«Si siempre haces lo mismo,

siempre conseguirás lo mismo»

Einstein

PROCESO CREATIVO

Adentrarse en el proceso creativo

Es evidente que ninguna asignatura del sistema de educación en el que hemos sido formados se ha planteado como objetivo potenciar la creatividad de los alumnos, tampoco el desarrollo de la inteligencia emocional o de técnicas de relajación que permitan al niño o al joven centrarse en sí mismo y tomar conciencia de sus emociones.

Se enseñan artes pláticas, música, letras, cultura cívica, educación física, ciencias y, generalmente, aprendemos practicando y repitiendo técnicas, memorizando o intelectualizando, pero todo como un proceso exterior a nosotros –sin conectarlo a la propia interioridad–.

«Una educación donde la creatividad no sea un ingrediente esencial se convierte en puro adiestramiento y adoctrinamiento».

Estudios realizados por la neurofisiología han confirmado que la creatividad es una capacidad humana que se puede aprender y desarrollar de la misma forma que aprendemos a leer. También subrayan, que cuando el proceso creativo es desplegado de manera consciente, se transforma en una búsqueda que posibilita explorar el mundo a la vez que indagar en nosotros, nos permite estar atento a lo que va manifestándose, ayuda a conectar con la intuición y los sentimientos, concediéndonos descubrir el sentido de inspiración y sabiduría innata que poseemos.

Lo mejor es trabajar combinando diferentes recursos, guiándose por la intuición, dejando de lado las resistencias y los temores. La vida nos expone a toda clase de influencias, de forma consciente e inconsciente; en el trabajo, en lo social o en la familia surgen personas y situaciones que nos perturban produciéndonos ansiedad, afectando la confianza y la seguridad en nosotros mismos; conduciéndonos muchas veces a vivir a la defensiva o de forma ficticia, distantes de nuestra verdadera naturaleza.

Generalmente, el simple hecho de comenzar a ver que se domina un material o una técnica y, que se es capaz de hacer algo como, por ejemplo, dibujar y pintar un objeto o modelar algo en arcilla, supone un refuerzo de la autoestima, dándonos el impulso para continuar indagando en las ideas y convicciones que le dan sentido a nuestra vida. El proceso y la expresión creativa se transforman entonces en una fórmula que nos permite reencontrar nuestro sentido de “ser”, otorgándonos la posibilidad de descubrir un lugar en el universo, más allá de lo que señala la rutina cotidiana.

No es necesario tener conocimiento técnico-artístico, basta sólo atreverse y experimentar, ya que lo realmente importante es cómo se vive la experiencia y lo que pasa en el mundo interior de cada persona –mientras desarrolla su proceso creativo–.

CREATIVIDAD

Algunas ideas sobre el concepto de Creatividad

La capacidad para generar soluciones originales y novedosas.

Es la facultad de encontrar combinaciones originales a base  informaciones ya conocidas.

Ser creativo es: ver lo que todos ven, pensar lo que nadie más ha pensado, hacer lo que nadie se ha atrevido a hacer.

La creatividad comienza  con la afinidad con algo. Es como enamorarse. «lo más importante, al principio, es que un individuo sienta algún tipo de conexión emocional con algo». Sin ese amor y esa conexión emocional iniciales, creo que las posibilidades de realizar más adelante un buen trabajo creativo son mínimas. De ese amor inicial por hacer algo nace el empeño, como dijo Thomas Edison «¡El genio es perseverancia!».

Pensamiento lateral

y pensamiento vertical

El pensamiento lateral, donde predomina el hemisferio derecho, lo puede utilizar cualquier persona para producir ideas nuevas. Permite salir de los límites normales, lógicos, de modo que uno puede ver lo que podría existir. Este pensamiento actúa liberando la mente del efecto polarizador de las viejas ideas y estimulando las nuevas.

