88

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal. Una de estas lecturas ha sido: «Devaluación continua. Informe urgente sobre alumnos y profesores de secundaria» de Andreu Navarra.

RESEÑA

«Esta obra explora de forma realista y razonable la situación actual de la enseñanza secundaria en las escuelas e institutos de España, sin recurrir a tópicos. Basándose en su propia experiencia como profesor de lengua y literatura castellanas, Andreu Navarra expone abiertamente los escenarios —a menudo dramáticos y no pocas veces violentos— a que diariamente se enfrentan la mayoría de docentes en nuestro país: desmotivación, creciente indisciplina, planes de reforma absurdos y una grave precariedad social y vital de gran parte del alumnado. Todo ello asociado a una gran desorientación colectiva y un injusto abandono de la juventud. Pero más allá de la queja y el lamento, incluso a veces desde la ironía y el humor, el autor indaga en las razones del enorme desamparo institucional en que se encuentran profesores y alumnos ante la trascendental tarea de educar y educarse. El analfabetismo funcional de los futuros ciudadanos, la ausencia de pensamiento crítico ante los abusos del sistema y el narcisismo vacuo de las redes sociales se perfilan como un horizonte político preocupante contra el que Andreu Navarra propone una serie de respuestas tan sensatas como polémicas, en un intento por empezar a perfilar una reacción consecuente con nuestra salud democrática».

Tusquets Editores

Andreu Navarra (Barcelona, 1981) es profesor interino (con seis años de experiencia) de Lengua castellana y Literatura, escritor e historiador. Colabora asiduamente en diversos medios de la prensa escrita y es autor, entre otros títulos, de 1914. Aliadófilosy germanófilos en la cultura española (2014), El ateísmo. La aventura de pensar libremente en España (2016), El espejo blanco. Viajeros españoles en Rusia (2016), La escritura y el poder (2018), una completa y matizada biografía de Eugenio d’Ors, y Devaluación continua (2019).

El panorama que nos presenta Navarra es desolador, mucha injusticia en una educación obligatoria, tanto con el alumnado como con el profesorado. Al alumnado, porque no se le facilitan los recursos para una buena educación; y, al profesorado, porque las condiciones de trabajo no motivan hacia un verdadero aprendizaje, se recorta en personal, en recursos, en infraestructuras… Todo este panorama hace que el profesorado se sienta desmotivado y el alumnado mal atendido en clases superpobladas y con recursos insuficientes.

A lo largo de la obra se alude, continuamente, a Gregorio Luri (al cual lo considera el pedagogo más lúcido), a Marina (como revolucionario de la educación con «la inteligencia ejecutiva», encargada de dirigir todas las capacidades humanas, aunque Navarra le echa en falta una bajada de su teoría a pie de aula) y a Enkvist (como pensadora sueca dedicada a analizar la crisis de la educación en Occidente).

Navarra nos dice de su obra que no trata de hacer teorías que solo trata de dar voz y visibilizar situaciones cotidianas que se dan en los institutos y que son fruto de conversaciones informales con sus compañeros de profesión, «sí intentaré, no obstante, señalar problemas incómodos que parece que no existan, y para los que deberíamos imaginar una solución».

El libro se lee bien, se reconoce la práctica del autor y sus vivencias con el alumnado, aunque sobrecoge tanta dureza y tanta realidad incómoda en este mundo educativo. He de confesar que me duele la educación que nos narra Navarra, en mi experiencia no ha sido tan desoladora y me duele que vaya a peor cada día. Por otro lado, conozco de buena mano un gran grupo de profesores y profesoras que, a pesar de los recortes y de las faltas de recursos humanos, están haciendo que otra educación sea posible, claro está, a base de mucho esfuerzo y tiempo personal.

Llegué al libro por la noticia del periódico El País y tengo que manifestar que la misma no le hace ningún favor. De hecho, en las redes estuvimos hablando de la noticia, no de forma muy positiva. En ella, se trasluce un ambiente que no es lo que después se lee en el libro, la impresión que veíamos en esa primera salida del autor era como de un advenedizo más que quiere ganar con la educación, «que hablen de mí, aunque sea mal». Al leer el libro, me he dado cuenta de que dicha noticia fue puro efectismo de publicidad y que sí ha servido para que nos interesáramos en su lectura.

Parece que Navarra está preocupado por una sociedad más justa, por una educación más auténtica donde el alumnado aprenda y sepa defenderse en su adultez, parece que otra educación es posible si verdaderamente las administraciones públicas le dan el sitio y los recursos que merecen.

El epílogo del libro está dedicado a la labor de Toni Solano @tonisolano, profesor de lengua y literatura en Castellón de la Plana y hace unos años ejerciendo de director en el IES Bovalar de la misma ciudad. Lo presenta Navarra como modelo de una voz cercana que nos enseña un proceso de innovación real que ni las dificultades ni el pesimismo han logrado minar.

Es recomendable su lectura para el profesorado, sobre todo, el de secundaria; para que se tome conciencia de la realidad más cercana; y para que, a pesar de las dificultades, se vayan haciendo propuestas de mejora y reivindicaciones de la labor social que por derecho tiene el alumnado y el profesorado.


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.