39

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personalUna de estas lecturas ha sido: «Educar la interioridad» de Luis López González.

RESEÑA

A menudo, nos preocupamos de cuánto saben nuestros niños y niñas, pero se nos olvida preguntarles:

Cómo se sienten,

Cómo están en su interior,

Qles preocupa del mundo que les rodea,

Cómo se sienten dentro de su grupo de amigos o amigas,

Cómo están de contentos con sus familias

En ocasiones, decimos que la juventud solo se mueve por las tecnologías y que sacándolos de ahí se sienten perdidos, desorientados, que no participan en los acontecimientos sociales, que tienden hacia la individualidad, que no les importa qué pasa a su alrededor…

Quizás de todo lo expuesto anteriormente tengamos los adultos la culpa, se nos ha olvidado educar el interior de la persona y lo dejamos a los vaivenes de la sociedad, del grupo de amigos, de sus circunstancias sociales y familiares que en algunos casos pueden ser adversas, del materialismo que nos circunda, de la incomprensión, de guiarse sin pensar qué es lo realmente mejor para que yo me sienta más feliz…

«Este libro es un manual completo para desarrollar conductas y actividades que permitan a los más pequeños trabajar su interioridad y que los inviten a reflexionar y a tomar conciencia de sí mismos. Porque educar su interioridad supone múltiples beneficios, además de los puramente académicos; les enseña a escoger, a tolerar la frustración, a conocer sus necesidades, sus límites y sus motivaciones… En definitiva, la educación de la interioridad nos ayuda a ser nosotros mismos y más felices».

Plataforma Editorial

El autor, Luis López, nos ayuda a analizar la conducta de los niños y niñas con pautas sencillas que vivimos en las familias, o en los centros educativos, de modo que a través de estas reflexiones y actividades podamos mejorar las emociones, aumentar los valores y ayudar en el bienestar psicológico de estas personas en proceso de formación. Porque de nada nos sirve que un niño sepa muchos contenidos si después no sabe relacionarse, no tiene tranquilo su interior de forma que no sienta seguridad ante el grupo con el que se relaciona, no sepa defender sus ideas, sus creencias, sus pensamientos, sus valores….

Educar el interior de las personas supone muchos beneficios para su desarrollo integral, para la relación y el afronte ante un futuro trabajo, les hace ver las distintas opciones y les da seguridad en su elección, les educa la autoestima, les ayuda a tolerar la frustración ante las adversidades haciéndolos seres resilientes que conocen sus necesidades, sus límites, sus motivaciones…

Y que pueden ‘salir para adelante’ con garantía de promoción personal, en general una persona, que interiormente está formada, llegará a ser un buen ciudadano que vive para los demás y sabe sacar lo mejor de cada persona.

Un libro recomendable para las familias y también para aquellas personas que se dedican a educar a las personas en proceso de formación. Una guía práctica para llevar a la reflexión y educar el interior de las personas. Es de fácil lectura y con fichas para llevar a cabo el objetivo.

Del mismo autor podemos ver: La interioridad en los centros educativos. Pautas para la implementación de programas.


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.