidas como la Revista Española de Pedagogía, Estudios sobre Educación, RELIEVE, Bordón, Educación XXI o Revista de Educación. Soy miembro de Sociedades Científicas como: International Association for Talent Development and Excellence European Council for High Ability World Council for Gifted and Talented Children National Association for Gifted Children (EE.UU) Sociedad Española de Pedagogía He publicado más de 150 trabajos de investigación en revistas españolas y extranjeras y soy autor y coautor de 30 libros y capítulos de libros, varios de ellos dedicados a la alta capacidad y el desarrollo del talento, así como a la evaluación de Sistemas Educativos.