Importa la afectividad en el resultado, es provocativo, valen todas las ideas, cuantas más mejor, es un pensamiento creador.

El pensamiento vertical, donde predomina el hemisferio izquierdo, se caracteriza por el análisis y el razonamiento.

Es un pensamiento selectivo, importa la lógica del encadenamiento de ideas, es analítico es decir explica e interpreta. Suele excluir lo que no esta relacionado con el tema.

El pensamiento lateral es útil para generar ideas y nuevos modos de ver las cosas y el pensamiento vertical es necesario para su enjuiciamiento y su puesta practica. Desarrollan procesos que son complementarios, pues el pensamiento lateral aumenta la eficacia del pensamiento vertical al poner a disposición un gran número de ideas de las que puede seleccionar las más adecuadas.

Preparar el camino a la creatividad

Según Henri Poincaré,  matemático Francés del siglo XIX, los pasos básicos del proceso creativo son:

1

El primer estadio es la preparación que es el momento en que te sumerges en el problema, en busca de cualquier información que pueda resultar relevante. Es entonces cuando dejas vagabundear libremente tu imaginación, cuando te abres a  cualquier cosa que sea incluso apenas pertinente con respecto al problema. La idea consiste en reunir una amplia gama de datos, de modo que elementos insólitos e improbables puedan comenzar a encajar con otra. En esta etapa es de crucial importancia ser receptivo, poder escuchar abiertamente y bien.  Los psicólogos denominan “fijación funcional” a la trampa de la rutina. Otra barrera que impide absorber información nueva es la autocensura.

2

A la etapa de la preparación podemos agregar otra que, como es muy incomoda, a menudo se pasa por alto: la frustración. La frustración surge en el momento en que la mente analítica, reacciona, en busca de una solución, alcanza el límite de sus habilidades.

Aunque a nadie le gusta la sustracción y el desanimo, las personas que mantienen su creatividad a lo largo de toda la vida llegan a aceptar que los periodos de angustia constituyen una parte necesaria de la totalidad del proceso creativo es decir aceptar que hay una inevitable obscuridad antes del amanecer.

3

Una vez que has reflexionado acerca de todas las piezas relevantes y empujado hasta el limite de tu mente racional, puedes dejar que el problema se cueza a fuego lento. Esta es la etapa de la incubación, en que digieres todo lo que has reunido. Mientras que la preparación exige un trabajo activo, la incubación es más pasiva, un estado en que mucho de lo que sucede se desarrolla fuera de tu conciencia enfocada, en el inconsciente. Como suele decirse: “la consulta con la almohada”.

La respuesta puede llegar en un sueño o en ese estado nebuloso semejante al sueño, en que estás a punto de dormirte o en cuanto te despiertas por la mañana. A menudo subestimamos el poder del inconsciente, pero este es mucho más fértil para las iluminaciones creativas que el consciente.

Además, el inconsciente nos habla de maneras que van más allá de las palabras. Lo que sabe el inconsciente abarca los sentimientos más hondos y las exuberantes imágenes que constituyen la inteligencia de los sentidos. El conocimiento inconsciente suele manifestarse más como una sensación percibida de lo acertado: una corazonada. A este tipo de conocimiento lo llamamos «intuición».

Soñar despiertos

Cuando estamos más abiertos a la inventiva del inconsciente es en aquellos momentos en que no pensamos en nada en particular. Es por eso que «soñar despierto» es tan útil en la búsqueda de la creatividad.

Cualquier momento en que podamos  soñar despiertos y relajarnos es útil para el proceso creativo: una ducha, un largo trayecto en coche, una caminata en silencio.

Iluminación

Con suerte, la inmersión y el soñar despierto llevan a la iluminación, cuando de repente se te ocurre la respuesta como salida de la nada.

