79

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal. Una de estas lecturas ha sido: «Tormenta cerebral: el poder y el propósito del cerebro adolescente» de Daniel J. Siegel.

RESEÑA

Estudiar y leer sobre la adolescencia es un mundo apasionante, sobre todo, si después tu trabajo consiste en tratarlos diariamente. En INED21, ya he reflexionado sobre el tema y me apasiona seguir aprendiendo cada día en esta etapa de madurez que nos ofrece oportunidades únicas de desarrollo personal, más que, como se suele decir y pensar, problemática asegurada. Podéis leer, en mi blog, esos otros artículos en los que he escrito sobre la adolescencia, si os parece oportuno:

La adolescencia no es un problema, es una oportunidad

Educar contando, un libro de Laura Borao

No salgo, miedos en la adolescencia

La timidez en la adolescencia, esa desconocida que ruboriza

Leer a Daniel J. Siegel en su libro «Tormenta cerebral» me ha hecho reafirmarme en conocimientos anteriores y ampliar mi visión sobre esta etapa. Es una oportunidad para la creatividad, para el trabajo en equipo, para dar salida a esas conexiones cerebrales que se están produciendo, para crear ese mundo interior tan necesario, para llevar un clima familiar y escolar donde reine la armonía, para saber encauzar las emociones que se van presentando.

Insiste Siegel en las habilidades  (mindsight) para construir un mundo interior, con sentimientos, compasión y empatía. Estas habilidades te pueden dar una visión de tu mente y de la de los otros con lo cual se establece una relación empática en beneficio de las dos partes.

Daniel J. Siegel es doctor en Medicina, profesor de Psiquiatría Clínica en la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Los Angeles, codirector del UCLA Mindful Awareness Research Center y director ejecutivo del Mindsight Institute. Siegel es autor de bestsellers como Ser padres conscientes, Mindsight, la nueva ciencia de la transformación personal y de uno de los libros más aclamados internacionalmente The Developing Mind, cuyas propuestas se han aplicado a programas educativos de todo el mundo.

En su obra Tormenta Cerebral, Daniel J. Siegel aporta las claves para acabar con algunos de los mitos y falsas creencias más extendidas sobre la adolescencia. Desde una visión positiva, Siegel afirma que la adolescencia es una etapa muy especial, una chispa emocional, un momento de conexión social, de búsqueda de lo nuevo y con esencia creativa:

«Los adolescentes tienen pasión, un sentimiento de que todo importa. Tienen una capacidad profunda de colaboración entre ellos, y el valor de probar cosas nuevas», destaca.

Con frecuencia decimos y echamos culpa a las hormonas que están en ebullición en la adolescencia, Siegel nos demuestra que eso es falso:

«Las hormonas sí aumentan durante esa fase, pero no son las hormonas las que determinan lo que pasa en la adolescencia. Ahora sabemos que lo que experimentan los adolescentes es, sobre todo, el resultado de cambios en el desarrollo del cerebro. Por el contrario, en esta etapa se desarrollan rasgos básicos del carácter que capacitarán a los adolescentes para una magnífica vida llena de objetivos y de aventuras».

Otro mito es creer que la adolescencia significa pasar de la dependencia de los adultos, es falso, siguen dependiendo de la figura de apego familiar, aunque los amigos y las amigas pasan a tener más relevancia en sus relaciones; se produce la interdependencia, nos alejamos un poco de las familias y damos más cariño a los amigos (los iguales).

Siegel  insiste en que los adolescentes que reciben mensajes negativos sobre quiénes son y lo que se espera de ellos pueden rebajarse hasta ese nivel en vez de desarrollar su potencial auténtico, referencia a Goethe para hacernos ver la importancia de las expectativas que pongamos en ellos y ellas: «Trata a las personas como si fueran lo que tendrían que ser y las ayudarás a convertirse en lo que son capaces de ser».

El libro está estructurado en cuatro partes: en la primera parte se examina la esencia de la adolescencia y de qué manera entender la importancia para crear vitalidad. La segunda parte explora la forma en que crece el cerebro durante la adolescencia. La tercera parte explora cómo las relaciones dan forma a nuestro sentido de la identidad y lo que podemos hacer para crear conexiones más fuertes con los demás y con nosotros mismos. En la cuarta parte se analiza la historia de Sara, de Andy… cada una con su problemática, dándonos caminos para el entendimiento con casos muy comunes y reales que se nos pueden presentar en esta etapa de la adolescencia.

Hay partes duras de leer por el mucho conocimiento que nos aporta, pero en general es un libro muy práctico para personas que traten especialmente con el alumnado adolescente, para ver esta etapa como una oportunidad y no como una problemática que debemos soportar, la adolescencia será un fiel reflejo de aquello que hayamos ido construyendo con nuestros hijos y también con nuestro alumnado en etapas anteriores; en esta obra, tendrás la oportunidad de aprender habilidades que te ayudarán en su tratamiento posterior.

«Este libro trata de la comprensión y el cuidado de las características esenciales de la adolescencia para aportar toda la salud y la felicidad posible al mundo, independientemente de la edad en la que nos encontremos».


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

Artículo anteriorRETO A LA INSPECCIÓN EDUCATIVA
Artículo siguienteLAS PERSONAS NO SOMOS COSAS
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.