11

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal.

Una de mis últimas lecturas ha sido: «Emociones e inteligencia social» de Ignacio Morgado.

RESEÑA

«¿Son compatibles la razón y los sentimientos? ¿Cuál de los dos vence cuando se enfrentan? ¿Es posible lograr un equilibrio entre ambos? ¿Somos seres racionales o sentimentales? ¿Por qué cuesta tanto cotrolar las emociones? ¿Tomamos las decisiones razonando o arrastrados por la emotividad? ¿Controlan mejor las emociones los hombres o las mujeres¿ ?Influyen las emociones en la inteligencia? Basándose en los más recientes experimentos y estudios científicos, Ignacio Morgado describe el cerebro emocional y cómo los sentimientos afectan a las percepciones, la memoria, la comunicación, la toma de decisiones, la planificación del futuro, la creatividad o al sistema de valores y la moral de las personas. Este libro, útil y apasionante, trata especialmente de cómo la educación emocional puede contribuir al equilibrio entre las emociones y la razón y al bienestar de las personas».

Casa del libro

Eapasionante conocer qué pasa en nuestro cerebro, saber cómo pensamos, sentimos… es un lujo a nuestro alcance debido a los estudios de las últimas décadas, avances recientes pueden atribuirse a las neuroimágenes que se toman de esta parte de las personas de la que hasta hace poco se aventuraban teorías, pero no con pruebas fehacientes que comprobaran su veracidad.

«Ignacio Morgado nos proporciona los conceptos y las herramientas necesarias para la mejor comprensión y nos expone, de una forma amena, estimulante y rigurosa, los progresos de una disciplina científica que en los últimos años nos ha regalado sorprendentes hallazgos».

(Pos. 45)

Hubo un tiempo en el que se pensaba que las emociones contaminaban a los razonamientos, pero Morgado nos demuestra en este libro que el cerebro racional se apoya en el cerebro emocional, que el razonamiento está mediatizado por los sentimientos y que estos, a su vez, pueden transformarse por medio de la razón.

Si tropezamos con una persona en la calle y nos tira al suelo, nos invade un sentimiento de rabia, un sentimiento negativo hacia la otra persona que no iba atenta a por dónde andaba, empezamos a protestarle, pero… nos damos cuenta, cuando la miramos a la cara, de que es ciega…

Ufff

cómo cambian nuestros sentimientos…

Resulta que en este caso era yo la que no iba atenta, nos invade un sentimiento de culpabilidad que nos hace sentirnos avergonzados y cambiar inmediatamente de comportamiento, debido a las características de esa persona, ha cambiado instataneamente nuestro sentimiento.

«Los sentimientos tienen más fuerza de la que podamos imaginar y determinan la mayor parte de nuestra conducta».

(pos. 88)

Uplanteamiento racional acabará con un determinado sentimiento si creamos otro sentimiento más fuerte que el que queremos eliminar. Hace falta un buen equilibrio entre sentimiento y razón para el desarrollo psicológico de las personas. Si se da un desequilibrio entre emoción y razón, nos encontraremos con personas enfermas que no sabrán distinguir cuándo se razona o cuándo se emocionan. Por este motivo, es tan necesario que desde edades muy tempranas se ayude a los niños y las niñas a reconocer sus emociones, a ponerles nombre y a saber controlarlas cuando sea necesario por medio de razonamientos que nos lleven a una mejor estabilidad de la persona.

Alegóricamente, Damasio ha dicho que «si las emociones se representan en el teatro del cuerpo, los sentimientos se representan en el teatro de la mente». (Pos. 316.)

El autor nos hace familiarizarnos con las partes del cerebro que van regulando nuestros comportamientos, consigue emocionarnos, estimula nuestros sentimientos y nos ayuda a entender nuestra propia conducta y la de los demás.

Es un libro recomendable para todas aquellas personas que se dedican al mundo de la educación, también para las familias y el público en general porque con esos conocimientos sabremos explicarnos cómo se comportan los que nos rodean; y, además, podremos advertir de cualquier dificultad o falta de empatía en cuanto a las relaciones de las personas.

Educar debe formar parte de ese equilibrio entre emociones y razón que nos hace controlar sentimientos negativos y llegar a empatizar con las personas que nos rodean.


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

Compartir
POST ANTERIORCAOS Y CONTROL
SIGUIENTE POST¿QUIÉNES SON LOS PENSADORES CRÍTICOS?
Maestra y pedagoga. He trabajado en Primaria y Secundaria. Durante veinte años he sido directora de centros educativos en los dos sectores de la enseñanza. Mi objetivo primordial siempre ha sido crear un buen clima de centro porque pienso que con ello se mejora el ambiente educativo y se facilita el aprendizaje. Mi pasión es el mundo educativo y aún, estando ya jubilada, es lo que me mueve a escribir, a leer, a compartir ambientes, encuentros y amistades. Sigo aprendiendo cada día y me muevo en redes sociales con cierta frecuencia.