Pero el pensamiento solo, aunque sea todo un hallazgo revelador,  todavía no es un acto creativo. La etapa final es la traducción, es decir, cuando tomas tu idea y la transformas en acción. Traducir tu iluminación en realidad convierte tu gran idea en algo más que un simple pensamiento pasajero; la idea se vuelve útil para ti y para los demás.

El enfoque de Kekulé en cuanto a la solución de problemas: Piensa mucho, luego relájate y permítete soñar.

¿Qué nos sugiere una persona creativa?

Originalidad. Novedad. Asociaciones ingeniosas y curiosas. Aventura.

Riquezas de soluciones para los problemas. Talento para ver las cosas con ojos nuevos. Confianza en si mismos. Imaginación novedosa.

Buen humor. Predilección por lo nuevo. Curiosidad. Valor y entusiasmo.

¿Cómo podemos mejorar la habilidad de la creatividad? 

Cambie sus rutinas diarias y rompa sus hábitos un día a la semana. Estudie arte en cualquiera de sus formas. Salga a caminar. Lea. Cree un cuaderno de sueños y otro de ideas y téngalo siempre a mano.

Visualice. Imagínese que está viendo lo que piensa con todos sus sentidos. Atrévase a ser diferentePinta las paredes de azul, color que relaja. Observe, juegue y aprenda de los niños.

Asista a congresos y seminarios muy distintos a los de su materia. Realice juegos de destreza mental. Aprenda a tocar un instrumento musicalHaga pausas, pues su mente y su cuerpo se encontraran relajados. Estas pausas pueden ser:

En el baño. En la ducha. Paseando por el campo. Dormir. Al despertarse.

Mientras escucho música. Mientras estoy corriendo. Mientras hago un viaje largo en el coche. Estirado en la playa. Mientras nado, etc.

¿SENTIDO DEL HUMOR? SIEMPRE

Mantener el sentido del humor

Hay una paradoja: aunque la creatividad exige arduo trabajo, el trabajo sale más fácilmente si lo tomas con cierta ligereza. El humor aceita las ruedas de la creatividad.

La gente es libre de generar tantas ideas como puedan ocurrírsele, por muy locas que parezcan. Y en una de esas ideas, a menudo, se halla la semilla capaz de crecer hasta convertirse en una solución innovadora.

Cuando varios equipos de personas están trabajando juntos en un problema, los que más y con mayor frecuencia se ríen son más creativos y productivos que los más serios y formales. El humor es en sí mismo un estado creativo. Como manifiesta el payaso Wavy Gravy «si no te puedes reír de algo, es que ya no es gracioso».

¿Qué bloquea la creatividad?

Ser conformista

Hacer las cosas como siempre se han hecho o como las hace todo el mundo.

Temor a equivocarse y hacer el ridículo

Nuestra cultura nos condujo al placer que produce “tener siempre la razón” y sobresalir por ello. Desconocemos el derecho a equivocarnos y el poder del error. El dulce placer de equivocarnos y contribuir con el error para llegar a lo que posiblemente es correcto. Todo esto corta cualquier brote de creatividad.

Quedarse con la primera idea

El hecho de creer que la primera idea es siempre la mejor, es limitante. Casarnos con la primera respuesta que se nos ocurre debilita las demás opciones. Cuando ello sucede, las ideas subsiguientes son comparadas con la primera y van siendo descartadas.

Rutinización

Somos esclavos de las costumbres, debemos hacer cosas distintas a las que hacemos cada día.

AUTORES

Robert Gagne

Dice que la creatividad es una forma de solucionar problemas mediante intuiciones o combinaciones de ideas, provenientes de campos muy diferentes de conocimientos.

Según Gardner

La creatividad no es una especie de  fluido que pueda manar en cualquier dirección. La vida de la mente se divide en diferentes regiones que yo denomino “inteligencias”, como las matemáticas, el lenguaje o la música. Y una determinada persona puede ser muy original o inventiva, incluso iconoclasticamente imaginativa, en una de esas áreas, sin ser particularmente creativa en ninguna de las demás”.

