27

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal.

Una de mis últimas lecturas ha sido: «Padres brillantes, maestros fascinantes» de Augusto Cury.

RESEÑA

Este libro de Augusto Cury «abre puertas» a la educación, no todo está perdido, hay pautas que ayudan a las ganas de educar, en el sentido amplio de la palabra, a familias y docentes. Partimos de la base que todas las personas dedicadas a la educación son buenas, pero el autor no se conforma con eso, propone que sean realmente brillantes y fascinantes.

La educación es lo más importante que puede pasarle a una persona para su formación integral, no la pasemos de largo, hay que ayudar a formar a personas que sepan estar en paz consigo mismas, que sepan participar en la sociedad, que sean espectadoras críticas de la vida que les rodea, que sean felices e inteligentes… Por eso, propone estos principios para las personas dedicadas a la formación:

1

Los buenos padres dan regalos, mientras que los padres brillantes dan todo su ser.

2

Los buenos padres alimentan el cuerpo, mientras que los padres brillantes alimentan la personalidad.

3

Los buenos padres corrigen los errores, mientras que los padres brillantes enseñan a pensar.

4

Los buenos padres preparan a sus hijos para el aplauso, mientras que los padres brillantes los preparan para el fracaso.

5

Los Buenos padres hablan, mientras que los padres brillantes dialogan como amigos.

6

Los buenos padres dan información, mientras que los padres brillantes cuentan historias.

7

Los buenos padres dan oportunidades, mientras que los padres brillantes nunca se rinden.

«Educar es ser un artesano de la personalidad,

un poeta de la inteligencia y un sembrador de ideas».

MAESTROS FASCINANTES

Siete hábitos de los buenos maestros y de los maestros fascinantes.

1

Los buenos maestros son elocuentes mientras que los maestros fascinantes conocen el funcionamiento de la mente.

2

Los buenos maestros tienen una metodología, mientras que los maestros fascinantes tienen sensibilidad.

3

Los buenos maestros educan la inteligencia lógica, mientras que los maestros fascinantes educan la emoción.

4

Los buenos maestros usan la memoria como depósito de información, mientras que los maestros fascinantes la usan como apoyo en el arte de pensar.

5

Los buenos maestros son temporales, mientras que los maestros fascinantes son inolvidables.

6

Los buenos maestros corrigen el comportamiento, mientras que los maestros fascinantes resuelven los conflictos en el salón de clases.

7

Los buenos maestros educan para una profesión, mientras que los maestros fascinantes educan para la vida.

Estos hábitos y principios están ampliamente desarrollados y nos pueden dar pautas para cambiar nuestra práctica en beneficio de la persona que tenemos en fase de educarse. El libro termina planteando cambios globales que se podrían aplicar a nuestros sistemas educativos para tratar de conseguir personas más formadas íntegramente y nos muestra resultados muy positivos que se han obtenido en escuelas en las que se han puesto en práctica estos principios.

El libro se cierra con una historia fascinante en la que se elogia a padres y educadores, poniendo en relieve el papel positivo que la sociedad debe darles. La historia de la gran torre.

Si la sociedad colocara la educación en el centro de su atención, las prisiones se volverían museos, los policías poetas y los psiquiatras músicos…


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

Compartir
POST ANTERIORPENSANDO EN EL CAMBIO
SIGUIENTE POSTAPRENDER Y ENSEÑAR HOY: «¿QUÉ SÉ HACER CON LO QUE SÉ?»
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.