¿Cuál es el videojuego más importante de la historia? Resulta difícil responder a este pregunta con certeza en el mundo actual, donde la proliferación de nuevos juegos eclipsan a lo más clásicos.

Posiblemente un personaje ha sobresalido por encima del resto durante los más de cuarenta años que los videojuegos están en funcionamiento. Hablamos de Super Mario, considerado por muchos expertos el formato para la pequeña y gran pantalla más popular de la historia. Su particularidad es haber estado presente en las videoconsolas más importantes, desde la clásica Game Boy hasta las últimas versiones de Play Station o Xbox. Todos quieren contar con este clásico de Nintendo.

Super Mario nació de la imaginación del diseñador y productor de videojuegos japonés, Shigeru Miyamoto, quien se inspiró en el juego Donkey Kong para la creación de este simpático personaje que elimina enemigos saltando y se hace grande cuando come setas. Su simplicidad en cuanto a la jugabilidad, la calidad del diseño gráfico y la creación de una historia que avanza a medida que el usuario supera capítulos han sido las claves del éxito de la saga de Mario Bros. La primera edición del videojuego se lanzó en 1985 y, desde entonces, la industria no ha parado de crear nuevas ediciones, en las que han ido apareciendo nuevos personajes para dar más vida a la historia. En este proceso no se ha quedado atrás su capacidad para ir adaptándose a los tiempos cambiantes, buscando su espacio entre los diferentes modelos de videoconsolas que han ido surgiendo.

Son muchas las curiosidades que han rodeado a la vida de Super Mario. El personaje ha trabajado en varios oficios, carpintero, fontanero o demoledor; y la gorra roja con la letra ‘M’ reluciente es uno de sus iconos. Esta idea surgió para evitar que los diseñadores tuvieran que dibujar el movimiento de su pelo cuando saltara. En Japón, este divertido personaje ha sido considerado como uno de los medios artísticos de referencia.

Super Mario ha servido de inspiración en el lanzamiento de todo tipo de modalidades de ocio digital. También es el caso de la última revolución en el sector que mezcla diversión y tecnología, el de los casinos online. Muchos juegos de estos salones de azar virtuales siguen la dinámica que desde hace cuatro décadas ha marcado Super Mario, es decir, un personaje que va sorteando obstáculos y entregando recompensar a la persona que lo dirige. En el caso de los casinos online, la oferta es muy amplia, ya que el público puede acceder a modalidades de ruleta, bingo o una slot online que está haciendo furor entre los aficionados, como  Book of Ra, cuyo héroe es un explorador que viaja hasta Egipto para tratar de encontrar el famoso Libro de Ra, un libro mítico que se encuentra escondido en las pirámides.

A esta gran variedad de juegos se suma una amplia diversidad en cuanto a niveles. Tanto los jugadores más veteranos como aquellos que están empezando en este sector tienen cabida en la industria del juego online. Cada usuario dispone de una cuenta personalizada en la que se almacenan sus datos y estadísticas, y así puede saber su trayectoria y definir mejor el juego que más se adapta a sus características.