De acuerdo con Gardner, la visión de la creatividad según los libros de texto “no tiene el menor sentido. Creo que se debe observar a una persona trabajando durante un tiempo en un ámbito particular, ya sea el ajedrez, el piano, la arquitectura o el intento de iniciar un negocio o coordinar una reunión. Y uno tiene que ver que hace esa persona cuando surgen problemas, y como es recibida la solución que propone. Entonces se puede emitir un juicio sobre si esa persona es creativa o no”.

“Ahora bien, la persona creativa-continua Gardner- tiene que poder hacer ese tipo de cosas con regularidad. No es algo fugaz, que ocurra una sola vez. Es un estilo de vida. Las personas creativas están siempre pensando en los ámbitos que trabajan. Viven sondeando. Viven diciendo: ¿Qué es lo que tiene sentido aquí, y que es lo que no tiene sentido? Y si no tienen sentido: ¿puedo hacer algo para cambiarlo?”.

Teresa Amabile

Ser creativo es parecido a hacer un estofado. En la creatividad hay tres ingredientes básicos: El ingrediente esencial, algo semejante a los vegetales o la carne del estofado, es la pericia en un área específica. Las habilidades en el propio ámbito de la actividad, estas habilidades representan tu dominio básico de un campo, es decir la pericia.

Sin entrenamiento en las habilidades propias de un ámbito, hasta el talento más promisorio languidecerá. El segundo ingrediente es lo que Amabile denomina las “habilidades de pensamiento creativo”, es decir, las maneras de abordar el mundo que  te permitan encontrar una posibilidad nueva y verla hasta su plena ejecución. “estas son como las especias. Hacen que los sabores sean únicos, ayudan a la combinación de los ingredientes básicos para producir algo diferente.

Muchas de estas habilidades tienen que ver con ser una persona independiente: estar dispuesto a correr riesgos y tener el valor de intentar algo que nunca se ha hecho antes. Por último, el elemento que en realidad cuece el estofado creativo es “la pasión” el término psicológico para esto es “Motivación intrínseca”, o sea el impulso de hacer algo por el mero placer de hacerlo más que por cualquier premio o compensación.

La creatividad comienza a cocerse cuando la persona está motivada por la pura dicha de lo que está haciendo. La pasión “es como el fuego que cuece el estofado”.

El pensamiento lateral de Bono

Esta técnica, muy difundida en la actualidad, se enfoca en producir ideas que estén fuera del patrón de pensamiento habitual de la o las personas que la ejecutan, contrariamente a otras técnicas creativas.

Cuando evaluamos un problema siempre tendemos a seguir un patrón natural o habitual de pensamiento que nos limita. Con el pensamiento lateral rompemos estepatrón, vemos a través del mismo logrando obtener ideas sumamente creativas e innovadoras.

El pensamiento lateral tiene que ver con moverse a los lados al resolver un problema para ensayar diferentes percepciones y diferentes puntos de vista.  El término cubre una variedad de métodos incluidas provocaciones que nos llevan fuera de nuestra línea cotidiana de pensamiento.  El pensamiento lateral se consigue cortando al través patrones en un sistema auto-organizado y tiene mucho que ver con la percepción.

El proceso de pensamiento lateral

COMPROBACIÓN DE SUPOSICIONES:El pensamiento habitual dificulta la búsqueda de soluciones a ciertos problemas. Por ello, es necesaria una mente abierta para poder enfrentarse a cada nuevo problema.

HACER LAS PREGUNTAS CORRECTAS:Lo más importante en el pensamiento lateral es saber qué preguntas deben formularse. Las preguntas deben ir de lo más general a lo particular para encuadrar correctamente el problema. Luego, examinar los datos conocidos con preguntas más específicas poniendo en duda las hipótesis más obvias, hasta alcanzar una visión alternativa cercana a la solución.

