67

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal. Una de estas lecturas ha sido: «Montessori paso a paso “Vida práctica, vida sensorial”» de I. Patrón, V. Toinet y S. Dorance.

RESEÑA

Seguimos con la colección “Montessori paso a paso” de la editorial Escuela Viva; en esta ocasión comentaremos el libro dedicado a “Vida práctica, vida sensorial” para el alumnado de 2 a 6 años.

Los materiales Montessori son tan llamativos que a veces, se nos olvida el principal objetivo para el que fueron diseñados, por eso es necesario recordar los principios de la pedagogía Montessori para que no se nos pierdan de vista.

Para Montessori, como para todos los teóricos y prácticos de la pedagogía activa, el niño es una persona de pleno derecho, con sus propios gustos, con libre albedrío y con una personalidad propia. Los niños y las niñas en educación funcionan mejor si se les hace partícipe de su propio aprendizaje y se les valoran sus éxitos, no sus fracasos.

Favorecer la autonomía para despertar sus ganas de aprender. “Ayúdame a hacerlo solo” es la famosa frase de Montessori para favorecer la motivación.

Montessori nos describe unos períodos sensibles” para el aprendizaje, con las correspondientes edades en las que más o menos pueden aparecer y es muy tajante con ellos porque piensa que si dejamos pasar el tiempo será difícil recuperarlos de manera fácil, fluida y simple:

        • el período sensible del lenguaje (entre los 2 meses y los 6 años),
        • el período sensible de la coordinación de movimientos (desde los 18 meses hasta los 4 años),
        • el período sensible del orden (desde el nacimiento hasta los 6 años),
        • el período sensible del aguzamiento de los sentidos (desde los 18 meses hasta los 5 años),
        • el período sensible del comportamiento social (desde los 2 años y medio hasta los 6 años),
        • el período sensible de los pequeños objetos (un período muy corto en el transcurso del segundo año)

«El propósito de la educación es plantar la semilla del conocimiento en la estación adecuada. El buen momento para aprender viene determinado por la observación de las necesidades del niño».

Crear un ambiente sereno y un clima de confianza y diálogo. En una clase Montessori se habla bajo, se evita el ruído, no hay tensión ni impaciencia, el orden es importante porque permite comprender fácilmente e infunde confianza, el diálogo y el respeto mutuo son esenciales para construir el entorno de trabajo, solucionar problemas y evitar las incomprensiones.

El trabajo en grupo, incluyendo niños y niñas de diferentes edades para que los mayores motiven a los pequeños. Aunque es bueno resaltar que en la mayoría de los trabajos están solos.

El interés múltiple del material Montessori

        • Sensual, estético, lúdico. El material es uno de los éxitos de la pedagogía Montessori. La manipulación permite una aprehensión inmediata, agradable y duradera… el niño es especialmente sensible en estos años a todo lo que pasa por el tacto.
        • Un material de desarrollo. Cuya intención es ayudar al desarrollo interior y al crecimiento del niño.

El aspecto tranquilizador de los rituales.

        • La presentación. Es necesario presentarle el material al niño y mostrarle dónde se coloca, de esta forma favorecemos su posterior autonomía.
        • La instalación. El niño crea su propio espacio de trabajo y cuando termina recoge  el material que ha usado y lo devuelve al sitio de donde lo cogió. Trabaja con cuidado y método en un espacio despejado y ordenado.

La lección en tres tiempos

        • Un ritual importante de la pedagogía Montessori. “La lección en tres tiempos es un proceso destinado a facilitar el descubrimiento y la adquisición de nuevo vocabulario por parte del niño, y se aplica en cualquier ámbito: el aprendizaje de las letras, las cifras, las formas geométricas…”
        • Un punto esencial: la autocorección

Se preocupa también esta pedagogía de las familias que deciden trasladar la escuela a la casa y para ello le da pautas y consejos para disfrutar del aprendizaje con sus hijos o hijas.

La pedagogía Montessori está reconocida por sus sensacionales y llamativos materiales pero no podemos olvidar que no es un método rígido, su enfoque va hacia una acertada observación del niño o la niña, con un profundo espíritu dinámico, donde se desarrolla la creatividad en el trabajo.

En la obra se nos describen, con todo lujo de detalles, actividades para el desarrollo de la vida práctica y de la vida sensorial, siempre respetando el espíritu de la pedagogía Montessori.

«Gracias a estas actividades, el niño o la niña aprende a concentrar su atención, a organizarse en su trabajo, a afinar sus percepciones y su comprensión. Prepara los gestos futuros de la escritura, la reflexión sobre el cálculo, el dominio del lenguaje. Adquiere la autonomía y la confianza en sí mismo necesarias para su desarrollo armonioso».

Las autoras

Después de formarse como educadora Montessori, Isabelle Patron escolarizó en casa (o, mejor dicho, en un barco) a sus tres hijas durante más de 10 años. Dos de ellas cursan en la actualidad estudios superiores con resultados brillantes y la más pequeña va por la misma senda. Esta colección se apoya a la vez en conocimientos teóricos y en una larga experiencia vivida en primera persona.

Vanessa Toinet es educadora Montessori y madre de tres hijos. Ha creado una escuela Montessori, una escuela innovadora, pues cuenta con la presencia de caballos y otros animales. Vanessa ha vivido en Irlanda, donde siguió la formación AMI, y ha podido confrontar las prácticas Montessori francesas y anglosajonas.

Sylvia Dorance ha creado en Francia la editorial Ecole Vivante (Escuela Viva), especializada en la pedagogía activa.

Libro muy recomendable para el profesorado de Escuelas Infantiles (0-3 años) y para el profesorado de la Etapa de Infantil (3-6 años). De fácil comprensión y lectura que además nos lleva a construir nuestro propio material para que la proyección del método no sea tan cara.

«Nos gustaría recordar que lo esencial no es el material ni los procesos, sino el espíritu Montessori; este le hará escuchar al niño, favorecer su autonomía, comprender sus particularidades y sus diferencias, infundirle confianza, ayudarle a devenir una persona activa y curiosa».


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

Artículo anteriorHUMILDAD COMO VALOR-III
Artículo siguienteMIS FAVORITOS DEL MES
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.