59

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal. Una de estas lecturas ha sido: «La emoción de aprender» de César Bona.

RESEÑA

«Este libro está dedicado a todas las personas que se han sentido incomprendidas. A aquellas que han superado prejuicios de otros y han seguido adelante. A aquellas que han superado prejuicios propios y han abrazado nuevas ideas».

Con esta dedicatoria empieza el libro de César Bona «La emoción de aprender. Historias inspiradoras de Escuela, Familia y Vida», relatos vividos en primera persona que nos llevan a ver la superación del fracaso personal y que nos hacen ver la diversidad de las personas. Son historias conmovedoras que enganchan emocionalmente y que nos dan ideas de cómo la escuela sigue sin ser inclusiva, sin atender a las diferentes necesidades personales que presenta el alumnado.

«En palabras del propio César Bona, este libro “es una invitación a replantarnos lo que significa éxito y fracaso, llamando la atención sobre lo relativo de las ideas y sobre lo que podemos ser capaces de sacar de cada experiencia”. A través de varias historias vividas en primera persona, Bona presenta experiencias de superación de personas que ya habían sido catalogadas como “carne de fracaso” y que supieron levantarse y construir su propio camino. Con la intención de mostrar la historia de cada uno, el profesor maño hace una invitación directa al lector a “recordar que todos somos diferentes” y que llegar lejos puede ser un gran reto para algunos y un pequeño paso para otros».

aulamagna.com

Es un libro recomendado para docentes, familias y todas aquellas personas que se sientan sensibles con la transformación de la sociedad a través de las personas. Conociendo estas pequeñas historias reales podemos analizar cómo nos comportamos en beneficio de lo que significa una verdadera educación que debe ser inclusiva, que atienda a la diversidad, que trata de mejorar los ambientes sociales que están maltratados por nuestra misma comunidad, que no sabe escuchar, mirar a los ojos para ver qué es lo que realmente necesitan las personas que están conviviendo con nosotros, ya sea en las escuelas, en las familias, en el barrio…

Creo que estas historias que nos cuenta César podrían trabajarse en Tertulias Dialógicas Pedagógicas, dan mucho juego para el análisis y la reflexión de las causas y las consecuencias que ha llevado al final de cada una de ella y cómo han sido los procesos para llegar a esos resultados.

A lo largo del libro, nos va dejando pequeños textos para la reflexión, cada uno de ellos relacionado con la historia que nos cuenta:

«Los equipos, en el deporte o en el trabajo, están compuestos de personas distintas, que desde su ámbito pueden aportar algo que los demás no tienen. El día que consideremos eso como un valor y no como un inconveniente habremos dado un paso importante».

«A veces en los edificios hacen rampas para decir que la tienen, pero ¡ni trucando la silla podría subirlas!».

«Hay estudios que demuestran que si una persona utiliza el humano conscientemente para superar una adversidad, se sentirá mejor consigo misma, ya que facilita la flexibilidad de pensamiento y la resolución de problemas».

«El prejuicio es hijo de la ignorancia dijo William Hazlit. Hagamos entre todos, pues, que la ignorancia sea cada vez menor y el conocimiento sobre las personas que nos rodean, cada vez mayor».

«Alrededor del 10 por ciento de los niños en España tienen dislexia. Sin embargo, solo uno de cada tres está diagnosticado y recibiendo apoyo».

«–Ahora a ver qué le digo a los padres cuando sepan que su hijo ha llorado en el colegio–. Pues déles la enhorabuena– le contesté–, porque tienen un hijo con sensibilidad, y dígales que sigan cultivándola en casa».

«El éxito es la felicidad, la realización, ser capaz de aportar a la sociedad lo que tú eres sin límites. El fracaso es el quedarse paralizado por miedo y no levantarse de nuevo».

«Recuerdo también una mamá que vio por primera vez a su hija con autismo y ciega en un concierto, y se echó a llorar. Dijo: “Nunca más voy a limitar a mi hija”».

«Majestuosa, la música brotaba de cada historia de esos niños y niñas que minutos antes eran tan pequeños, con una fuerza que no había sentido jamás».

«Ahí, entre escombros y esperanzas rotas, cientos de voluntarios trabajan a diario para reconstruir vidas»

«En ese rato no encontré en su corazón un solo motivo por el que pudiera ser expulsado. Oportunidades es lo que necesita Marius. Marius y tantos como él».

«Niños que no tienen nada que ver con este mundo ven esto todos los días. La autoimagen que tienen de su barrio es la destrucción. Psicológicamente esto es muy complicado. Después de aquel arco que ves, acaba este mundo de venta de drogas y entramos en otra parte de la Cañada».

«Cambiar la Cañada Real es muy complicado, empezando porque la mayoría de los chicos de la Cañada no terminan los estudios».

«Hasta que llegué a la universidad me inventé mi vida de cara a los compañeros de clase. Nunca les decía que vivía en la Cañada. Mi mejor amiga me lo preguntaba y hasta el año pasado no se lo dije. Me daba vergüenza».

«Recorría cuatro kilómetros por zonas embarradas, por lo que tenía que llevar dos calzados: uno para ir y otro para estar en el instituto, y luego en la universidad. Tardaba dos o tres horas cada día, lloviera, hiciera calor o nevara».

«Resulta vital hacer entender a las familias la importancia de la educación, de darles oportunidades a sus hijos e hijas, oportunidades que ellos no tuvieron y que sus pequeños no tendrán si no se salen de ese entorno».

«¿Con qué criterio le digo yo, como maestro, a un niño que vive en esas circunstancias, que no puede seguir adelante?»

«Solo podemos exigirles aquello que nosotros podamos darles, y siempre en cuanto a actitud, nunca en capacidades porque cada uno tiene las suyas propias».

«Frases como “es que vas a retrasar el aprendizaje de mi hijo” o “esta clase va más lenta que otras porque hay chicos con discapacidad” evidencian una falta de tolerancia y de valores sociales muy preocupante. Tu hijo, tu hija no serán mejores por superar a otros niños. Serán mejores cuando sepan interpretar el mundo donde viven y descubran que van a tener que interactuar con muchas personas diferentes, como ellos, y que cada palabra o cada acto van a influir en esas personas».

«Todos los seres humanos compartimos: la necesidad de sentirse queridos, el anhelo de sentirse escuchados y el deseo de sentirse útiles».

En la obra se nota la sensibilidad del autor por las injusticias sociales y su lucha porque la escuela abra las puertas a su entorno y sea ella misma el principio de transformación de la sociedad que la rodea.

«La escuela ha de estar al servicio de la sociedad; esto es, al servicio de los niños y niñas, y no puede haber uno solo que quede invisible, ni una sola que quede fuera. Nunca puede haber calidad educativa si solo es para algunos y otros se la pierden».


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

Compartir
POST ANTERIORUNA FORMA DE ENTENDER LA EDUCACIÓN
SIGUIENTE POSTDESARROLLO SOCIAL Y EMOCIONAL DE LOS MÁS CAPACES-1
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.