CREATIVIDAD:La imaginación es una herramienta clave del pensamiento lateral. La costumbre de ver los problemas siempre desde un mismo enfoque no siempre ayuda a resolverlos, entonces es necesario enfocarse creativamente desde otro punto.

PENSAMIENTO LÓGICO:Para lograr un pensamiento lateral bien desarrollado es requisito refinar el análisis de modo lógico, la deducción, y la disciplina del razonamiento, ya que sin estos elementos el pensamiento lateral seria un pensamiento anhelante, que sólo se limita a extraer ideas excéntricas.

John Cleese

El procedimiento de Cleese tiene cinco puntos:

Espacio:Es necesario alejarse del mundanal ruido.

Tiempo:Crear un oasis de al menos 90 minutos para entrar en un estado creativo. Es el momento de hacerse preguntas, de crear asociaciones locas o de mirar a la nada.

Más tiempo:Una vez que se ha entrado en el estado creativo, no conviene abandonarlo hasta haber encontrado la solución más creativa al problema.

No tener miedoa hacer tonterías o cometer errores.

Sentido del humorDestaca la necesidad de no ser interrumpidos durante el tiempo creativo. Está prohibido coger el teléfono, hacer recados, pensar en la cita con el dentista o la próxima reunión de vecinos… Nosotros incluimos en esta lista de estorbos cosas como mirar la bandeja del correo electrónico, usar Whatsapp, echar un vistazo a las redes sociales, 90 minutos para la creatividad son 90 minutos para la creatividad.

NO HAY EDAD

La creatividad no tiene edad

«Nunca dejes que alguien te diga que no puedes hacer algo, si tienes un sueño debes protegerlo». Anónimo.

Algunas personas redescubren su creatividad en el final de su vida. Es decir, aquello con  que nacemos está siempre ahí: que uno puede verlo y luego verlo de nuevo. Un ejemplo es Bill Fitzpatrick, que comenzó a pintar después de jubilarse, la pintura era algo que le había gustado mucho en su juventud.

Si se mantiene un cerebro alimentado e interesado, podrás comprobar que se conserva en muy buen estado.

El espíritu creativo, lejos de declinar con la edad, puede en realidad ganar fuerza y vigor cuando una mujer o un hombre mayor –cara a cara con la perspectiva de la muerte inminente– se concentra en lo que en verdad importa.

La creatividad, en suma, “puede surgir en cualquier edad, aún la más avanzada y parece tener un efecto saludable sobre la persona creadora. Esto es, la vejez no es creativa Per se, pero en las personas dedicadas al trabajo intelectual, aun con fallas de la memoria, ésta se puede compensar por otros recursos “como una visión más vasta de la vida y grandes poderes de asociación” (Arieti,2).

Es importante que el adulto mayor realice actividades creativas y placenteras como la pintura, la poesía, la música, la fotografía, etcétera, pero que al mismo tiempo le signifiquen un desafío y un proceso de aprendizaje. La conclusión final es que al envejecer no se puede hablar de una simple reducción de las funciones cerebrales, sino más bien de una reorganización cerebral de carácter compensatorio y esta “reorganización del cerebro” es lo que podemos reforzar.

Cuando una persona mayor vive la creatividad, potencia su intuición y mantiene una visión renovada de la vida, conservando el gusto por la fantasía y por la utopía, de esta manera su experiencia del presente se torna más alegre, más activa y más fructífera. Del mismo modo el compartir en un taller con otras personas de igual o diferente edad los hace sentirse integrados y empáticos socialmente.

La creatividad es un potencial propio de la especie humana, debemos acostumbrarnos a reforzarla y hacer uso de ella toda la vida, pero aún más en los adultos mayores. La vivencia de un proceso creativo les permite a estas personas potenciar la apertura a nuevas experiencias, algo muy necesario en este periodo en el que tienden a cerrarse en sí mismos; también les refuerza la autoestima, interrogándose por la propia satisfacción, por sus sentimientos y la expresión de sus emociones.

