33

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personalUna de mis últimas lecturas ha sido: «Los retos de la Educacion en la Modernidad Líquida» de Zygmunt Bauman.

RESEÑA

Zygmunt Bauman, sociólogo y filosofo, es conocido por ser el creador del concepto de modernidad líquida.

Vivimos en tiempos de acelerados cambios socioculturales provocados en parte por el impacto transformador de las tecnologías digitales. Son tiempos líquidos y la educación requiere nuevos modelos para construir una identidad digital como sujetos con capacidad de «sobrevivir y surfear» en estas «aguas turbulentas».

En su libro «Los retos de la Educacion en la Modernidad Líquida», Zigmunt Bauman parte de lo que llama el «síndrome de la impaciencia», un estado de ánimo que considera como abominable el gasto del tiempo. Así, el consumismo característico de estos tiempos no se define por la acumulación de las cosas, sino por el breve goce de éstas.

Desde esta visión, se ve a la educación como un producto, más que como un proceso. Así, la educación parece abandonar la noción del conocimiento útil para toda la vida, para sustituirla por la noción del conocimiento de «usar y tirar». Este pequeño libro de 46 páginas, encierra toda una teoría explicada con claridad. Desde su prólogo es interesante, en él  Violeta Núñez recurre a Borges para recordar qué es el prólogo de un libro:

«Que yo sepa, nadie ha formulado hasta ahora una teoría del prólogo. La omisión no debe afligirnos, ya que todos sabemos de qué se trata. El prólogo, en la triste mayoría de los casos, linda con la oratoria de sobremesa o con los panegíricos fúnebres y abunda en hipérboles irresponsables que la lectura incrédula acepta como convenciones del género… El prólogo, cuando son propicios los astros, no es una forma subalterna del brindis; es una especie lateral de la crítica».

SÍNDROME DE LA IMPACIENCIA

Empieza Bauman el libro fijándose en la Modernidad Líquida y nos hace reflexionar sobre las oportunidades que actualmente nos han hecho desterrar lo que antes hacíamos de buen gusto y que hoy lo consideramos una pérdida de tiempo (poca gente hace hoy una sopa de verduras, una salsa de tomate, un caldo, una mayonesa… los tenemos en el supermercado y, cada vez, con mejores preparaciones).

Cuando queremos algo, tendemos a la satisfacción instantánea ¿para qué preparar un té si ya lo tengo embotellado? Carolin Meyer nos habla del síndrome de la impaciencia:

«Esperar se ha convertido

en una circunstancia intolerable»

Pues, evidentemente, todo lo que pasa en la sociedad tiene su fiel reflejo en la educación; por eso, ya no podemos estancarnos en lo que aprendimos en la carrera, hay que actualizarse a una velocidad de vértigo.

«El apetito de conocimiento debería hacerse gradualmente más intenso a lo largo de toda la vida, a fin de que cada individuo continue creciendo y sea a la vez una persona mejor» y yo añadiría a esta cita: «adaptada al tiempo en el que vive».


Fuentes consultadas

Entrevista y texto de entrada

Wikipedia

Google


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

Compartir
POST ANTERIOR¿ADOLESCENTES DESMOTIVADOS?
SIGUIENTE POSTDESARROLLO DEL TALENTO-II: ¡PON EL RELOJ EN HORA!
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.