40

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personalUna de estas lecturas ha sido: «Mitos y verdades del cerebro» de Francisco Mora Teruel.

RESEÑA

Este libro pretende aclarar algunos de los mitos que corren por nuestra sociedad, basados en malas interpretaciones de los conocimientos científicos descubiertos sobre el cerebro en los últimos tiempos, ya que estos mitos pueden incidir en el tratamiento con las personas en formación y de la misma forma pueden enturbiar las relaciones humanas en la sociedad que vivimos.

«Falsedades y verdades que se entremezclan en esa constante transacción de emociones, sentimientos, intereses, ideas y pensamientos que urdimos los seres humanos todos los días y que repercuten en las creencias, la educación, la ética y, en general, en nuestra concepción de lo que somos y cómo nos comportamos».

La cultura está cambiando y eso hace que las relaciones humanas sufran también estos cambios… «se pretende alcanzar una verdad con la que podamos movernos más seguros por el mundo a través de lo que nos decimos y hacemos los unos a los otros. Y a crear un mundo más sólido. Y ello requiere deshacer el nudo gordiano de los mitos, “desfacer entuertos” (‘aclarar malentendidos’), falsedades, espurias o no, y un largo etcétera».

Francisco Mora Teruel es uno de los neurólogos más prestigiosos en el mundo de la ciencia y especialmente en el mundo educativo, sus palabras emocionan porque verdaderamente siente aquellos descubrimientos del estudio del cerebro y su influencia a nivel educativo. Aquí podéis leer una entrevista que le hicimos en INED21; igualmente, podéis encontrar numerosas intervenciones en Youtube, probad a escucharlo y veréis la rotundidad de sus afirmaciones y el conocimiento que demuestra, embelesando al público más variopinto.

En todos estos mitos, tiene que ver mucho el entorno en el que estés y hayas crecido, los códigos cerebrales que aprendemos de pequeños cuesta «quitarlos» en la vida adulta; seguimos aferrándonos a lo que nos enseñaron y cerramos los ojos a los nuevos adelantos de la ciencia. En la docencia es frecuente escuchar «…esto se ha hecho siempre así y lo han aprendido», da igual lo que me digan ahora, hay docentes que siguen sin emocionar, sin crear curiosidad, sin levantar expectativas… ante el alumnado.

«La neurociencia es un área de conocimiento en constante revisión, actualización y cambio, hecho a la luz de nuevos descubrimientos que asoman en nuestra cultura de una forma cada vez más acelerada… Este libro pretende echar una mirada crítica a ese vínculo entre mitos y verdades teniendo como fondo su relación con el cerebro y esa función universal que es la emoción».

Porque es la emoción la que nos hace permanecer aferrados a esas falsas verdades, porque nos lo dijo nuestro padre, nuestro primer maestro, la televisión, la radio… es difícil reconocer que eso que nos decían no era verdad, los vínculos emocionales no nos predisponen en ese nuevo descubrimiento de la ciencia. «Una verdad sin interés puede quedar eclipsada por una falsedad emocionante».

«Las religiones, constantemente alimentadas por el pensamiento mágico, con el convecimiento firme del origen divino y sobrenatural del ser humano y el universo, son sin duda el sustrato psicológico que ha abonado y facilitado la aceptación de los mitos al adormecer el sentido crítico y analítico del hombre».

La educación es la que nos llevará, a través de un pensamiento crítico, a superar esas falsas creencias o falsas verdades que se han ido transmitiendo a lo largo de los tiempos. Esto nos hará alcanzar una nueva cultura en la que las personas se desarrollen bajo mejores verdades y certezas, en la que nos podamos defender de los «dichos de siempre» que no se sustentaban bajo ninguna base científica.

MITOS

Entre los mitos, podemos encontrar:

«Solo se utiliza el 10% de la posible capacidad del cerebro». No es verdad, utilizamos o mejor dicho, la naturaleza nos brinda la posibilidad de utilizar el 100%, depende de nuestra interacción con el conocimiento y nuestro compromiso en la sociedad y en relación con el entorno; nada hay que cambie el cerebro, sino el duro banco del aprendizaje y la memoria, nos avisa el profesor Mora.

El mito de la percepción extrasensorial, el mito de la telepatía, el mito de la levitación, el efecto Mozart, la luz al final del túnel cuando una persona está al borde de la muerte

Existe una creencia de que hasta los tres años se aprende casi todo lo necesario y que además es inamovible. Nada más lejos de la realidad, las personas aprendemos a lo largo de toda la vida y nuestro desarrollo dependerá de lo que trabajemos en las escuelas, en la sociedad, en las familias… para que nuestro conocimiento vaya ampliándose cada día.

Cerebro izquierdo y cerebro derecho. No son partes separadas, están conectadas física y funcionalmente y esto hace que el cerebro funcione como un todo, debido a la continua transferencia de información de un hemisferio al otro.

Estilos de aprendizaje, mal diagnóstico de los niños TDHA (con tratamiento farmacológicos), el mito de que el cerebro se pueda comparar con un ordenador, la telequinesia… son otras falsas verdades que desmonta el autor del libro bajo el punto de vista de la ciencia.

«Necesitamos un antídoto contra estas falsedades si queremos construir un mundo más seguro, más auténtico, más humano. La saturación de información produce monstruos, y los monstruos se convierten en pesadillas»

Hay otros mitos que no lo son como por ejemplo: los tiempos de atención en clase (unido a la capacidad docente del profesor o la profesora); el bien diagnosticado TDHA con bases cerebrales que lo sustentan y producen alteraciones en el aprendizaje y en la atención en clase, potenciándose el tratamiento psicológico antes que el farmacológico; la dislexia como síndrome bien tipificado, entendido como problema fonológico y no visual; enfermos de doble personalidad (Jekyll y Hyde)…

CREENCIAS PROFUNDAS

Continúa el profesor Mora haciéndonos reflexiones sobre la libertad, la verdad, la inteligencia, el bilingüismo, la adolescencia, la memoria y la enfermedad de Alzheimer, el alma, la mente, las creencias, la vida y la muerte…

Este libro es «…un intento modesto de desmitificar algunas de las ideas con las que nos manejamos en el mundo cotidiano, pero también en el mundo del pensamiento, de lo social y en ese otro mundo más íntimo que es el de las creencias».

La obra de Mora Teruel nos hace reflexionar sobre verdades y situaciones de creencias profundas, es muy recomendable para docentes y pensadores en general; ya que toca temas con los que nuestras ideas se debaten –cada día– en conversaciones con amigos o compañeros, y así, al menos, podremos debatir con conocimiento científico de las ideas que estemos defendiendo.


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

Compartir
POST ANTERIORUSO DE LAS TIC EN EL APRENDIZAJE DE LENGUAS EXTRANJERAS
SIGUIENTE POSTLA SOCIEDAD DIGITAL Y LOS PROFESORES DE HOY
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.