HABILIDADES CREATIVAS

El brainstorming o “tormenta de ideas”

«Si se mantiene un cerebro alimentado e interesado, podrás comprobar que se conserva en muy buen estado».

Una herramienta creativa, que ha sido utilizada ampliamente y con gran éxito para generar ideas, es el brainstorming o “tormenta de ideas”. Fue creada con el único fin de producir listas de ideas a verificar en la solución a un problema. La herramienta pretende la generación de ideas no convencionales mediante la supresión del procedimiento habitual de criticarlas o rechazarlas someramente. En una sesión de brainstorming no se admite ninguna crítica, y se promueve enfáticamente la libre generación de un gran número de ideas y de combinaciones de las mismas. El brainstorming parte de la premisa asociativa según la cual cuanto más grande es el número de asociaciones, menos estereotipadas y más creativas son las ideas ofrecidas para resolver el problema.

Preguntas provocadoras

Otra importante herramienta para promover la flexibilidad es el uso de preguntas provocadoras. Tales preguntas amplían y profundizan la situación llevándola hacia una dirección de pensamiento que de otro modo no hubiera surgido. Animan a las personas a pensar sobre ideas o conceptos que no se habían planteado previamente. Algunas preguntas provocativas podrían ser las siguientes: “¿Qué ocurriría si el agua supiera a whisky?” “¿y si los gatos se utilizaran para rascar?”, ¿”las mujeres podrían volar?”, “¿un ordenador personal es como un barco?”, “¿una flor como un gato?” “¿una puesta de sol es como un lago?”, “¿un coche es como un tenedor?”, “¿qué ocurriría si nunca llegara el domingo?” “¿es contrario a la ley ser perfeccionista?”, “¿la gente no es creativa?”, “imagina que ocurriría si fuera contrario a la ley tener hijos”, “¿los coches podrían volar?”, “¿los hombres podrían tener hijos?”.

La estimulación de imágenes

La “estimulación de imágenes” es una técnica muy conocida que se emplea para generar ideas más allá de las que podrían ser obtenidas utilizando el brainstorming. Los miembros del grupo observarán un conjunto de imágenes seleccionadas al efecto y relacionarán la información recogida de la imagen con el problema a resolver, que también podría abordarse mediante el brainstorming. La “excursión fotográfica” utiliza los mismos principios de la estimulación mediante imágenes, pero, en lugar de emplear imágenes seleccionadas para la estimulación, se pide a los participantes que den un paseo por las cercanías del edificio en el que se desarrolla el ejercicio con una cámara fotográfica y que tomen fotografías de posibles soluciones o de ideas visuales referidas al problema; cuando el grupo se reúne de nuevo, las ideas son compartidas. Otra técnica vinculada es la “estimulación mediante objetos”, en la cual se utilizan, en lugar de fotografías, diversos objetos (por ejemplo, un martillo, un lapicero, un juego de mesa, etc.). A veces pueden emplearse palabras en vez de fotografías u objetos para asociarlas al problema que debe resolverse.

Método 6: 3: 5

  • 6 personas se reúnen para generar ideas relativas a un tema previamente planteado. Se da a cada una de ellas una hoja en blanco.
  • 3 ideas: son las que tendrá que escribir cada participante  en su hoja, de manera concisa y breve.
  • 5 minutos: es el tiempo que dispone cada participante para plasmar sus tres ideas al resto de participantes que servirán para inspirarse.

Las criticas están prohibidas, la imaginación mas loca esta permitida. Hay que jugar con las ideas buscando al máximo  de ideas desarrolladas.

Método Claver Trevor

Esta técnica consiste en consultar a profesionales de otros ámbitos de conocimiento, familiares, amigos, personas externas al problema.

El principio de discontinuidad 

Esta técnica consiste en alterar hábitos y formas de hacer ciertas actividades para fomentar que el cerebro “piense de otro modo”, empezar a hacer cosas que no haríamos para crear nuevos caminos.

Intenta hacer cosas que no hagas nunca.

La primera para vencer el miedo.

La segunda para aprender como se hace.

La tercera para saber si te gusta.

Virgil Thomson

Algunas técnicas más

Seis sombreros para pensar

Scamper

Blue slip

Brainwriting

¿QUÉ ES ES MÁS FRECUENTE EN TI?

Unas preguntas para ver qué hemisferio suelo utilizar más, es solo un juego aproximativo (Libro: Descubrir la Neurodidáctica, de Anna Forés Miravalles)

Normalmente:

  1. Me gusta apuntar todo lo que tengo que hacer, hago un listado y lo voy mirando para recordar.
  2. Me gusta mas hacer un esquema o dibujo que me lo recuerde, o imaginar, recreando mentalmente lo que he de hacer.

Me gusta más:

  1. Programar mi tiempo, sabiendo que hacer en cada momento y cuanto tengo para cada cosa.
  2. Dejarme llevar y vivir cada instante.

Prefiero:

  1. Clasificar mis apuntes de forma temática o por fechas.
  2. Utilizar los colores para diferenciar los temas y su organización.

Normalmente:

  1. Me disgusta mucho el no controlar las situaciones.
  2. Un cierto “caos” me gusta, llevo bien los imprevistos.

Suelo ser una persona:

  1. Un poco, o mucho, maniática del orden, me molesta bastante que no este todo en su sitio.
  2. Cierto desorden me gusta, no me agrada un orden exagerado.

A la hora de solucionar un problema:

  1. Cojo lápiz y papel y analizo la situación, apuntando datos.
  2. Imagino posibles soluciones.

Me gusta más:

  1. Las actividades como la lectura, informática, el estudio de temas científicos o técnicos, ejercicios intelectuales.
  2. Las actividades artísticas, como pintura, danza, escultura, teatro, música…

Normalmente suelo ser una persona más:

  1. Realista y práctica.
  2. Aventurera y emotiva.

La expresión verbal:

  1. Me resulta muy fácil.
  2. Me cuesta.

Normalmente:

  1. Me cuesta mucho expresar mis emociones, me siento ridículo/a cuando lo hago.
  2. Expreso mis emociones con facilidad.

Lo que mas se me queda grabado y recuerdo de una canción es:

  1. La letra.
  2. La música y entonaciones.

En clase:

  1. Necesito tomar apuntes de todo lo dicho.
  2. No me gusta coger apuntes, recuerdo mejor la clase si no escribo y me entrego a entenderla. Hago un resumen después.

Normalmente:

  1. Me gusta seguir las normas y lo convencional. No me gusta mucho los cambios.
  2. Me gusta innovar y cambiar, me aburro si no lo hago frecuentemente. Me alejo de los convencionalismos.

Las “a” hacen mas referencia al hemisferio izquierdo, las “b” al derecho. ¿Qué es mas frecuente en ti? ¿Cuántas a y b te salen?


BIBLIOGRAFÍA

GOLEMAN. Daniel: El espíritu creativo.(2009). ED. Zeta.

BONO. Edgar de. Seis sombreros para pensar.

BONO. Edgar de. El pensamiento lateral.

BUZAN. Tony: El poder de la inteligencia creativa (2003). ED. Urano.

BUZAN. Tony: El libro de los mapas mentales (2003). ED. Urano.

GARCIA-MILA. Pau: Tienes una idea, pero aun no lo sabes (2013). ED. Amat.

FLORES MIARAVALLES Anna y LIGIOIZ VAZQUEZ. Marta: Descubrir la neurodidactica. ED. UOC


ARTÍCULOS SOBRE ‘CREATIVIDAD’

«Misceláneas».

«Creatividad: Es lo que es».

«El aprendizaje de la creatividad».